Cómo elegir el mejor colchón para tu espalda

La falta de sueño es un problema grave de salud que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades

No dudes en probar el colchón antes de comprarlo y comparar hasta encontrar el más cómodo.
No dudes en probar el colchón antes de comprarlo y comparar hasta encontrar el más cómodo.Unsplash (nombre del dueño)

El sueño es un proceso biológico que ayuda al cuerpo a procesar información nueva y a mantenerse saludable. Por lo tanto, disfrutar de un buen descanso es muy importante para nuestra salud. En muchas ocasiones prestamos más atención al tiempo de sueño buscando arañar minutos al despertador, en lugar de invertir en un buen colchón que mejore nuestra calidad de vida.

La falta de sueño puede ser un problema grave porque no estar descansado provoca una pérdida de reflejos, disminuye el rendimiento laboral, aumenta la irritabilidad, la depresión, ansiedad e incrementa el riesgo de sufrir enfermedades, entre otras complicaciones. Si cree que padece insomnio, consulte con su médico para encontrar una solución. En cualquier caso, un posible remedio puede ser el cambio de colchón si su cama ya tiene demasiados años.

Cuando se toma la decisión de renovar el colchón, no hay que fijarse únicamente en el precio, ya que nuestro descanso depende de realizar una buena compra. Para elegir el colchón que mejor se adapte a nuestra espalda, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda dar respuesta a las preguntas clave.

¿Cómo duermes?

La postura en la cama es un factor a tener en cuenta para elegir un tipo de colchón u otro. Las personas que duermen boca arriba, con la espalda recta sobre la base, deben escoger un colchón duro, mientras que las que duermen de lado tendrían que decantarse por uno menos firme para permitir que el hombro se hunda levemente.

Peso

Es probable que los colchones blandos no se ajusten bien a las personas grandes porque no reparten su peso correctamente. La mejor opción será uno más firme porque, de lo contrario, se hundirá demasiado. En el caso de las personas más ligeras, los colchones más flexibles se adaptan mejor a su contorno.

Sueño ligero

Moverse durante el sueño es una reacción normal del cuerpo de la que no deberíamos preocuparnos. Sin embargo, se trata de un factor a tener en cuenta para comprar el mejor colchón. Si tenemos un sueño “activo”, lo ideal es elegir una superficie dura que permita el movimiento. Uno demasiado blando resultará incómodo porque puede hacer que nos sintamos atrapados.

¿Pasas calor?

Todavía queda tiempo para guardar el edredón en el armario, pero si necesitas cambiar el colchon hay que pensar en el verano. Si vives en un lugar cálido o sueles pasar calor por la noche, olvídate de los colchones de espuma, látex o de material viscolástico, ya que guardan más el calor. En su lugar, la opción recomendada son los de muelles, que tienen una mejor ventilación.

Antes de comprar...

No dudes en probar el colchón antes de comprarlo y compararlo con las opciones que barajas hasta encontrar el más cómodo. La OCU recomienda sentarse, palparlo, tumbarse y probar diferentes posturas porque con se sueño hay que se exigentes.

Una buena forma de comprobar si la firmeza del colchón es la que mejor se adapta a nuestras necesidades es tumbarse boca arriba. De esta forma, si al pasar la mano por la zona lumbar detectamos que hay demasiada holgura, el colchón es muy rígido para nosotros, mientras que si la mano no pasa, es excesivamente blando.

También hay que tener en cuenta que si se trata de una cama de matrimonio donde duermen dos personas se puede optar por dos colchones unidos que se adapte a las necesidades particulares de cada uno.