Volcanes en España: ¿Dónde están? ¿Cuáles están activos?

Existen diferentes áreas volcánicas, tanto en Canarias como en la Península Ibérica, aunque la principal actividad volcánica se registra en las islas

Imagen de la erupción volcánica en Cumbre Vieja, La Palma
Imagen de la erupción volcánica en Cumbre Vieja, La PalmaBORJA SUAREZREUTERS

50 años han pasado desde que se produjera en España una erupción volcánica en la superficie. Ocurrió también en la isla de La Palma, concretamente en Teneguía, a unos kilómetros al sur de Cumbre Vieja, el volcán que en estos momentos expulsa lava hacía el exterior. Entre medias, en 2011, erupcionó un volcán submarino en El Hierro, el 1803-02, que expulsó lava en el mar a unos 400 metros de profundidad.

Las Islas Canarias representa el territorio nacional con mayor actividad volcánica, siendo también la única región de nuestro país con volcanes activos (un volcán se puede considerar activo si en la actualidad está en erupción o muestra signos de actividad, tales como terremotos o una emisión significativa de gas, o ha dado una erupción durante el periodo de Holoceno).

Por islas, La Palma, Tenerife, Lanzarote y El Hierro han tenido erupciones en los últimos siglos y son objeto de estudio y monitorización continua por parte de los vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Asimismo, Fuerteventura y Gran Canaria hace más tiempo que no han tenido erupciones, por lo que el riesgo es menor. Por último, en La Gomera, la actividad volcánica puede considerarse extinta

Según explica el IGN, el vulcanismo en Canarias se debe a la formación de un punto caliente en el interior de una placa oceánica, situada en el contacto con el continente africano. Además, el magmatismo en las islas es de carácter alcalino, lo que ha dado lugar a la formación de siete islas, cuatro islotes y seis roques.

Áreas volcánicas en la Península Ibérica

En la Península Ibérica existen varias áreas volcánicas repartidas por todo el territorio peninsular, aunque todas ellas están inactivas. El origen de este vulcanismo está relacionado con la colisión entre las placas africana y euroasiática. Concretamente, las zonas volcánicas de la Península Ibérica son: La Garrotxa (Girona), Cabo de Gata (Almería), Cofrentes (Valencia), Islas Columbretes (Castellón) y Campos de Calatrava (Ciudad Real).

Según explica el IGN, el magmatismo de la zona de La Garrontxa es de “carácter basáltico alcalino y está asociado a la última etapa distensiva que se produce en el ámbito mediterráneo”. En el área de Campo de Calatrava, el vulcanismo se debe a los “fenómenos de descompresión y formación de fosas tectónicas que caracterizan las últimas etapas cenozoicas”.

Además, el sureste de la Península Ibérica “está jalonado por afloramientos volcánicos neógenos que se extienden desde las Islas Columbretes a la de Alborán, aunque tienen su mayor representación en la franja costera situada entre el cabo de Gata y el Mar Menor, prolongándose hacia el interior en la región murciana”. Por su parte, se trata de un magmatismo de tipo calcoalcalino.