Una de cada cuatro personas con migraña no consulta al especialista

Más del 50% de los pacientes se automedica con analgésicos sin receta

Dolor intenso en un lado de la cabeza o en ambos, sensibilidad a la luz, al sonido y, a veces, al olfato y al tacto, dificultad para hablar o incluso náuseas y vómitos. Estos son sólo algunos de los síntomas que puede sufrir una persona con migraña. Esta enfermedad neurológica e incapacitante afecta a más de cinco millones de personas en España (el 12% de los españoles), principalmente mujeres (ocho de cada diez) jóvenes (20-40 años). Además, ellas sufren mayor duración e intensidad de dolor en las crisis, mayor riesgo de recurrencia, mayor discapacidad y necesitando, a la vez, un periodo de tiempo mayor para recuperarse. Por esa razón, en nuestro país, la migraña es la segunda causa de discapacidad en mujeres.

En España, 1,5 millones de personas padece migraña crónica y, aproximadamente, al año, un 3% de los pacientes con migraña episódica pasa a padecer una migraña crónica. Y es que, en España, en el 75% de las personas con migraña, el retraso diagnóstico es superior a los dos años. Además, y según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), alrededor del 50% de los pacientes se automedica con analgésicos sin receta, más de un 40% está aún sin diagnosticar y al menos un 25% de los pacientes no ha consultado nunca su dolencia con el médico.

«Además del dolor de cabeza que produce, que supone un gran impacto en el funcionamiento diario de quienes la padecen, es frecuente su asociación con trastornos del estado de ánimo», comenta Sonia Santos, coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN. «Diagnosticarla adecuadamente es básico para mejorar la calidad de vida y para evitar que la enfermedad se convierta en algo más grave, ya que, con un tratamiento adecuado, todos los pacientes son susceptibles de mejorar».

El problema de la cronificación

Porque, pese a su alta incidencia, la migraña es una enfermedad infradiagnosticada, invisible y poco reconocida, aunque con un fuerte impacto en la calidad de vida de quienes la padecen (en el área personal, familiar, social y laboral). En concreto, según la escala MIDAS, el 50% de las personas con migraña presenta una discapacidad grave o muy grave, además de que condiciona la salud física y psicológica: el 41% presenta ansiedad y el 23% depresión. En este sentido, a nivel laboral, la migraña provoca presentismo laboral –disminución de la eficacia en el trabajo– en casi el 64% de las personas con migraña crónica.

La neuróloga especialista en cefaleas de la Clínica Universidad de Navarra, Margarita Sánchez del Río, explica que, «cuando una enfermedad es muy prevalente se tiende a ''normalizar' y eso contribuye a que se infravalore su importancia». Con respecto a la autoadministración de medicamentos y a la ausencia de consulta con el neurólogo, la experta afirma que, «el gran peligro de la automedicación es que contribuye a transformar una migraña episódica en una forma crónica, a través del abuso o exceso de analgésicos. En muchas ocasiones, estos medicamentos no terminan de controlar las crisis correctamente y mantienen activado de forma continua el sistema de dolor, fomentando así su cronificación. Además, en general, el paciente que padece migraña es reacio a tomar medicación a diario durante largos periodos de tiempo. Lo más habitual es que, si el tratamiento no es eficaz o tiene efectos secundarios, el paciente lo pare».

Entre las conclusiones más llamativas de la encuesta «Conocimiento y percepción de la migraña entre la población española», impulsada por Lilly con el objetivo de determinar el grado de conocimiento actual de la sociedad sobre esta patología, destaca que más de una cuarta parte de los pacientes con migraña percibe que su entorno considera su enfermedad como una excusa para no cumplir con sus obligaciones. Igualmente remarcable es que la principal preocupación de las personas con migraña es la imprevisibilidad de las crisis (70%), lo que genera la preocupación de no poder rendir suficientemente en el trabajo (47%) y no poder atender a su familia (41%).

#RespetaLaMigraña

Con motivo del Día Internacional de la acción contra la migraña que se celebra hoy, 12 de septiembre, con el principal objetivo de visibilizar y concienciar a la sociedad sobre el impacto de la migraña, la Asociación Española de Migraña y Cefalea (Aemice) pone en marcha a través de Twitter e Instagram la campaña Mi migraña es… con la colaboración de Novartis, Lilly, Teva y Grunenthal.

Utilizando en Twitter el hashtag #MiMigrañaEs, las personas podrán compartir cómo viven la enfermedad y cómo afecta a su calidad de vida, mientras que, para Instagram, Aemice contará con un filtro específico para que las personas puedan experimentar qué se siente cuando se padece una crisis de migraña. Si quieres ponerte en la piel de una persona con migraña, visita el perfil Instagram @dolordecabeza_aemice.

"Es una enfermedad que, cuando se tiene una crisis, es incapacitante y condiciona la vida de quienes la sufrimos», explica la presidenta de Aemice, Isabel Colomina. Sin embargo, la presidenta lanza un mensaje positivo con el que remarca que, en la mayoría de casos, gracias a un correcto diagnóstico, un tratamiento personalizado y un estilo de vida adecuado se puede manejar. Para lograrlo, recuerda, es imprescindible la coordinación entre los diferentes niveles asistenciales, la investigación continua y contribuir a mejorar el conocimiento entorno a la migraña y reconocer la discapacidad e incapacidad asociada a esta enfermedad.