La UE asume que Janssen no entregará todas las dosis prometidas para el segundo trimestre

Estaba previsto que llegaran 55 millones de sueros, aunque se desconoce cuál será la “cifra concreta” que podrá repartir la filial farmacéutica de Johnson & Johnson

Imagen de uno de los viales de la vacuna de Janssen
Imagen de uno de los viales de la vacuna de JanssenJUNTA DE ANDALUCÍA. JUNTA DE ANDALUCÍA.

La Comisión Europea ha reconocido hoy que la farmacéutica Jannsen no será capaz de distribuir a los países de la Unión Europea los 55 millones de dosis de su vacuna que estaban previstos que llegaran en el segundo trimestre del año. “Creemos que la compañía no estará en posición de entregar los 55 millones de dosis planeados para el final de este trimestre. Los Estados miembros han expresado su gran preocupación por este problema con las entregas”, ha asegurado en una rueda de prensa el portavoz de Salud del Ejecutivo comunitario, Stefan de Keersmaecker.

El portavoz, que no ha podido aclarar una “cifra concreta” sobre las dosis que podrá repartir la filial farmacéutica de Johnson & Johnson antes de que acabe junio, ha asegurado que tanto Bruselas como las capitales mantienen un “contrato estrecho” con Janssen para “analizar la situación”.

Según consta en la página web del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Janssen ha entregado a 15 días de que finalice el trimestre unos 12 millones de unidades de su vacuna monodosis a los países europeos de los 55 millones acordados entre abril y junio.

En cualquier caso, De Keersmaecker ha garantizado que las entregas confirmadas del resto de compañías permiten que la UE pueda cumplir su objetivo de haber vacunado al 70% de la población adulta europea antes de que acabe el verano.

Lote contaminado

El pasado viernes, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) emitió un comunicado en el que aclaraba que el lote de vacunas contaminadas de Janssen en una planta de producción en Estados Unidos no afectaba a las unidades que debían ser enviadas al mercado comunitario. Sin embargo, como medida de precaución y “para salvaguardar la calidad de las vacunas”, las autoridades sanitarias europeas recomendaron no distribuir las dosis que contienen la sustancia activa producida en la misma planta de producción en la que tuvo lugar la contaminación.