Illa descarta un confinamiento total “ni ahora ni en un futuro próximo”

El ministro de Sanidad llama a “reaccionar” ante el repunte de la pandemia y alerta de que las cifras seguirán creciendo durante “días, quizás semanas”

El ministro de Sanidad Salvador Illa, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ayer jueves en el Complejo de la Moncloa
El ministro de Sanidad Salvador Illa, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ayer jueves en el Complejo de la MoncloaRodrigo JiménezEFE

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha alertado este viernes que prevé que durante “días, quizás semanas”, los contagios por Covid-19 sigan creciendo, por lo que ha advertido de que “hay que ajustar las medidas a la nueva realidad”. “Podemos estar al inicio de la tercera ola si no se toman medidas adecuadas. Hay que reaccionar”, ha avisado en una entrevista en Catalunya Radio.

A pesar de esto, el ministro ha descartado confinamiento total: “Ahora no se dan las circunstancias para un confinamiento total. Ni ahora ni en un futuro próximo”, y ha asegurado que las condiciones epidemiológicas de los países que han tomado esta decisión no son las mismas que en España. Illa ha explicado que estos países empezaron más tarde la segunda ola, y que en España se tomaron medidas antes: “En nuestro país hemos tomado las medidas drásticas que hacía falta tomar cuando hacía falta”.

“No es tan sencillo, un confinamiento total provocaría efectos también sobre las salud de las personas. No son medidas neutras”, ha señalado, recordando que “no hay improvisación” en las medidas adoptadas: “Hay documentos discutidos entre los expertos que prevén lo que hay que hacer en función de la situación. Se prevén diferentes escenarios de alerta dependiendo de los indicadores epidemiológicos”.

Illa ha defendido que es “muy fácil decir” ahora que la reapertura de actividades debería haber sido más gradual, y ha añadido que él da su “pleno apoyo” a todas las comunidades autónomas. Lo que no se puede hacer, ha proseguido, es “quedarse de brazos cruzados ante el incremento de casos”.

El ministro ha asegurado que empatiza completamente con los sectores afectados por las medidas, pero ha insistido en que quedan por delante meses complicados en los que se tienen que tomar medidas y ha apelado a la responsabilidad individual. Respecto a las reuniones navideñas, ha pedido actuar de forma “segura y adecuada”, de una manera “distinta” a como se hizo por ejemplo el año pasado.

Vacunación

Con relación a la vacunación, ha opinado que “lo correcto” sería que todas las comunidades autónomas comenzaran el proceso el mismo día -todavía debe fijarse si el 27 o 29 de diciembre-. “Depende de diferentes factores, no puedo anticipar la fecha”, ha apuntado.

Illa ha destacado que se hará un reparto equitativo de dosis, que España tendrá un total de 140 millones de dosis y “habrá vacuna para todo el mundo”, aunque ha avisado de que el primer día no habrá para todos y que será un reparto progresivo, siguiendo las recomendaciones de expertos.

Entre mayo y junio deberían haberse vacunado ya entre 15 y 20 millones de personas y durante el verano se debería haber alcanzado ya al 70 % de la población, lo que permitiría a partir de ese momento tener bajo control al virus.

Preguntado por si él se vacunará, el ministro ha respondido que sí, “sin ningún tipo de duda”, y ha asegurado que no habrá dosis para los responsables políticos sino que serán tratados como el resto de ciudadanos, por lo que acudirá a vacunarse cuando le citen en el sistema sanitario.

Illa ha descartado la obligatoriedad de la vacunación en España y ha afirmado que las personas que se nieguen toman la decisión libremente, pero ha pedido que piensen que esto tiene efectos en ellos mismos y en el resto de gente: “Desde el respeto, dejo claro que por sentido cívico hay que vacunarse”.