La apnea del sueño es un factor de riesgo de Covid-19

El 30% de los pacientes que requieren asistencia hospitalaria presentan interrupciones de la respiración mientras duermen

La apnea del sueño aparece como factor de riesgo principal en una investigación realizada en Finlandia

Después de nueve meses de pandemia de la Covid-19, la investigación sigue a pleno rendimiento en busca de nuevas pistas sobre el nuevo coronavirus y las razones por las que puede resultar tan grave en algunos pacientes. Entre esas hipótesis se ha demostrado que la apnea del sueño aparece como factor de riesgo de Covid-19 en el 30% de los pacientes graves, según una investigación realizada por el Hospital Universitario de Turku y por la Universidad de Turku, en Finlandia, durante la primera ola de la pandemia, cuyas conclusiones han sido publicadas en la revista científica Sleep Medicine and Disorders International Journal.

Se trata del primer estudio relacionado con la Covid-19 en el que la apnea del sueño aparece como factor de riesgo principal. En concreto, el estudio se centró en la información del registro de los pacientes con Covid-19 que fueron admitidos en el Hospital Universitario de Turku en la primavera de 2020. El suroeste de Finlandia, con una población de 480.000 habitantes, manejó la primera ola de la pandemia con un relativo pequeño número de personas infectadas. Los pacientes con un resultado de prueba positivo ascendieron a 278 individuos. De los pacientes infectados, 28 fueron ingresados en atención hospitalaria en el Hospital Universitario de Turku antes del 3 de mayo de 2020. Se estudió la información del registro de estos pacientes con el objetivo de desentrañar los riesgos de la forma grave de COVID-19 y la necesidad de cuidados intensivos. “La idea detrás del estudio era la necesidad de información en tiempo real sobre la Covid-19. Rápidamente observamos que había bastantes casos de apnea del sueño entre los pacientes”, afirma el doctor Thijs Feuth, investigador en enfermedades pulmonares y primer autor del artículo de investigación.

La comparación de la información del registro reveló que el 29 por ciento de los pacientes ingresados en el hospital ya habían sido diagnosticados con apnea del sueño. El número es significativo, ya que solo el 3,1 por ciento de la población del suroeste de Finlandia está recibiendo tratamiento para la apnea del sueño. Aunque el número total de pacientes en el estudio fue bajo, la proporción de pacientes con apnea del sueño fue alta.

La extensión de la apnea del sueño entre los pacientes no solo puede explicarse por la obesidad que a menudo se encuentra en los pacientes con apnea del sueño, que es uno de los factores de riesgo ya conocidos de la Covid-19 grave. “El hallazgo fue lo suficientemente fuerte como para justificar la cuestión de la apnea del sueño como factor de riesgo de Covid-19. En principio, un paciente puede necesitar atención hospitalaria cuando tiene una infección por Covid-19 si también tiene esta patología. Así, la apnea del sueño anticipa una forma severa de Covid-19”, estima Feuth a la luz de los hallazgos de la investigación.

La apnea del sueño provoca interrupciones en la respiración (apnea) mientras una persona está dormida. La enfermedad se diagnostica mediante una polisomnografía nocturna. La conexión entre la apnea del sueño y Covid-19 ha sido confirmada por otros estudios que ahora están en revisión, pero que ya están disponibles como prepublicaciones.