Así afecta la menopausia a la alopecia femenina

El descenso de estrógenos aumenta la caída del cabello

A partir de los 40 años, la mujer notará que su cabello va perdiendo algunas de las cualidades físicas

El otoño suele ser sinónimo de caída de cabello, pero la alopecia femenina es una realidad de la que poco se habla, a pesar de las consecuencias psicológicas que conlleva. Aunque puede aparecer por diversos motivos, la aparición de la menopausia suele ser una de las razones más críticas.

Tras la menopausia, la mujer sufre un descenso de los niveles hormonales (estrógenos). A partir de los 40 años, la mujer notará que su cabello va perdiendo algunas de las cualidades físicas que tenía durante la juventud. En concreto, el descenso de estos estrógenos va a provocar una descompensación respecto a la testosterona, provocando que esta predomine. Este mayor porcentaje de testosterona puede provocar que la mujer sea susceptible de padecer alopecia androgénica, que generalmente está asociada a los hombres, pero que puede darse también en las féminas. Esta es una de las causas por las que las mujeres empiezan a perder el cabello más tarde que los hombres.

Otro tipo de caída que puede sucederse principalmente en mujeres post menopáusicas es la alopecia fibrosante frontal. En este caso, la caída del cabello evoluciona como una diadema, avanzando desde las orejas de modo lineal, haciendo que el pelo retroceda de manera continuada. No está muy claro cuál es el origen de este tipo de alopecia, pero se sospecha que puede tener un origen autoinmune.

Según la doctora Amira Chehade, médico de Insparya Madrid especializada en microinjerto capilar, “es fundamental la educación capilar para este rango de pacientes, para que se conciencien de la necesidad de tratar su cabello cuanto antes, de forma preventiva, ya que todas, en mayor o menor grado, por el envejecimiento natural, nos veremos afectadas”.

Signos de la alopecia en la menopausia

Entre los principales síntomas que pueden servir de voz de alarma de la alopecia femenina destacan:

-Pérdida del grosor del cabello

- Aumento de la caída capilar

-Cabello más seco y quebradizo

-Falta de brillo

-Cambio en la textura

Consejos y cuidados para cuidar el cabello y prevenir la alopecia

Aunque el factor hormonal resulta clave, existen algunas recomendaciones que pueden servir para frenar la caída del cabello:

-Cuidar la alimentación. Al igual que con la salud general, es importante mantener una alimentación sana y equilibrada, rica en nutrientes.

-Evitar el alcohol y el tabaco.

-Tomar suplementos vitamínicos y minerales que ayuden a completar carencias que se puedan tener. Es importante contar siempre con supervisión médica si se opta por complementos específicos.

-Cuidar la higiene. El cabello debe lavarse a diario, ya que se encuentra expuesto a suciedad y contaminación a diario.

Además de estos cuidados más genéricos, es importante saber cuándo hay que someterse a tratamientos capilares que prevengan la caída y mejoren la calidad del cabello. La innovación no cesa y buen ejemplo de ello es el desarrollo de una mesoterapia capilar exclusiva, denominada MesoHair, que cuenta con 51 ingredientes activos, factores antiandrogenéticos, coenzimas, ácido hialurónico factores de crecimiento que ayudan a equilibrar y nutrir el cabello. Además, también es posible aprovechar los beneficios del plasma rico en plaquetas, combinado con la mesoterapia, para mejorar y fortalecer el cabello.

En los casos más graves, también es posible realizar un microtrasplante capilar que consigue una precisión y rapidez únicas en la escisión de las unidades foliculares de mayor calidad para el trasplante, y sin necesidad de rapar la cabeza. En cualquier caso, es importante ponerse en manos de especialistas que puedan realizar un diagnóstico correcto y establecer el tratamiento más adecuado para cada caso.