“Ciudadanos apuesta por la caza como actividad para fijar turismo, crear riqueza y empleo y mantener nuestros ecosistemas”

María del Carmen Martínez, diputada de Ciudadanos, expone en esta entrevista la posición de su partido respecto a la caza y analiza la actualidad cinegética.

María Carmen Martínez, diputada de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados
María Carmen Martínez, diputada de Ciudadanos en el Congreso de los DiputadosCiudadanos

- ¿Es usted cazadora?

- No, no he tenido relación con el mundo de la caza, probablemente porque en mi entorno no he tenido personas que tuvieran esta afición. Pero también puedo decirle que el hecho de no conocerlo a fondo ni haberlo practicado despierta en mí curiosidad y no prejuicios.

- ¿Qué relación le une con la actividad cinegética y el mundo rural?

- Me gusta nuestro campo y los españoles que viven de la agricultura y la ganadería. Por mi actividad profesional estoy en contacto directo con agricultores de vid, con productores de vino y con personas que trabajan el campo con sus propias manos que es algo que se está perdiendo y que nos ayuda a tener los pies en el suelo en un momento como este.

- En Ciudadanos tenemos una apuesta muy fuerte por nuestro sector primario, por aportar soluciones para resolver el problema de la España vaciada y por cuidar nuestra tierra como un legado a las futuras generaciones. También, dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente, podemos destacar la apuesta por la caza como actividad para fijar turismo, crear riqueza y empleo y mantener la estabilidad en nuestros ecosistemas.

María Carmen Martínez
María Carmen MartínezSergio Gómez

- En las últimas elecciones generales Ciudadanos obtuvo 1 650 000 votos lo que supone una gran responsabilidad para un partido. ¿Cree que el sector cinegético le aporta votos?

- En Ciudadanos trabajamos cada día por el interés general. Desconozco la respuesta a esta pregunta, o si existen españoles que votan por un sector en concreto. Lo que sí puedo decirle es que, para aquellos que ponen el interés general de los españoles por delante de ideologías, partidos o sectores concretos, su proyecto es Ciudadanos. También, por supuesto, de todos aquellos que creen que es bueno que al vecino o a otros sectores les vaya bien, porque eso repercutirá en un mayor bienestar y una mayor prosperidad para todos.

- En la caza existen ciertos tópicos como “la caza es de ricos”, “es una afición de gente de derechas” o “les gusta matar animales”. ¿Qué opinión le merecen estos postulados?

- Entiendo que, más que tópicos, como usted dice, son caricaturizaciones de una actividad por parte de quienes no la practican o albergan prejuicios hacia ella. Porque los tópicos siempre encierran algo de verdad. Evidentemente, en cualquier sector o actividad puede haber de todo, pero en Ciudadanos, como partido liberal, tenemos la máxima de respetar a todas las personas.

- En el programa de Ciudadanos citan literalmente: “En Cs defendemos la caza y la pesca sostenibles como actividades tradicionales y generadoras de riqueza y empleo en nuestros municipios rurales. Aprobaremos una nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que reconozca plenamente a las sociedades cinegéticas y piscícolas como entidades de custodia del territorio.” ¿Cómo llevarían a cabo ese reconocimiento?

El artículo 3.9 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, define la “custodia del territorio” como el conjunto de estrategias o técnicas jurídicas a través de las cuales se implican a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos. Esta custodia se lleva a cabo mediante acuerdos entre entidades de custodia de territorio y propietarios de fincas privadas, o mediante un acuerdo de cesión de gestión a estas entidades en el caso de las fincas de las que sea titular la Administración General del Estado. Pues bien, en la nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que planteamos, estableceremos entre otras medidas que las sociedades cinegéticas y piscícolas legalmente constituidas tendrán la consideración de entidades de custodia de territorio por defecto, con el fin de resaltar el papel de protección y conservación de la biodiversidad que implica el desarrollo sostenible de sus actividades.

- ¿Por qué cree que es necesaria la caza?

- Desde un punto de vista estrictamente ecológico, la caza es una modalidad más en el desarrollo de estrategias de protección y conservación de la biodiversidad. No se puede prescindir de la caza en tanto no podemos renunciar a nuestra biodiversidad, como activo fundamental de nuestro patrimonio natural y condición necesaria para la sostenibilidad ecológica. No podemos sino lamentar la confusión, en no pocos casos malintencionada, que existe en torno a la caza. Cuestión aparte son los abusos y las irregularidades que, como en todos los ámbitos, puedan producirse, al igual que las iniciativas para velar por el cumplimiento estricto de las exigencias deontológicas o para potenciar al máximo la sostenibilidad en la práctica de la caza. Pero atacar la la caza por estas circunstancias sería lo mismo que si alguien atacase los impuestos sólo porque existen casos de fraude o de evasión fiscal. Además, a diferencia de otras modalidades de protección y conservación de la biodiversidad, el ejercicio de la caza lleva aparejado un desarrollo económico que revierte de forma muy directa a las comunidades rurales, un aspecto que nunca debe perderse de vista al hablar del impacto social y económico de la caza.

