Verano

El color de tu ropa es clave para ahuyentar a los mosquitos

Las hembras en busca de sangre vuela hacia colores específicos, según un estudio publicado en Nature Communications

El calor y los mosquitos son dos conceptos que van de la mano. Las altas temperaturas hacen que proliferen estos insectos que pueden resultar realmente molestos por sus picaduras. Existen más de 3.500 especies de mosquitos y unas 200 se alimentan de sangre humana. No obstante, no todos somos igual de susceptibles al ataque de los mosquitos.

Diversos estudios científicos han demostrado que existen diversos factores que pueden hacer que recibamos más o menos picaduras, como el grupo sanguíneo, la temperatura corporal y el aliento de la persona. Sin embargo, una nueva investigación publicada en febrero en la revista científica Nature Communications, demostró que estos pequeños animales también se sienten atraídos por paletas de colores.

El estudio, dirigido por científicos de la Universidad de Washington, descubrió que los ojos de los mosquitos juegan un rol importante a la hora de seleccionar a sus víctimas. Los investigadores explican que los mosquitos se ven atraídos por el olor a dióxido de carbono que emite nuestro aliento, Este olor les prepara para la búsqueda de comida.

Para el experimento, el equipo utilizó una cámara de prueba para rastrear las respuestas de los mosquitos hembra de la especie común Aedes aegypti a señales visuales y olfativas.

Los resultados mostraron que después de detectar el CO2 que exhala el ser humano al respirar, recurren a los ojos para buscar patrones visuales y colores específicos que asocian con los huéspedes potenciales.

“El olor le dice que hay algo por ahí, pero acaba localizándolo con la visión”, explicó el neurobiólogo de la Universidad de Washington Jeff Riffell, autor principal del estudio.

Probaron cómo respondían los insectos a los puntos de diferentes colores, con o sin una rociada de CO2. Tras analizar 1,3 millones de trayectorias de vuelo, descubrieron que los mosquitos volaban hacia un punto si era rojo, naranja, negro o cian, y pasaban de largo de los verdes y los azules, aunque solo en presencia de CO2. Sin el gas, los insectos ignoraban los puntos, sin importar de qué color fueran.

“Cuando huelen compuestos específicos, como el CO2 de nuestro aliento, ese olor estimula sus ojos para buscar colores específicos y otros patrones visuales, que están asociados con un huésped potencial, y se dirigen a ellos”, indica Jeff Riffell. Los científicos explican que los mosquitos se sienten especialmente atraídos hacia los tonos rojos y naranjas, ya que la piel humana, independientemente de la pigmentación general, emite una fuerte “señal” de color rojo anaranjado a los ojos de estos insectos.

“Saber qué colores atraen a los mosquitos hambrientos y cuáles no, puede ayudar a diseñar mejores repelentes, trampas y otros métodos para mantener a raya a los mosquitos”, concluyen los autores del estudio.