Sanidad evalúa límites al ocio nocturno tras indultar la mascarilla

Debate con las regiones un paso atrás en la desescalada, mientras algunas plantean cerrar discotecas y las playas por la noche

Las discotecas están de nuevo en el punto de mira. Sanidad evalúa cerrarlas de nuevo ante el incremento imparable de contagios, sobre todo entre los más jóvenes. La incidencia acumulada a 14 días ha crecido un 154% en la última semana entre los veinteañeros hasta situarse en los 717 casos por cada 100.000 habitantes, y en los adolescentes de 12 a 19 años un 140%, hasta los 652.

La curva escala en una pendiente vertical en los grupos que no han comenzado la vacunación o tienen todavía coberturas muy bajas. Eso ha impactado irremediablemente en la incidencia media, que ya se encuentra en los 225 por 100.000 habitantes, muy cercana al umbral de máximo riesgo que el propio semáforo de Sanidad fija en los 250.

Para «mitigar el aumento exponencial de casos que está ocurriendo en España», el lunes, los técnicos de Salud Pública del Ministerio sacaron a la palestra en la Ponencia de Alertas la posibilidad de dar un paso atrás en la desescalada. No solo se habló de limitar el ocio nocturno, sino también de la idoneidad de reducir el horario de espacios interiores de los establecimientos en los que no se puedan garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención, así como de suprimir la celebración de los eventos multitudinarios si no se pueden garantizar la seguridad.

Al menos seis comunidades ya han tomado medidas en este sentido y ayer se pusieron en común en la Comisión de Salud Pública. No obstante, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, no tiene previsto llevar este asunto al Consejo Interterritorial de hoy y no lo ha incluido como tal en el orden del día. Precisamente hoy se cumplen 12 días desde que el Interterritorial decidió indultar las mascarillas al aire libre.

La situación de este verano, con la quinta ola en ciernes, recuerda a la del anterior cuando el entonces ministro, Salvador Illa, aprobó la DAC del 14 de agosto para cerrar las discotecas, Esta DAC estuvo vigente hasta el fin del estado del alarma, pero su sucesora, Darias, no estaba dispuesta a abrir del todo el grifo.

A principios de junio planteó a las comunidades que estos locales estuvieran abiertos como mucho hasta las 2 de la madrugada. Los gobiernos regionales se negaron en tromba, también socialistas, y tras muchas propuestas flexibilizadas, Darias tuvo que enterrar el hacha de guerra y permitir que cada región regulara el ocio nocturno según su criterio.

Ahora, algunas como Cataluña, con la incidencia disparada a 492, la más alta del país ( y de 1.700 en jóvenes), ya han anunciado el cierre del sector a partir de este viernes excepto aquellos locales que cuenten con espacios al aire libre. Por su parte, Cantabria, con una tasa de contagios en jóvenes que supera los 1.500, ha decidido limitar a la medianoche la apertura de los pubs. Galicia, que todavía no está tan afectada, exige a los clientes sus datos para tener los contactos en caso de que se produzca algún positivo. También estudia cerrar playas y parques a medianoche. Navarra, Castilla-La Mancha y Extremadura también han decidido limitar el horario de sus discotecas.

Los técnicos de la Comisión de Salud Pública están valorando medidas que obliguen en la práctica a limitar la movilidad nocturna. Castilla y León está dispuesta a dar un paso más y pedirá hoy en el pleno del Interterritorial volver a instaurar el toque de queda en todo el país de una a seis de la mañana.

Desde Moncloa niegan esta posibilidad. No quieren asumir el coste de un nuevo toque de queda y quieren que sean las comunidades las que lo soliciten.

De hecho, el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, primero y después el presidente Pedro Sánchez desmintieron esta posibilidad. Según Sánchez «no es necesario aprobar nada más de lo que está acordado por Sanidad y las comunidades», recordando que las regiones «pueden dar una serie de respuestas en el Interterritorial».