- Según fuentes oficiales, la población rural de España ha decaído en las últimas dos décadas en más de 850 000 personas mientras que la población en las grandes urbes ha aumentado en más de siete millones en el mismo periodo. ¿Qué responsabilidad tienen los partidos políticos y sus medidas en estas cifras?

- Tanto el bipartidismo de PP y PSOE en el conjunto de España, como desde los partidos nacionalistas que gobiernan en determinadas regiones, tienen mucha responsabilidad en el declive demográfico del mundo rural al que hoy nos enfrentamos, aunque desde luego, más que por acción, por negligencia. Sólo como negligente puede calificarse una acción política que en 40 años ha sido incapaz de revertir las tendencias desequilibrantes del modelo de distribución demográfica de España, que ha llevado no sólo a la concentración de cada vez más población en unas pocas zonas urbanas en detrimento de las zonas rurales, sino también en unas CCAA en detrimento de otras. La población española ha huido del campo, simplemente, porque todos esos partidos, con su dejadez, no han hecho nada para generar oportunidades para mantener la vinculación y el arraigo en nuestro medio rural. Desde Ciudadanos tenemos claro que, si queremos revertir esa tendencia, tenemos que empezar por hacer reales esas oportunidades.

- ¿Qué propone usted para mejorar el mundo rural y sus condiciones?

Desde Ciudadanos, durante las últimas elecciones generales, dedicamos buena parte de la campaña a exponer el Plan Naranja contra la Despoblación, una de nuestras principales banderas y desde luego la propuesta más ambiciosa para atender el problema de la despoblación en el mundo rural que se había presentado hasta la fecha. De manera resumida, este Plan contaba con tres ejes principales. Primero, una fiscalidad favorable para arraigar y atraer a nuevas familias y empresas a zonas en riesgo de despoblación, como la que ya aplican en otros territorios europeos como Escocia o Laponia. Segundo, una adecuada conectividad, no sólo en términos de infraestructuras de transporte, sino también pensando en conexiones digitales de altas prestaciones: fibra óptica y 4G. Piense que el teletrabajo nos está abriendo un montón de oportunidades que tenemos que aprovechar. Y tercero, una suficiente provisión de servicios públicos fundamentales, tanto por el lado de aumentar la oferta de recursos, sobre todo en el ámbito de la sanidad y la dependencia, como de la prestación de aquellos mediante fórmulas de atención a domicilio (p.ej. telemedicina, farmacia ambulatoria, ayuda a domicilio).

- ¿Qué cree que aporta la caza al mundo rural? ¿y a las ciudades?

- En Ciudadanos creemos que esa dicotomía es engañosa. El mundo urbano y el rural no pueden existir de manera independiente sin contar el uno con el otro. Las ciudades viven del mundo rural, de los alimentos y recursos que provee, del aire que renuevan sus bosques, del agua que fluye por sus ríos y que se almacena en sus embalses, tanto como el mundo rural vive de las ideas, servicios, prestaciones y productos que se producen en las ciudades. Por eso creemos que resulta un error ignorar cualquiera de esas realidades, como por desgracia han hecho el bipartidismo y los partidos nacionalistas durante los últimos 40 años. En ese sentido, la caza, como ya se ha señalado, tiene una aportación trascendental tanto en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas como en la protección y conservación de la biodiversidad. Un papel y una labor de la que, por todo lo dicho, se benefician tanto las ciudades como el campo.

María Carmen Martínez, diputada de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados
María Carmen Martínez, diputada de Ciudadanos en el Congreso de los DiputadosSergio Gómez

- Hace tiempo que la Real Federación Español de Caza junto a otras muchas organizaciones pertenecientes al ámbito rural está reclamando al Gobierno de España que declare la caza como actividad esencial para que pueda permitirse el desplazamiento de los cazadores en caso de restricciones. Afirman que en muchas zonas aumentarían aún más poblaciones ya muy elevadas como las del jabalí y por lo tanto aumentarían también los accidentes ocasionados por la fauna cinegética. ¿Qué postura asumen ante esta situación?

