¿Puede España sufrir un tsunami “catastrófico” en las costas mediterráneas?

Un informe de la UNESCO alerta de que el mar podría sufrir este fenómeno en los próximos 30 años

En las arenas del Cabo de Trafalgar están las piedras que llegaron con el tsunami de 1755
En las arenas del Cabo de Trafalgar están las piedras que llegaron con el tsunami de 1755 FOTO: La Razón La Razón

La naturaleza puede ser maravillosa con sus manifestaciones aunque en ocasiones es también la causa de fatídicos momentos para los humanos. Así, desde que las empezamos a asentarnos en distintos enclaves dejando atrás la vida nómada muchos han sido los fenómenos catastróficos que han asolado distintas sociedades.

Cabe destacar al mismo tiempo que los humanos también hemos provocado algunos de estos fenómenos aunque en el caso que expondremos a continuación es la propia naturaleza quien manda. Dentro de estos hechos el tsunami se ha convertido en uno de los más temidos en distintos puntos del mundo debido a sus efectos catastróficos.

Algunos países como Japón o Chile han sufrido en las útlimas décadas este fenómeno con situaciones límite incluso para aquellos que conseguían sobrevivir. Pese a que siempre se ha relacionado el tsunami con los océanos y, por ejemplo, el Mediterráneo se ve como un mar calmado esto podria no ser así.

Según distintas estadísticas recogidas por la Unesco existen indicios “muy altos” que comprometerían las costas mediterráneas en los próximos treinta años. Así, las probabilidades de que haya un tsunami e en el mar Mediterráneo, incluso, con olas de más de un metro de altura y setecientos de fondo cuyas consecuencias podrían llegar a ser “catastróficas”.

Durante una conferencia de prensa sobre el sistema mundial de alerta contra maremotos “Tsunami Ready”, el Secretario de la Comisión Oceanográfica (COI) de Unesco, Vladimir Ryabinin, aclaró que pese a “no haber un 100 % de probabilidades de que suceda” las probabilidades son muy altas. Por este motivo alertó además que los países costeros deben estar preparados para ello.

Actualmente, hay 40 zonas costeras de 21 países que cuentan con el reconocimiento de la Unesco de estar preparadas para sufrir un tsunami. Así, la iniciativa “Tsunami Ready” busca que las todas estas comunidades costeras puedan estar preparadas ante este tipo de fenómenos en cualquier región del mundo. En el caso de la zona mediterránea, los expertos alertan de la subestimación del riesgo de tsunami por parte de las autoridades y que, por tanto, estas poblaciones no están muy sensibilizadas.

Este proyecto, financiado por la UE, comenzó a ponerse en marcha en la isla griega de Kos en 2020, tras el pequeño tsunami sufrido en 2017. Ahora, la Unesco se suma a la UE y quiere llevar esta iniciativa de formación y protección a todas las comunidades costeras del mundo.

“El objetivo es tener al 100 % de las zonas costeras preparadas para vivir un tsunami. Muchas de ellas son zonas vulnerables y deben estar preparadas cuando se enfrenten esta amenaza”, explicó el especialista del programa sobre tsunamis de la COI-UNESCO, Bernardo Aliaga.

Así las cosas, para poder preparar los programas de formación de las distintas poblaciones para asumir un tsunami se deben tener en cuenta una serie de criterios que evalúan los riesgos en cada zona. Entre ellos, por ejemplo, se destaca el nivel socio-económico de las comunidades, la composición del terreno o la vegetación.

Además, los especialistas han incidido en la gran importancia de que haya una buena coordinación entre las comunidades de investigación junto con las instituciones, cuerpos de seguridad y emergencias para dar una respuesta eficaz ante un tsunami.

Cabe recordar que el 70 % de estos fenómenos se producen por movimientos sísmicos, el 20 % se deben a la actividad volcánica y el 10 % restante se deben a fenómenos meteorológicos, según los datos aportados por la Unesco.

En ese sentido, pese a no dar datos de probabilidades específicos por regiones cabe destacar que España podría verse afectada. Gran parte de la costa del país se encuentra bañada por las aguas del Mediterráneo que junto a las Islas Baleares podrían sufrir uno de esto tsunamis de “alta” probabilidad expuestos por la Unesco.