Esta ilusión óptica te dirá si eres la mejor persona para dar consejos

Este “juego” puede decirnos mucho acerca de nosotros mismos y de cómo funciona nuestro cerebro a la hora de interpretar el mundo que tiene delante de él

Esta ilusión óptica es capaz de decirte si piensas con el lado derecho o con el izquierdo
Esta ilusión óptica es capaz de decirte si piensas con el lado derecho o con el izquierdo FOTO: La Razón (Custom Credit)

Mucha gente se siente profundamente atraída hacia las ilusiones ópticas, que juegan con la percepción y con los propios atajos que utiliza nuestro cerebro. Sin embargo, estas imágenes son algo más que una divertida forma de pasar el rato. Desde la psicología nos dicen que nuestra reacción ante estas imágenes engañosas, puede decirnos mucho acerca de nosotros mismos y de cómo funciona nuestro cerebro a la hora de interpretar el mundo que tiene delante de él.

El cerebro de un ser humano típico procesa alrededor de 6.000 pensamientos cada día; por lo que tiene que encontrar mecanismos para filtrar la información relevante
El cerebro de un ser humano típico procesa alrededor de 6.000 pensamientos cada día; por lo que tiene que encontrar mecanismos para filtrar la información relevante FOTO: Platón Ilustración

Esto sucede porque un cerebro humano típico procesa alrededor de 6.200 pensamientos cada día. Si hacemos el cálculo, rápidamente deduciremos que cada 14 segundos -aproximadamente- se nos pasa una nueva idea por la cabeza. Es decir, es un volumen de información enorme que procesar. Y cómo es lógico, para manejarla, el cerebro tiene que filtrar de alguna manera aquellos datos que son relevantes para él... y desechar aquellos que no lo son tanto.

Y como cada persona es un mundo, los criterios que hacen de tamiz en el cerebro de cada persona son muy diferentes. Por eso, cuando nos enfrentamos a una ilusión óptica en la que existe una maraña de información y en la que es difícil discernir cualquier cosa con claridad, lo que estamos haciendo es colocar a nuestro cerebro en el reto de elegir qué imagen priorizar. O dicho de otra forma, la primera imagen que ves tiene mucho que decir sobre quién eres y sobre tu personalidad.

¿Soy la mejor opción para dar consejos?

Es lo que ocurre con esta ilusión óptica, que puede decirnos si somos el tipo de persona adecuada para aconsejar a los demás. Lo curioso de la imagen, es que es capaz de dividir a las personas en dos categorías: aquellas en las que el hemisferio derecho es el predominante y aquellas en las que lo es el izquierdo. Y eso es algo que tiene mucha influencia a la hora de dar consejos a los demás. Porque -en esencia- lo que estamos haciendo cuando aconsejamos a alguien, es tratar de encontrar una solución a un problema concreto.

Si quiere conocer si usted entra dentro de la primera o de la segunda categoría, observe esta imagen y quédese con la primera silueta que sea capaz de identificar:

¿Es un saxofonista o el rostro de una mujer?
¿Es un saxofonista o el rostro de una mujer? FOTO: La Razón (Custom Credit)

Al observar esta imagen, algunas personas habrán identificado primero la figura de un saxofonista con una nariz anormalmente grande, y otros se fijarán más en el rostro de una mujer. En el primero de los casos, es decir, si te llama más la atención el saxofonista, significa que el hemisferio izquierdo de tu cerebro tiene más peso a la hora de tomar decisiones y resolver un problema. Mientras que si es la cara de la mujer lo que más te ha llamado la atención, el hemisferio derecho de tu cerebro es el que se encargará de esto.

Las personas con el cerebro izquierdo son más analíticas y menos intuitivas que aquellas con el cerebro derecho, que destacan por ser más perceptivas y más creativas. Por este motivo, si has identificado primero al saxofonista y -por lo tanto- tienes un cerebro izquierdo, significará que darás consejos más racionales y meditados... orientados más a la solución del problema. Mientras que, si ha sido el rostro de la mujer lo que has identificado y -por lo tanto- tienes un cerebro derecho, significará que cuando alguien te pida ayuda, tenderás a utilizar la empatía y la inteligencia emocional para darle apoyo... y no tanto en darle una solución lógica al problema.

En rigor, no se puede decir que una opción u otra sea la mejor. Porque cuando una persona recurre a nosotros en busca de consejos no sólo necesitará una solución a su problema, sino que también necesitará comprensión y apoyo. Sin embargo, este sencillo test nos puede decir si debemos trabajar más en una u otra cosa, para poder estar ahí para nuestros seres queridos y dar lo mejor de nosotros mismos.