“Nos tienen secuestrados”

Ya son más de 800 los positivos vinculados al macrobrote de Mallorca y más de 600 permanecen aislados en el llamado hotel Covid. Muchos denuncian que ya tienen el resultado negativo de la PCR y no les dejan salir

La vacunación contra el coronavirus avanza a buen ritmo. El 51% de la población ya tiene al menos una dosis y el 33,5% la pauta completa. Pero urge abordar cuanto antes la inmunización de los más jóvenes. Según el último informe del Ministerio de Sanidad, el 9,3% de los que tienen entre 20 y 29 años ha completado la pauta y el 0,6% de los adolescentes entre los 12 y 19. La baja cobertura en este segmento de población, junto a la relajación de medidas, está provocando que los brotes entre estudiantes se van multiplicando por el país. De hecho, algunas comunidades temen un paso atrás en la desescalada. Lo ocurrido en Baleares, con un «macrobrote» de más de 800 jóvenes contagiados de nueve comunidades, ha hecho que algunas regiones estudien si dar un paso atrás.

Cataluña está dispuesta a cerrar las discotecas. La gerenta de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Carme Borrell, planteó ayer la posibilidad de dar marcha atrás en la desescalada en el ocio nocturno, «si no se pueden cumplir las medidas de seguridad». Borrell no ocultó la gravedad de la evolución epidémica en Barcelona, donde se han duplicado los contagios en una semana, debido especialmente a las fiestas de fin de curso. La gerente de la Agencia de Salud Pública admitió que «lo estamos siguiendo con preocupación, porque ha sido de locos». Agregó que «la investigación de contactos ha sido muy compleja, y una lástima que haya pasado ahora, cuando los institutos están cerrados». Galicia, por su parte, advierte de «brotes explosivos» e insiste en la recomiendación hecha por el Ministerio de Sanidad, de no viajar a las islas para los viajes de fin de curso por la gravedad de lo sucedido en Mallorca.

Este macrobrote ha dejado 44 positivos en Cataluña y 70 en Galicia. Pero también ha afectado a la Comunidad de Madrid, que ha contabilizado ya 410 casos; al País Vasco, con 126; Comunidad Valenciana (104), Murcia (20), Castilla-la Mancha (11) y Aragón (10). A estos positivos notificados por las comunidades, hay que sumar los 33 infectados en la isla de Mallorca notificados por el Govern balear entre estudiantes de diferentes comunidades.

Hay que tener en cuenta, asimismo, que 476 jóvenes andaluces se encuentran en estos momentos en aislamiento tras haber realizado viajes de fin de curso a Mallorca. Este viernes se les empezaron a practicar las pruebas y, de momento, se desconocen los resultados de los test. Marina Brigitte Baena Rubio, de 17 años, es una de ellas y está obligada a permanecer en el hotel pese a que ayer el resultado de su PCR fue negativa: «Nos tienen secuestrados», critica esta joven de Córdoba a este diario.

A los estudiantes que ya estçan cumpliendo cuarentena, con PCR positiva y negativa, ayer se suaron otros 175 que fueron trasladados al llamado hospital Covid de Palma de Mallorca y según confirmó ayer el Gobierno Balear harán allí el aislamiento.

Cabe recordar que la Ponencia de Alertas acordóque aquellas personas que estén o bien hayan participado en viajes de fin de curso a Mallorca sean considerados «contactos estrechos» tras los contagios detectados en las últimas horas.

El origen del macrobrote se sitúa en un concierto de reguetón en la Plaza de Toros de Pal,a y el gobierno regional ya ha abierto una investigación a los organizadores.

«Retención ilegal»

Los padres de los jóvenes que permanecen aislados en los hoteles sin poder regresar a sus domicilios han señalado a las empresas organizadoras de estos viajes como los principales responsables del brote, pero también han criticado a las autoridades baleares por el poco control. En este sentido una de las madres ha manifestado la mala gestión del Govern balear que, en su opinión, debería haber espaciado la llegada de alumnos ya que «todos han ido de golpe» porque «todos querían ir el día siguiente de terminar los exámenes». Cuenta que precisamente su hija señalaba el momento del desembarco como uno de los más peligrosos ya que el cansancio acumulado durante el viaje hizo que se relajasen «demasiado en cuanto a las normas que hay que tener de seguridad». Los padres de MarinaBrigitte Baena, que permenace aislada en una habitación del hotel Bellver pese a tener una PCR negativa, critican que se le está reteniendo ilegalmente. Un asunto que ya ha denunciado Vox

El partido de Santiago Abascal ha pedido además la comparecencia urgente de la presidenta del Govern, Francina Armengol, por «la retención ilegal de menores y la desastrosa gestión de los viajes de fin de curso». «Nos hallamos ante un caso gravísimo de retención ilegal de menores. Un menor que llega en patera a Mallorca tiene más garantías legales que un menor español que viene en un viaje organizado con una PCR negativa», dijo ayer Jorge Campos, líder balear de Vox. Según Campos, muchos jóvenes fueron trasladados al hotel covid «sin permiso de sus padres».

“No sabemos hasta cuándo nos van a retener”

Marina Brigittee Baena Rubio, es una de las estudiantes que permanece aislada en el Hotel Palma Bellver en Mallorca. Esta chica de 17 años, que cursa sus estudios en el Instituto Luis de Góngora, de Córdoba, llegó a Mallorca el día 22 para celebrar el fin de curso. Lo hizo con 30 amigos y fue un viaje organizado por la empresa Tu fin de Curso, de Sevilla. «Hicimos lo que se suele hacer, actividades acuáticas, mucha playa, y cuando teníamos ratos libres o nos quedábamos en el hotel o salíamos un rato», cuenta Marina a LA RAZÓN. El día 25 le llamaron los rastreadores de Salud Pública de Córdoba «para decirme que a la vuelta tenía que hacerme PCR y guardar cuarentena unos días porque era el protocólo al regresar de sitios con alta incidencia». Ese mismo día a las diez de la noche «se presentaron varios coches de policía y una ambulancia en mi hotel para decirnos a todo mi grupo que teníamos 10 minutos para recoger nuestras cosas y trasladarnos al hotel Covid, el de Palma Bellver, yq ue si nos negábamos habría multa».

Ella lo hizo junto con todos sus amigos y desde entonves permanece allí. «El sábado me hicieron PCR y este domingo me han dicho que es negativo, pero los policías todavía no me dejan salir de aquí, no sabemos hasta cuándo nos van a retener aquí», comenta Marina en una entrevista telefónica.