- Creemos que son reclamaciones razonables que deberían ser tenidas en cuentas por el Gobierno de España. Las restricciones y medidas de contención sanitaria no son ajenas a los principios de necesidad, eficacia y proporcionalidad que deben regir en todas las actuaciones de los poderes públicos. Al final se trata de valorar las ventajas e inconvenientes de cada medida desde el punto de vista de interés general. Y en una actividad con un papel tan destacado como la caza para asegurar el equilibrio de los ecosistemas, pero que, al mismo tiempo, por sus propios condicionantes (i.e. mantenimiento de distancias de seguridad, realización al aire libre, etc.), no parece revestir especiales riesgos en comparación con otras, menos aún cuando se cuenta con las medidas de seguridad y protección de la salud adecuadas, creemos que debería valorarse la procedencia de determinadas restricciones cuya aplicación puede ser contraproducente.

- La prohibición de cazar y pescar en los Parques Nacionales, recogida en la Ley 30/2014, de 3 de diciembre de Parques Nacionales, ha entrado en vigor el pasado 5 de diciembre. ¿Qué opinión le merece esta medida? ¿Qué alternativa propone Ciudadanos?

Como casi todas las medidas que se adoptan desde una posición de máximos, muchas veces ajena a la complejidad y los matices de la realidad, creemos que es una medida que debería haber sido sometida a una mayor reflexión. La realización de actividades de caza y pesca con respeto a criterios estrictos de sostenibilidad no tendría por qué resultar incompatible con la conservación que persigue el régimen de protección de los Parques Nacionales. En ese sentido, desde una estrategia de aproximación más amplia de puesta en valor y de creación de oportunidades en el mundo rural, consideramos que debería iniciarse un proceso de valoración y, en su caso, reconsideración de esta y otras restricciones como condición para reforzar el potencial dinamizador sobre el desarrollo rural de los Parques Nacionales.

- Por otra parte, el gobierno de España está trabajando en el borrador de la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo en España que propone homogeneizar el estatus de protección de la especie a nivel nacional proponiendo la inclusión de todas las poblaciones españolas de lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Es decir, pretende eliminar la diferencia que existe en la gestión cinegética entre el norte y el sur del río Duero. ¿Qué postura toma su partido en esta situación? ¿Es la caza un medio que puede conciliar la propia existencia del lobo con los ganaderos afectados?

Como hemos señalado antes y en muchas otras ocasiones, no debe confundirse la “política” de gestión con el “sistema” de gestión. En relación con la política, creemos que existe un consenso amplio político y social a favor de una protección de la biodiversidad y de una conservación y puesta en valor del patrimonio natural. Eso implica llevar a cabo una gestión de la fauna que tienda a preservar, con la mínima intervención posible, el equilibrio ecológico. Ese equilibrio, en ocasiones, implica llevar a cabo intervenciones con fines de contención demográfica de especies cuyo crecimiento descontrolado puede poner en riesgo ese crecimiento. Y esas intervenciones pueden articularse a través de diferentes sistemas y hacerse de forma directa o indirecta. Pero el fin de todas esas opciones es el mismo: proteger y preservar el medio natural. Siendo así, no compartimos las posturas que, más desde premisas ideológicas que de gestión, descartan, sin más motivo, determinados sistemas de gestión, como la caza, para el control de poblaciones protegidas, como el lobo. La caza es un sistema plenamente válido y que, como otros sistemas, permite conciliar la existencia de una especie con su control en aras al equilibrio ecológico.

Por otro lado, pensando en los ganaderos afectados en particular, cabe destacar que los daños que sufren no se corresponden con la utilización de uno u otro sistema de gestión, sino con la correcta o incorrecta planificación que se hace dentro de los mismos y, no menos importante, con los procedimientos para la determinación y pago de los daños que sufren, que no siempre son ágiles ni responden de forma satisfactoria a las legítimas reclamaciones de los ganaderos.

- Otro tema de constantes discusiones políticas es la Política Agraria Común, más conocida como la PAC. La nueva reforma y su próxima entrada en vigor, ¿qué opinión le merece?

La PAC es una política fundamental para nuestro campo y lo ha sido durante los últimos 50 años. Gracias a ella el campo ha podido salir adelante cumpliendo con un objetivo principal a nivel social y político: abastecer de alimentos de calidad a precios asequibles a una población europea que, por suerte, hace generaciones que no conoce lo que son los supermercados sin alimentos en los estantes.

La nueva PAC es importante porque implica un nuevo acuerdo: habrá nueva PAC y se mantiene como una de las políticas nucleares de la Unión Europea, representando casi un 40% del presupuesto europeo. El sector primario se mantiene como protagonista en la política de Bruselas.

