Salud

Delta hace temer un paso atrás en la desescalada

Reino Unido retrasa el fin de las restricciones por el aumento de la variante india y en España empieza a expandirse. Los expertos apremian a poner las segundas dosis, como hace Madrid, para que no se convierta en dominante

Thumbnail

Cada vez se vislumbra más cerca el final de la pandemia. La incidencia acumulada, aunque lentamente, continúa su descenso y apenas sobrepasa los 100. Eso demuestra que la vacunación está haciendo efecto. Según el último informe del Ministerio de Sanidad, ya se han administrado 32,2 millones de vacunas, de forma que el 45% de la población tiene al menos la primera dosis y el 27% la pauta completa.

No obstante, la aparición de nuevas variantes podría trastocar el final de la pandemia y el regreso a la vida de antes. En Reino Unido, de hecho, ya está sucediendo. Boris Johnson anunció ayer que retrasa cuatro semanas la desescalada por la expansión de la variante Delta –la B.1.617.2, la que procede de India–. Y es que el viernes, las autoridades británicas notificaron 8.125 nuevos contagios, más del doble que la semana previa.Esta variante se es la responsable del 96% de los nuevos positivos y ha demostrado un 60% más transmisible.

En España, ya ha hecho saltar las alarmas en la Comunidad de Madrid. El viceconsejero de Salud, Antonio Zapatero, advirtió el fin de semana que en Madrid ya se está produciendo transmisión comunitaria y que, con toda probabilidad, se convertirá en la variante predominante en todo el país «en seis semanas». Zapatero puso el foco en que la variante procedente de la India está afectando especialmente a gente más joven y a aquellos que no han recibido ninguna dosis o no tienen la pauta completa. Ante esta situación se ha adelantado a la semana 11 la administración de la segunda dosis de AstraZeneca a las personas de 60 a 69 años.

La estrategia de apresurar las segundas dosis es de importancia capital para luchar contra las nuevas cepas. El estudio «Effectiveness of Covid-19 vaccines against the B.1.617.2 variant», en el que han participado el Instituto de Salud Pública de Reino Unido, muestra cuáles son los porcentajes de protección con los sueros de Pfizer y Astrazeneca frente a la B.1.617. Así, la primera presenta una eficacia del 87,9% cuando se tiene la pauta completa, y de 33,5% si solo se ha recibido la primera dosis. Los datos de Vaxzevria son similares cuando se ha recibido una sola dosis (33,2%), pero solo alcanzan el 60% cuando se está completamente inmunizado.

«No es preocupante»

Según el Ministerio de Sanidad, en España, la variante B.1.617.2 representa el 1% de los nuevos casos y, actualmente, no está considerada como una nueva variante de impacto para la salud pública. Sin embargo, Sanidad reconoce que «recientemente se han notificado cuatro agrupaciones de casos en una misma comunidad autónoma con 24, 2, 3 y 6 casos respectivamente (en el caso de esta última no se descarta detectar todavía nuevos casos). Dos de ellas se originaron a partir de casos importados y el brote con tres casos forma parte de un brote mayor, con más de 60 casos en cuatro comunidades».

Pese la clara expansión de Delta, ayer Fernando Simón, le quitó hierro, en lo que supone un nuevo rifirrafe con la Comunidad de Madrid. En rueda de prensa, negó que en la capital exista transmisión comunitaria de esta variante y que Barajas sea la única culpable de su entrada. Tampoco apluadió la estrategia del Gobierno de Ayuso de apremiar la puesta de las segundas dosis, pese a que está avalada científicamente. Reconoció que «es válida», pero no solo para luchar contra la Delta.

Aunque Simón le reste importancia, otras regiones, como Canarias y Cantabria también temen que esta variante se haga fuerte y obligue a frenar la desescalada.

¿ Y qué dicen los expertos?

Rafael Bengoa, exconsejero vasco y asesor internacional en materia sanitaria, advierte que nuestro país podría seguir la misma dirección que Reino Unido. «Reino Unido tiene una mayor cobertura de vacunación pero no ha conseguido contener el avance de Delta, lo cual es importante como lección para España». Bengoa considera que lo más preocupante es que el Gobierno «no exige cuarentena previa a los ingleses». «Lo lógico sería aplicar las mismas medidas que a los viajeros de la UE, incluso se podrían endurecer».

Discrepa Tomás Pumarola, Jefe de Servicio de Microbiología del Hopital Vall d’ Hebrón. Para él, la solución es aumentar el ritmo vacunación. Sobre si tendremos una quinta ola provocada por Delta, «eso va a depender de cómo vaya el ritmo de vacunación. La decisión de acelerar las segundas dosis a los mayores de 50 es muy acertada» y avanza que en el caso de que se produzca una quinta ola, se verá en las próximas semanas, ya que «es en la temporada estival cuando hay mayor interacción y se descuida más la protección. Y claro, será entre los jóvenes, que son los que no están vacunados».