Los trasplantes bajan un 18,79% en 2020 por el coronavirus

Hay 4.794 pacientes en lista de espera, un número menor a la de 2019 debido a la saturación del sistema sanitario

Fotografía del banco de imágenes de trasplantes de la Generalitat
Fotografía del banco de imágenes de trasplantes de la Generalitat FOTO: http://trasplantaments.gentcat.cat

Cuando morían 300 personas al día durante la primera oleada, Antonio Guillén revivió al recibir el pasado mes de abril un riñón. También fue el caso de Chloe, una niña de un año y medio a la que un trasplante cardíaco la unió a la vida o el de la pequeña Irene, que sufría una cardiopatía dilatada y estuvo dos meses en lista de espera hasta que surgió en Navidades el donante adecuado para ella. Para ellos, o sus padres, como el resto de pacientes que continúan en lista de espera para recibir un órgano 2020 no fue un año fácil por el temor de que la ausencia de camas de UCI libres pudiera reducir aún más sus posibilidades. La actividad de donación y trasplante de este año ha estado marcada por la crisis de la Covid-19. Pero, a pesar de las múltiples dificultades, a lo largo del pasado año se realizaron en nuestro país 4.425 trasplantes de órganos, lo que corresponde a una tasa de 93,3 por millón de población (p.m.p.), tal y como ha informado hoy la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Es decir, un 18,79% menos trasplantes que en 2019, cuando se realizaron 5.449 según el balance de ese año, cuando España alcanzó una tasa de 117,4 trasplantes p.m.p, sólo superada por EE UU, que registró entonces 123,4.

Esta actividad fue posible gracias a las 1.777 personas que donaron sus órganos tras fallecer, lo que nos sitúa en 37,4 donantes p.m.p., y a las 268 personas que donaron un riñón o parte de su hígado en vida. Y pese al desplome, un 22,8% menos respecto a 2019, la tasa de donación de España es muy superior a la del resto de países en época «pre-pandémica»: Alemania registró 11,3; Australia, 21,8; Canadá, 22,2; Francia, 29,4; Italia, 25,3; Estados Unidos, 36,1; Reino Unido, 24,7, y la Unión Europea en su conjunto, 22,5 donantes p.m.p. La actividad de trasplante de donante vivo también se ha conseguido mantener, con un total de 257 renales y 11 hepáticos en 2020.

A pesar de la importante actividad trasplantadora del pasado año, persiste un número importante de pacientes en lista de espera, pendientes de un órgano. A 31 de diciembre de 2020, se sitúa en 4.794 pacientes. De ellos, 92 son niños. El número de pacientes en lista es discretamente inferior al registrado en 2019 (4.889 pacientes). Este descenso se debe fundamentalmente a una reducción en el número de pacientes incluidos en lista de espera para trasplante durante 2020, lo que se atribuye a la saturación del sistema sanitario por la Covid-19.

En plena adversidad, el Sistema Español de Trasplantes «ha sabido resistir» y sin duda saldrá fortalecido: «su fortaleza y capacidad para adaptarse a entornos desfavorables ha quedado demostrado una vez más», ha destacado la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, quién ha recordado que el descenso de actividad se produjo fundamentalmente durante la primera ola de la Covid-19, durante los meses de marzo a mayo de 2020. Hasta ese momento, la donación y el trasplante mantenían un ritmo ascendente. Después, tras el parón, se volvió a la actividad. «El ritmo adoptado desde el mes de junio» ha sido incluso «superior a esos meses de 2019», añadió la directora general de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, que aseguró que se teníamos que estar «orgullosos» de las cifras alcanzadas «a tenor de las circunstancias que hemos tenido este año».

«No debemos olvidar –ha precisado Calzón– que sólo entre el 1 y el 2% de las personas que fallecen en un hospital lo hacen en condiciones de ser donantes y lo hacen en las UCI, unidades que han estado muy saturadas, sobre todo en los momentos más críticos de la epidemia».

Un segundo motivo que explica el descenso de actividad está relacionado con la seguridad de los pacientes y la preocupación por el impacto que la infección Covid-19 podría tener en los receptores de un trasplante. La adopción de una serie de medidas por el Sistema de Trasplantes permitió una progresiva recuperación del programa, de modo que el ritmo mensual de donaciones y trasplantes desde junio hasta diciembre de 2020 se aproximó a lo registrado en los meses correspondientes de 2019.

“Seguimos con un importante lista de espera que seguimos atendiendo”, ha precisado Domínguez-Gil, quien ha destacado que “en materia de donación, nueve CC AA han superado los 40 donantes pmp. Lidera el ranking Cantabria, como el año pasado, con 65,5 donantes pmp”. Le siguen Navarra (53), Canarias (51,6), País Vasco (51,4) y Murcia (51). Desde la ONT, se ha destacado que tres Comunidades Autónomas hayan superado el número de donantes de 2019: La Rioja (+16,7%), Navarra (+2,9%) y Canarias (+2,8%).

En cuanto a la edad de los donantes, “son personas de edad avanzada. Más de la mitad de donantes (54,1%) tiene más de 60 años, el 28% supera los 70 y un 5,4% los 80. Es decir, en el caso de los donantes octogenarios ‘se rejuvenecen’’, porque en 2019 estos donantes suponían el 9%”, ha añadido la experta. La edad máxima de un donante efectivo se sitúa en 90 años, cuya generosidad permitió realizar un trasplante de hígado y dos renales.

Las negativas a la donación se sitúan en un 14%. Este porcentaje se reduce a un 10% en el caso de los donantes en asistolia, “que todavía tiene margen de mejora”, ha reconocido Domínguez-Gil, que ha explicado a su vez que “en la ONT estamos trabajando también en la reincorporación de la -Sanidad- privada en colaboración con la Sanidad Pública en la donación”.

Unos retos con una meta clara como es seguir avanzando para continuar salvando vidas: «El objetivo de 50 donantes p.m.p. (establecido en el Plan Estratégico que contempla esa meta, así como superar los 5.500 trasplantes en 2022) se habría conseguido en 2020 de no ser por la pandemia», ha concluido la directora general de la ONT.