Anisakis: qué es, cómo evitarlo y tratamiento

Este parásito de apenas dos centímetros es frecuente en pescados como la merluza o el atún

Ocho piezas de maki , nigiri o sashimi a base de salmón o anguila es la combinación más segura de sushi para poblaciones adultas y adolescentes
Ocho piezas de maki , nigiri o sashimi a base de salmón o anguila es la combinación más segura de sushi para poblaciones adultas y adolescentes FOTO: URV

El sushi se ha convertido en un manjar fuera de las fronteras de Japón. El país que creó este tipo de comida que combina arroz con otros alimentos, especialmente el pescado crudo, ha visto como el resto del mundo enloquece con su plato.

Esta expansión ha provocado un aumento exponencial de restaurantes que ofrecen este alimento en las ciudades de nuestro país. Por ello, cada vez existen más amantes de el sushi y la comida oriental que va alcanzando poco a poco otros mercados.

Ante este cambio de paradigma en el mercado culinario una enfermedad se dio a conocer por consumir este tipo de comida si no estaba tratado de forma correcta, la Anisakiasis.

¿Qué es el Anisakis?

Se trata de un parásito que se encuentra habitualmente tanto en el pescado como los cefalópodos (calamares, pulpo, sepia...) y que provoca alteraciones digestivas. Estas, llamadas Anisakiasis, pueden causar graves daños y dolores muy fuertes. Otro de sus efectos son las reacciones alérgicas que si existe riesgo también pueden convertirse en graves para el organismo.

Todo ello provocado por un parásito de apenas dos centímetros que pone sus larvas en pescado y marisco infectándolos. Estas se posan en los tubos digestivos de los animales que, al ser ingeridos por humanos, puede llevar a infectar al que lo come.

¿Cómo evitarlo?

Para no correr el riesgo de contagiarnos con el parásito y poder sufrir las consecuencias que este acarrea existen varios métodos. El primero de todos y más conocido es tratar el producto que vamos a comer ya sea mediante la cocción o congelación.

En el primer caso hará falta alcanzar los 60 grados durante un minuto como mínimo en toda la pieza, esto provocará que se destruya el parásito y evitar complicaciones. Esto sirve tanto para pescado como crustáceos donde el parásito puede estar presente.

Pero si se opta por comer el alimento crudo la forma de evitarlo cambia. En este caso deberemos congelar la pieza a menos de 20 grados y mantener el producto, mínimo, cinco días. Cabe destacar que esto solo se consigue en frigoríficos de tres estrellas o más, si esto no ocurre debe comprarlo ya congelado.

Es muy importante conocer aquellos productos que por seguridad alimentaria deben congelarse: boquerones en vinagre u otros pescados en escabeche, pescado marinado como ceviche, sushi, huevas de pescado crudas, arenques y pescados marinos ahumados en frío. Todos ellos deben seguir el proceso descrito anteriormente para matar al parásito.

Hay otros que no son necesarios congelar como por ejemplo las ostras, mejillones o almejas, los pescados en aguas continentales (ríos, lagos, pantanos...) y piscifactorías de aguadulce, las semiconservas como las de anchoas y los pescados desecados salados de manera tradicional, como el bacalao entran en esta categoría segura.

Tratamiento de la enfermedad

Tanto si se han seguido los pasos de la forma no adecuada o se ha acudido a algún lugar a comer que no cumpliese la normativa pueden aparecer casos de infección. Ante ello es recomendable asistir a un médico y seguir sus recomendaciones que en muchos casos suelen centrarse en medicación.

El tratamiento por sintomatología más común de antibióticos. Estos ayudan a parar tanto las molestias e irritaciones intestinales. Otros como los antihistamínicos y corticoides tambuien suelen usarse para los síntomas alérgicos llegando a poder usarse adrenalina en aquellos casos más graves.