Igualdad de oportunidades para nuestros refugiados

Según datos de ACNUR, 70,8 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares y buscan refugio en otros países soñando con un futuro mejor. Muchos de ellos son aún estudiantes que quieren desarrollar su carrera profesional en España

Conversaciones sobre el progreso
Conversaciones sobre el progresoConversaciones sobre el progreso

En 2018 se registró un nuevo récord de refugiados en España. Según el artículo 1.A.2 de la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él”.

España se convirtió el año pasado en el principal punto de entrada de Europa, con más de 65.383 llegadas, casi el triple que el año anterior.

Además, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), España es el cuarto país de Europa con 54.065 solicitudes de asilo, 74% más que el año anterior. Supone el 8% del total de las presentadas en la UE, superando a Italia (53.500) o Suecia (21.502), pero lejos aún de Alemania (185.853) o Francia (122.743). En los cinco primeros meses de este año 2019, 46.596 han solicitado asilo en nuestro país, según datos del Ministerio de Interior.

Como dice ACNUR, la protección de las personas refugiadas engloba a muchos aspectos. Entre estos, la garantía de no ser devueltas al peligro, el acceso a procedimientos de asilo justos y eficientes, y medidas para asegurar que se respeten sus derechos humanos básicos, al tiempo que se le aseguran soluciones a más largo plazo. Cuando estos refugiados desean continuar o comenzar sus estudios superiores, también necesitan ayuda para poder llevarlos acabo.

Santander Integra

Desde Banco Santander impulsan el programa de “Becas Santander Integra”, a través del cual se busca complementar la formación universitaria de los estudiantes procedentes de países en situaciones desfavorables y en conflicto, acercándoles a las realidades del ámbito profesional español y facilitar de esta manera su posterior entrada en el mercado laboral.

La Beca Santander Integra tiene una duración de 2 meses, con posibilidad de ampliación siempre y cuando la empresa lo solicite. Media jornada con una percepción de de 600€ brutos al mes. Para poder optar a esta beca, a través de www.becas-santander.com , solo hace falta cumplir dos requisitos:

  • Estar matriculado en cualquier enseñanza oficial o propia de grado o máster impartida por una universidad española.
  • Tener superados los créditos suficientes del correspondiente título universitario para poder acceder a la realización de prácticas externas.

Se trata de una iniciativa pionera de Banco Santander, que comenzó de la mano de la Universidad madrileña Camilo José Cela (UCJC) y que ahora se ha extendido a otras universidades españolas; un programa desarrollado a través de Santander Universidades que refuerza el compromiso de la entidad con la inclusión y la empleabilidad de de los estudiantes.. El Rector de la UCJC, Samuel Martín-Barbero, , no duda en destacar la importancia de “estrechar el vínculo de universidades innovadoras como la Camilo José Cela y empresas líderes como Banco Santander. Es un esfuerzo conjunto para impulsar la igualdad de oportunidades, para trabajar por sociedades que no dejen a nadie atrás. Con este acuerdo la UCJC pone talento joven de alto potencial al alcance de multinacionales españolas en sectores estratégicos.”

Por otra parte, la directora de Santander Universidades y Universia España, Susana García Espinel, reafirma que “en Banco Santander apostamos por el talento universitario y ponemos todos nuestros esfuerzos en acompañar a la universidad española en muchos de sus proyectos con el objetivo de contribuir al progreso de los jóvenes. Nuestro compromiso con la Universidad Camilo José Cela, y en particular con el Proyecto Integra, no hace más que confirmar nuestro interés por promover el desarrollo profesional de los universitarios favoreciendo la igualdad de oportunidades. Estamos muy orgullosos de que Banco Santander forme parte del inicio profesional de estos estudiantes de la Camilo José Cela”.

El caso de Wafaa Almala

Wafaa Almala recibió la Beca Santander Integra a través de la Universidad Camilo José Cela. Finalizó sus estudios de Ingeniería Civil en Siria, pero cuando comenzó la guerra, su familia decidió mudarse, obteniendo el visado de turista y viajando a España de forma temporal. Cuando llevaban 15 días en España, se produjo el ataque químico en su país. Entonces entendieron que no podrían volver: su hermano es militar y lo habrían reclutado para el ejército.

Tras una estancia corta en un centro de refugiados, su cuñada y ella sintieron la obligación de aprender español para poder ayudar a su familia. Fue entonces cuando consiguió un trabajo en una tienda de dulces árabes donde adquirió experiencia tratando con los clientes. Tras pensar en lo que había vivido y en lo que sufría su país, decidió que su vida tenía que estar dedicada a ayudar a las personas, por lo que comenzó a estudiar Enfermería. “Después de todo lo que habíamos pasado me llamaba mucho lo de ayudar, cuidar y dar un trato humano a las personas”, sostiene.

Wafaa ha sido una de las personas que han formado parte del Proyecto Santander Integra. Gracias a él, ha pasado dos veranos haciendo prácticas en el Centro Médico de Santander España, en sus oficinas de la calle Luca de Tena. Para ella, esta iniciativa es importante porque “me ha dado la oportunidad de aclarar mi futuro, antes estaba un poco perdida. En las prácticas he estado rodeada de un equipo fantástico y he aplicado todo lo que he aprendido en el grado de Enfermería. Ahora, me gustaría entrar en un hospital para ganar más experiencia, aunque también me gusta la enfermería escolar: hacer una generación sana y educar para vivir mejor”.

Banco Santander fue reconocida como la empresa que más invierte en educación en el mundo, según un informe de la Fundación Varkey en colaboración con la UNESCO. Y en 2018 ha sido el único banco europeo incluido en el ranking ´Change the World´ de las empresas que están contribuyendo a mejorar el mundo (Revista Fortune) por su impacto positivo en la sociedad. Desde 2003, ha destinado más de 1.700 millones de euros a iniciativas académicas y solo en 2018, 121 millones para la concesión de 73.741 becas y ayudas al estudio, el emprendimiento y el impulso de la empleabilidad.

Muchos más estudiantes están en situaciones como la de Wafaa, y buscan, como todos los jóvenes, un futuro prometedor. Por eso estas iniciativas se presentan como un pilar fundamental para ayudarles a progresar.

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.