Es cierto que en los grandes acuerdos siempre es difícil estar de acuerdo en todo. Hay algunas cosas que nos hubiera gustado hacer diferente, como bien ha declarado nuestro eurodiputado Adrián Vázquez, una de las personas que más sabe de la PAC en toda Europa, pero también hay muy buenas noticias, porque la nueva PAC pone un nuevo énfasis en la sostenibilidad medioambiental y económica. Y es capital que sea sostenible en los dos frentes.

Las nuevas ayudas van a suponer un apoyo para incorporar prácticas cada vez más responsables con el entorno, a la par que invertir en tecnologías que garanticen que sus actividades agrarias sean rentables y duraderas. Nadie como nuestros agricultores y ganaderos quieren y saben cómo ser más responsables con el entorno que les da trabajo y nos da de comer y es positivo que la PAC asuma ese discurso para no dejárselo en exclusiva a quienes critican el campo sin siquiera haberlo pisado.

Además, la PAC de 2023 estará más orientada a los resultados y premiará el emprendimiento rural a través de mayores ayudas a los agricultores jóvenes o de un ingreso redistributivo que empuje a crecer a las explotaciones más pequeñas. Eso es vital para un necesario relevo generacional que asegure que el campo europeo, y en especial el español, sigue siendo una potencia al menos 50 años más.

- En el ámbito rural, la agricultura intensiva y sus modernas prácticas mecanizadas influyen en muchas ocasiones negativamente sobre la caza. ¿Qué medidas adoptaría para conciliar a agricultores y cazadores?

Tenemos que ser capaces de conciliar las necesidades de una agricultura cada vez más intensiva en tecnología con la protección de los ecosistemas ante el mayor impacto que este tipo de prácticas agrícolas tienen y que afectan también a la fauna, incluida la cinegética. En ese sentido, confiamos en que los objetivos de la nueva PAC que acaba de aprobarse, que busca primar una gestión agrícola más sostenible y eficiente, como se ha señalado, sirva para abordar los retos que tenemos por delante y lograr un mayor equilibrio no sólo ecológico, sino también entre las distintas actividades que se desarrollan al amparo del mismo.

- El furtivismo hace mucho daño a los cazadores y su actividad. ¿Qué medidas tomaría para acabar con este problema?

Las mismas que con quien quiera que se salta la ley: haciendo que los furtivos paguen efectivamente por su infracción. De hecho, lo primero que siempre se debe garantizar es que no existan espacios para la impunidad simplemente porque estas conductas no lleguen a castigarse, a veces porque ni siquiera se detectan. En ese sentido, apostamos por reforzar los medios para la prevención, detección y persecución de prácticas furtivas, tanto a través del refuerzo y de una mayor coordinación de los cuerpos de guardería rural, entre sí y con otras fuerzas y cuerpos de seguridad, como de una mayor dotación de medios y efectivos para el SEPRONA.

- Fue polémica la medida de incluir la caza dentro de la educación en Andalucía. La idea de mostrar la importancia de la actividad cinegética para el mantenimiento de nuestro medio rural, la conservación de la fauna y los espacios naturales, ¿fue malinterpretada, poco aceptada o mal difundida?

Más bien, fue politizada. Ese es el gran problema, y no es exclusivo de esta medida. De ahí que nosotros advirtamos siempre sobre quienes claman ser los únicos y verdaderos defensores de cualquier causa, porque normalmente quienes más gritan son quienes más daño hacen, ya que convierten algo que debería ser aprovechado por todos en una cruzada particular que acaba poniendo en frente a gente que en otros contextos podría ser favorable a esa medida. Confiamos en que el tiempo sea capaz de imprimir algo más de sensatez para evitar que causas que debieran ser de todos sean mal percibidas como obsesiones que representan sólo a unos pocos.

Pleno del Congreso
La diputada de Ciudadanos María del Carmen Martínez GranadosJuan Carlos HidalgoEFE

- ¿Tienen previsto incluirlo en el ámbito educativo de otras Comunidades Autónomas?

El currículo educativo en primaria y secundaria debe contemplar contenidos relacionados no sólo con el conocimiento del medio rural, sino también, en un sentido más amplio, con la sostenibilidad ecológica, la protección de la biodiversidad y la conservación del patrimonio natural. En todos esos ámbitos, la caza, tanto como realidad social, actividad económica y sistema de gestión de la biodiversidad, tiene una presencia que no puede ignorarse.

