Ponte en forma para cazar: los mejores consejos para llegar al campo en las mejores condiciones

Tras el confinamiento muchos cazadores se preparan para salir al campo, pero tras semanas de sedentarismo los cuerpos no responderán como es debido si no los ponemos antes en forma

Salir a correr es una buena práctica para ponerse en forma
Salir a correr es una buena práctica para ponerse en formapxhere.com

El cazador no deja de ser un deportista que puede andar en una jornada 20 ó 25 kilómetros recechando un corzo o detrás de perdices, liebres, conejos... Esto es una distancia nada despreciable y si quieres finalizar el día sin que las piernas tiemblen, te cueste respirar y los pies no se hayan llenado de rozaduras o ampollas debes entrenar antes evitando así estos males.

Entrenamientos para todas las edades

Como todos sabemos no es lo mismo tener 20 años que 70; el cuerpo no es igual de flexible, la agilidad cambia, y en definitiva siempre aparecen algunas molestias en los cuerpos con más primaveras vividas. Desde los más jóvenes a los jubilados enamorados de la caza todos pueden ponerse en forma limitándose a los lógicos obstáculos de la edad. Para los más jóvenes salir a correr no supone un problema mientras que para los más mayores se puede sustituir la carrera por el caminar.

En este artículo no se pretende que el cazador cuente cada una de las calorías que ingesta ni generarle una tabla de ejercicios. En primer lugar porque cada persona dependiendo de su complexión, de su edad y de su estado de forma necesitará un plan apropiado y ajustado a sus condiciones. Lo que se pretende es aconsejar para mejorar el estado de forma para no echar las tripas por la boca al primer repecho que se sube.

A la hora de entrenarse debemos tener en cuenta que modalidad de caza es la que practicamos normalmente durante la temporada. Si eres un amante de la caza en mano que se pasa el día entero corriendo tras las patirrojas el entrenamiento debe fortalecer la resistencia con largos paseos y acostumbrando a las piernas a acumular kilómetros en ellas. Si lo que te apasiona son los recechos ahí sí que debes estar bien preparado y fortalecer piernas para aguantar todo un día subiendo y bajando montañas. Por otro lado, si lo que a ti te llena es la montería también debes entrenarte un poco si no quieres llegar al puesto sudando y con nauseas tras una pequeña subida.

Hay tres tipos de ejercicios que podemos hacer en cualquier lugar: correr, montar en bicicleta y caminar.

Correr: si eres un cazador joven, en buen estado de forma, salir a correr entre 20 minutos y una hora 3 o 4 días a la semana te pondrá rápidamente en forma.

Bicicleta: Es una aliada para entrenar. Cualquier persona puede realizar esta práctica ajustando el ritmo a sus límites. Los músculos y las articulaciones trabajan a gran ritmo en la bicicleta suponiendo un excelente ejercicio cardiovascular. Salir 3 o 4 veces por semana es una buena práctica. Podemos llegar a hacer hasta 20 o 30 km si tenemos tiempo a un ritmo normal. Conviene que forcemos un poquito la maquinaría de tal modo que cada vez que nos subamos en la bicicleta nos exijamos un poquito más para aumentar nuestra resistencia. Se puede alternar perfectamente con otros deportes como correr, caminar, nadar. Puedes aprovechar las salidas en bicicleta para ir por los caminos del coto y ver la situación de éste: cómo están las tierras, los comederos y bebederos, cuantos animales hay, etc.

El ciclismo es un ejercicio idóneo
El ciclismo es un ejercicio idóneopublicdomainpictures.net

Caminar: Para aquellos cazadores que tienen mucho sobrepeso o son de edad avanzada y no pueden realizar un deporte de impacto tales como correr o montar en bicicleta existe la opción de caminar. Salir a dar un paseo los primeros 3 o 4 días es un buen comienzo para después con reloj en mano cronometrarnos una distancia y así día a día intentar reducir el tiempo que invertimos en la caminata. Es un ejercicio sano y al alcance de cualquier condición física. Se puede empezar por paseos de 5 kilómetros y después aumentar el ritmo, así como la distancia poco a poco.

Si dispones de perro salir a hacer deporte con él además de una buena compañía es un excelente entrenamiento para el can.

Otros ejercicios

No todo es correr o montar en bici para mejorar nuestra resistencia. Hay muchos ejercicios de la vida cotidiana que nos ayudan a prepararnos mejor. Hay buenas prácticas que son muy aconsejables como por ejemplo no tomar el ascensor y subir por las escaleras, no coger el coche para trayectos cortos e ir andando y cualquier otra actividad que se te pueda ocurrir y que haga funcionar a nuestro cuerpo.

Debemos tener muy presente que hacer unos pequeños estiramientos después de hacer deporte es fundamental ya que relaja la tensión muscular y el cuerpo. El estiramiento consiste en llegar a un punto donde se siente una pequeña molestia y se nota la tensión del músculo, pero sin hacernos daño y aguantar esa postura unos 5 segundos y relajar suavemente.

El cuerpo humano se compone básicamente de agua y perdemos mucha cuando hacemos ejercicio. En cada salida es obligatorio llevarnos el vital líquido con nosotros si queremos evitar mareos, deshidrataciones, lipotimias… Una mochila y una cantimplora deben ser nuestros aliados en cada entrenamiento.

Si vamos a estrenar botas nuevas debes calzártelas en los paseos diarios para ir domándolas y haciendo el calzado a tus pies. No hay nada más angustioso que tener rozaduras y ampollas en los pies y tener que abandonar el campo por no poder dar un paso más.

En definitiva, cada uno conoce su cuerpo y es consciente de sus limitaciones. Cuidando un mínimo la alimentación y esforzándonos un poco en nuestras salidas haremos que nuestro cuerpo aumente la resistencia y nuestras primeras jornadas de caza sean mucho más gratificantes sin volver a casa arrastrándonos y sin tener agujetas al día siguiente.