Un estudio revela de dónde proviene el 40% de “todos los contagios a nivel mundial”

Entre los firmantes de la investigación publicada en ‘The Lancet’ está el experto español José Luis Jiménez

Varias personas protegidas con mascarillas por la ciudad de Valencia
Varias personas protegidas con mascarillas por la ciudad de ValenciaManuel BruqueEFE

La revista médica The Lancet ha publicado un artículo en el que seis expertos de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá sostienen que los aerosoles son la principal vía de transmisión de la Covid-19, contra el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que insiste en que el virus se transmite por “gotitas respiratorias entre personas que están en estrecho contacto”.

“Las pruebas que apoyan la transmisión por vía aérea son abrumadoras, y las que apoyan la transmisión por gotas grandes son casi inexistente. Es urgente que la OMS y otros organismos de salud pública adapten su descripción de la transmisión a las pruebas científicas para que la mitigación se centre en la reducción de la transmisión aérea”, detalla José Luis Jiménez, profesor de química de la Universidad de Colorado Boulder (EEUU) y uno de los firmantes del artículo.

El equipo de expertos, dirigido por Trish Greenhalgh, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), revisó las investigaciones publicadas e identificó 10 líneas de evidencia que apoyan el predominio de la vía aérea.

En primer lugar, apuntan a los eventos de superdifusión, como el brote del Coro de Skagit, en el que 53 personas se infectaron a partir de un único caso infectado. “Los estudios han confirmado que estos sucesos no pueden explicarse adecuadamente por el contacto cercano o por tocar superficies u objetos compartidos. Además, las tasas de transmisión del SARS-CoV-2 son mucho más altas en el interior que en el exterior, y la transmisión se reduce en gran medida con la ventilación interior”, explican.

La transmisión silenciosa

El equipo destacó la investigación que estima que la transmisión silenciosa (asintomática o presintomática) del SARS-CoV-2 de personas que no tosen o estornudan representa al menos el 40 por ciento de toda la transmisión. Esta transmisión silenciosa es una de las principales vías de propagación del Covid-19 en todo el mundo, “apoyando un modo de transmisión predominantemente aéreo”, según esta evaluación.

Los investigadores también citan trabajos que demostraban la transmisión a larga distancia del virus entre personas que se encontraban en habitaciones contiguas en hoteles; personas que nunca estuvieron en presencia de otras. Por el contrario, el equipo encontró pocas o ninguna prueba de que el virus se propague fácilmente a través de grandes gotas, que caen rápidamente por el aire y contaminan las superficies.

“Pudimos identificar e interpretar artículos muy complejos y especializados sobre la dinámica de los flujos de fluidos y el aislamiento de virus vivos. Aunque algunos documentos individuales se evaluaron como débiles, en general la base de pruebas de la transmisión por aire es amplia y sólida. No se debería retrasar más la aplicación de medidas en todo el mundo para proteger contra dicha transmisión”, argumenta Greenhalgh.