- La gestión cinegética se estudia en las Universidades y en España se cuenta con Ingenieros de Montes, Ingenieros Técnicos Forestales, Ingenieros Agrónomos, Ingenieros Técnicos Agrícolas, Veterinarios, etc. e incluso la Universidad de Huelva imparte un Máster en Gestión Cinegética. ¿Qué medidas contempla para mejorar la formación en este ámbito?

Creemos que existe un importante margen de mejora en la oferta formativa relacionada con la promoción y gestión cinegética. En ese sentido, dentro del ámbito competencial respectivo de cada administración, aspiramos a trabajar por potenciar esa oferta en aras a promover una mejora de la gestión que permita optimizar nuestros recursos cinegéticos, muy importantes en España y en particular en algunas partes de nuestro territorio, lo que a su vez permitirá contribuir al desarrollo rural y con ello a una mayor cohesión territorial.

- En ciertas de zonas de España ha habido una alarmante disminución de algunas especias cinegéticas como el conejo o la perdiz roja que hasta hace unos años inundaban los campos. Del mismo modo, las poblaciones de caza mayor, en especial las de jabalíes, han experimentado un crecimiento exponencial y son causa de un número cada vez más alto de accidentes de tráfico. ¿Qué medias concretas plantea para ambos problemas?

La fauna no entiende de fronteras administrativas, ni entre municipios, ni entre Comunidades Autónomas. Por eso mismo, como en otros ámbitos, no podemos permitirnos actuar de manera descoordinada cuando se trata de preservar los equilibrios ecológicos. En ese sentido, en el marco de la nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que proponemos, preveremos la elaboración de una Estrategia Nacional de Caza y Pesca Fluvial, con la participación de las CCAA y las entidades locales, que siente las bases para una planificación, entre otros aspectos, de las acciones de control poblacional de especies salvajes, incluidas las cinegéticas, así como directrices y criterios comunes de actuación y mecanismos de coordinación entre todas las administraciones.

- ¿Cuáles son sus principales reivindicaciones políticas en el ámbito rural y cinegético? (creación de nuevas leyes, modificación de las mismas, etc.)

Como ya se ha señalado, nuestra principal propuesta pasa por impulsar una nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que actualice nuestro ordenamiento jurídico nacional, claramente desfasado, y lo adapte tanto a la realidad de la caza y la pesca como a la normativa que han desarrollado las CCAA durante este tiempo, sirviendo así de marco común. En paralelo, también queremos retomar los esfuerzos para promover el reconocimiento mutuo de licencias de caza y pesca entre todas las CCAA, con el fin de conseguir establecer una licencia única de caza y pesca en toda España, evitando así a todos los cazadores y pescadores trámites innecesarios y facilitar el ejercicio sostenible de estas actividades en todo el territorio nacional.

- El reglamento de armas en España es de los más estrictos de los países de nuestro entorno. ¿Qué le parece este reglamento? ¿Alguna medida que cambiaría?

No contemplamos ninguna medida en particular, sin perjuicio de su eventual abordaje y estudio desde una perspectiva más integral en el marco de los trabajos para la elaboración de la nueva Ley de Caza y Pesca Fluvial que proponemos.

- ¿En qué posición se encuentran con los animalistas o con partidos como PACMA que piden abiertamente la prohibición de la actividad cinegética?

Compartimos con esos sectores la consciencia y el compromiso por trabajar por una mayor protección y bienestar de los animales en nuestro país. De hecho, Ciudadanos ya ha dado muestras de esta convicción en todos los ámbitos institucionales donde está presente. Así, a nivel autonómico, hemos impulsado y aprobado diferentes normativas de bienestar animal, que incorporan todos los avances reconocidos en el Convenio Europeo para la Protección de los Animales de Compañía. También desde el Congreso de los Diputados hemos impulsado una reforma del Código Civil para que los animales de compañía dejen de ser considerados “cosas” y reconocerlos como “seres dotados de sensibilidad”, así como iniciativas para incrementar las penas por abandono y maltrato animal que incluían penas de cárcel en caso de asesinato. Pero diferimos en determinados aspectos, como son los relativos a la caza y la pesca, donde creemos que en ciertos sectores imperan demasiados prejuicios ideológicos que parten de conceptos que no se corresponden con la realidad. No existe contradicción entre el desarrollo sostenible de las actividades de la caza y la pesca y la promoción del bienestar y la protección adecuada de los animales, pues ambas actividades son necesarias para asegurar el equilibrio de los ecosistemas en el marco de los sistemas de gestión que conlleva una política ecológica.

- ¿Existe relación entre la tauromaquia y la caza?

Son actividades esenciales, tanto por su objeto como por su finalidad, y, como tal, no vemos razones para vincular innecesariamente ambos debates.