Sociedad

Ómicron también provoca trombos en pacientes leves, ¿cuándo aparecen?

Las personas que pasan la enfermedad en casa reciben heparina como prevención en caso de tener factores de riesgo

El riesgo de que aparezca trombosis venosa profunda se alarga hasta dos meses después del contagio
El riesgo de que aparezca trombosis venosa profunda se alarga hasta dos meses después del contagio FOTO: Daniel Cole AP

Después de casi dos años de pandemia, la experiencia acumulada deja algunas lecciones aprendidas que han logrado salvar muchas vidas. Es el caso del abordaje de la trombosis, una de las consecuencias que se ha demostrado que va ligada a la Covid-19, sobre todo en sus formas graves. Ahora, en plena sexta ola y con los contagios y las hospitalizaciones en cifras récord, los expertos consultados por A TU SALUD alertan de que el riesgo de sufrir un episodio trombótico, aunque es pequeño, sigue ahí, también en quienes pasan el contagio de forma leve en casa.

«La Covid-19, entre otras muchas cosas, es una enfermedad trombótica. Todas las personas con covid tienen más riesgo de desarrollar un trombo», confirma el doctor Juan Carlos Reverter, presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH). Sin embargo, esa probabilidad va «in crescendo» a medida que la infección se agrava. De hecho, el 75% de los casos de enfermedad tromboembólica venosa se da en los primeros 30 días tras la hospitalización por covid, según un reciente estudio publicado en la Revista Española de Cardiología. «Las personas asintomáticas tienen un riesgo aumentado de desarrollar trombosis que podría estimarse en un 5%, mientras que en quienes tienen síntomas moderados esa cifra crece algo más, hasta llegar a superar el 20% cuando se trata de personas que pasan la infección de forma grave», detalla el Dr. Reverter.

¿Por qué aparecen?

La explicación a este aumento del riesgo se debe a que «el virus tiene un papel de inmunotrombosis, es decir, es capaz de inflamar el endotelio vascular y, con ello, provocar el desarrollo de trombos. Además, la introducción del SARS-CoV-2 en el pulmón también juega una función importante en la inflamación del alveolo. Por todos esos mecanismos, en los pacientes con la Covid-19 se dan fenómenos tromboembólicos», explica el doctor José Manuel Ramos Rincón, médico internista y portavoz de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Y a ello se añade otro factor determinante, «como es la inmovilidad de los pacientes que requieren asistencia sanitaria, así como la inflamación que va originada por la hipercoagulabilidad que produce el mismo síndrome de respuesta inflamatoria ante el virus», puntualiza el doctor Manuel Rodríguez Piñero, presidente de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (Seacv).

La sexta ola se ha convertido en un verdadero tsunami de contagios que comienza a desbordar la asistencia sanitaria. Sin embargo, en el caso de la aparición de episodios trombóticos, los expertos coinciden en que la situación actual nada tiene que ver con lo sucedido meses atrás. «Hemos llegado a una etapa en la que estamos anticipándonos siempre a cualquier complicación de trombosis provocada por la Covid-19. Ahora realmente las cifras que manejamos son similares a las de la época de prepandemia. Yo me atrevería a decir, incluso, que menores, porque estamos muy atentos a cualquier signo y la profilaxis ya es algo habitual que evita el desarrollo de nuevos episodios trombóticos», reconoce el presidente de Seacv.

En ese sentido, el doctor Manuel Monreal, presidente de la Asociación para el Estudio de la Medicina Vascular en España (Asemeve), reconoce que «hemos aprendido a identificar mejor a pacientes con más riesgos de hacer trombosis y a prevenirla mejor, especialmente en quienes tienen alteraciones de la coagulación de la sangre. Y ahora todos los protocolos incluyen la profilaxis preventiva de heparina de bajo peso molecular en quienes se hospitalizan por Covid-19». Pero esas no son las únicas razones, ya que, a falta de nuevos estudios científicos que lo confirmen, «todo apunta a que también influye que ahora la mayoría de los contagiados tienen una mayor inmunidad gracias a las vacunas, lo que protege de la enfermedad grave y minimiza ese riesgo aumentado de desarrollar trombos», añade el Dr. Rodríguez Piñero.

Precisamente por ello, la sexta ola se caracteriza por la aparición de millones de contagiados que pasan la infección en su domicilio. «Solo se recomienda profilaxis preventiva en quienes tienen un riesgo conocido de trombosis, por la existencia de obesidad, diabetes, hipertensión..., o aquellos que estén inmovilizados, como personas muy mayores», asegura el Dr. Rodríguez Piñero. Y es que, «en quienes tienen la enfermedad leve es más difícil identificar si la aparición de una trombosis es por la covid o la habrían presentado de igual manera. Ya hay artículos científicos que apuntan a que esos episodios trombóticos también son menos graves. Pero no hay que olvidar que la trombosis es una enfermedad potencialmente mortal, por lo que, ante cualquier signo de alerta, hay que acudir inmediatamente al hospital», insiste el Dr. Monreal.

Síntomas de alerta para detectarlo a tiempo

►Dolor en una extremidad. El principal signo de alerta de una trombosis venosa profunda es la aparición de un fuerte dolor, que suele darse solo en una extremidad, ya sea en una pierna o en un brazo.

Hinchazón y calor. La aparición de un edema asimétrico, es decir, la inflamación de la extremidad, suele ir también acompañada del aumento de la temperatura de la zona afectada.

►Hay que acudir a urgencias ante cualquier signo, ya que la gravedad de las secuelas del trombo dependerá de la extensión que tenga y de las zonas que afecte, pues tienden a ir al pulmón, lo que puede resultar mortal.