Bruselas propone que los vacunados no tengan que pasar pruebas PCR cuando viajen

Los menores que lo hagan con padres exentos de restricciones también estarán libres de cuarentena

Pasajeras de un vuelo procedente de Londres llegadas al aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández
Pasajeras de un vuelo procedente de Londres llegadas al aeropuerto de Alicante-Elche Miguel HernándezMORELLEFE

La Comisión Europea ha publicado una nueva batería de recomendaciones para que las medidas se tomen de cara coordinada después de que los países europeos hayan acordado un certificado común de vacunación para impulsar la movilidad de cara a la temporada turística. «Los europeos necesitan saber cuál es la situación antes de viajar, gastar dinero y reservar vacaciones», ha explicado el comisario de Justicia, Didier Reynders.

Bruselas aconseja a las capitales europeas que eximan de cuarentena y pruebas PCR a los viajeros vacunados o que hayan pasado la enfermedad en los últimos seis meses. A pesar de que el ritmo de vacunación avanza a buen ritmo en los Veintisiete, las capas de población más jóvenes todavía no han sido inmunizadas y serán las últimas en recibir el antídoto.

Como modo de no lastrar el turismo familiar, Bruselas propone que los menores queden libres de cuarentena si los padres con los que viajan están exentos de este periodo de aislamiento. Los menores de 6 años no deberán someterse a ningún test en todos los supuestos.

Además, el ejecutivo comunitario propone que las personas que hayan completado la inmunización –dos dosis en todos los sueros excepto el de Janssen– en los 14 días previos al desplazamientos no deban pasar por una prueba pcr o de antígenos. Bruselas también incluye dentro de este apartado a aquellos que hayan sufrido el coronavirus en los últimos seis meses y hayan sido inmunizados de manera parcial con una sola inyección, excepto en el caso de Janssen.

A pesar de estas recomendaciones, corresponde a cada Estado decidir si permite que los viajeros que hayan recibido una sola dosis sean tratados como si hubiesen completado la pauta.

En cuanto a los límites temporales de las pruebas, la Comisión Europea aconseja a los Estados que los test PCR se hayan realizado 72 horas antes del viaje y los de antígenos, en las 48 horas previas. El elevado precio de las pruebas PCR fue precisamente uno de los aspectos que más complicó el acuerdo sobre el certificado común de vacunación en las negociaciones entre las capitales y la Eurocámara. Al final, el Parlamento Europeo consiguió abaratar algo estas test, sobre todo para las personas que deban viajar con frecuencia por motivos laborales o familiares. Por eso, la Comisión Europea deja la puerta abierta a que cada país decida reconocer o no las pruebas de antígenos que son mucho más económicas (menos de 5 euros) y accesibles.

Asimismo, Bruselas propone un nuevo mapa actualizado de colores (según el número de contagios) con requisitos más flexibles, lo que resulta especialmente útil para los ciudadanos que no hayan recibido la vacuna y quieran desplazarse dentro del territorio europeo. Si un viajero proviene de una zona verde de baja incidencia no deberá sufrir ninguna restricción; en el caso de las zonas naranja tan sólo será necesaria una prueba PCR y en los lugares tintados de rojo tan sólo quedarán exentos de cuarentena si pasan una prueba de test negativa. En el caso del color rojo oscuro, pueden acabar sometidos al aislamiento y a una prueba pcr.

También ayer la Comisión dio su aprobación formal de la vacuna contra la Covid de Pfizer-BionTech para jóvenes de 12 a 15 años, siguiendo la recomendación científica que emitió el viernes pasado la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

La la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, recordó que son «los Estados miembros los que ahora pueden decidir expandir su vacunación a gente joven. Para poner fin a la crisis, cada dosis cuenta», agregó Stella Kyriakides.