Temor a que la UE equipare el vino con el tabaco en el riesgo de contraer cáncer

El sector pide que se valore la ingesta moderada como un pilar de la dieta mediterránea

La Ruta del Vino Ribera del Duero ha sido la segunda más visitada de España en 2021 con 197.145 turistas, una recuperación que supera en un cien por cien los logrados en 2020, el año de la pandemia.
La Ruta del Vino Ribera del Duero ha sido la segunda más visitada de España en 2021 con 197.145 turistas, una recuperación que supera en un cien por cien los logrados en 2020, el año de la pandemia. FOTO: Paco Santamaria EFE

Las denominaciones de origen vitivinícolas españolas se están movilizando para que Bruselas no equipare el consumo moderado del vino con el tabaco y el riesgo de contraer cáncer. En el mes de febrero, el Parlamento Europeo descartó, en una resolución de carácter no vinculante, que las botellas de vino comercializadas en la UE llevasen una etiqueta en la que se advirtiera de que su consumo conlleva el riesgo de desarrollar esta enfermedad, tal y como sucede ahora con el tabaco y el “Fumar mata”. Finalmente, el texto inicial fue dulcificado para diferenciar la ingesta de alcohol abusiva de la moderada. Fue la eurodiputada del Partido Popular, Dolors Montserrat la que lideró la redacción de cuatro enmiendas que acabaron recibiendo el apoyo mayoritario de la Cámara. Los socialistas españoles y los eurodiputados de Ciudadanos también votaron a favor de estos cambios en el texto.

A pesar de esta victoria, la eurodiputada del Partido Popular ha alertado esta semana de que la taskforce para la lucha contra el cáncer – el grupo de expertos que asesora a la Comisión Europea- está presionando para incluir una vez más esta propuesta en la revisión del reglamento Información de Comida para los Consumidores (FIC por sus siglas en inglés) a través de lo que se conoce como un acto delegado que deberá posteriormente ser aprobado tanto por las capitales europeas como por la Eurocámara. Según Montserrat, se espera que la nueva propuesta para establecer que el vino es un alimento cancerígeno sea redactada a finales de este año. Para la eurodiputada española, resulta de especial inquietud la conocida como declaración de Oslo, un documento pactado entre diferentes asociaciones contra el alcohol tras la conferencia celebrada el pasado 17 de junio y que no diferencia el consumo de vino ligado a la dieta mediterránea de la ingesta abusiva. Actualmente los Veintisiete exportan el equivalente a 14.000 millones de euros anuales a países terceros, lo que convierte al vino en el producto agroalimentario más comercializado en el exterior.

Con el objetivo de evitar que esto acabe sucediendo, Montserrat y el eurodiputado también del Partido Popular Juan Ignacio Zoido han invitado esta semana a una reunión en la capital comunitaria a los principales representantes del sector entre los que se encontraban las denominaciones de origen de Rioja, Ribera del Duero, Jerez, Somontano, Madrid, Valencia, Rias Baixas, La Mancha y del Cava, y la Federación Española del Vino.

“El sector del vino es una prioridad para el PP, pues significa empleos de calidad, productos excelentes, dinamismo en el mundo rural e innovación agroalimentaria. Lamentamos que no sea una prioridad para el Gobierno de Sánchez, pues es su deber defender a los sectores productivos de España. Nosotros seguiremos velando en Bruselas por los intereses del sector, que son los de los ciudadanos, especialmente para evitar advertencias sanitarias similares a las del tabaco. El consumo moderado de vino, cava o cerveza forma parte de nuestro modo de vida y de nuestra saludable dieta mediterránea y no se puede criminalizar”, declaró Montserrat

Los partidarios de equiparar el alcohol y el tabaco se basan en un estudio realizado en 2018 por The Lancet- financiado por la fundación de Bill& Melinda Gates y avalado por la Organización Mundial de la Salud que afirma la ausencia de un nivel seguro de consumo de alcohol cuando se trata de la prevención del cáncer y subraya la necesidad de tener esto en cuenta al diseñar y poner en marcha las políticas de prevención. Unos párrafos que desmontan el valor del vino como pilar de la dieta mediterránea y la recomendación de que una copa al día puede ser incluso beneficiosa para la salud y prevenir infartos.

Según este estudio de The Lancet, con datos recabados en 195 países en 2016, tomar alcohol fue el principal motivo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años y supone la décima parte de todas las muertes en este grupo de edad. Aunque los investigadores sí reconocen que beber moderadamente puede proteger ligeramente frente algunas cardiopatías, también advierten de que los riesgos de desarrollar cáncer, lesiones y otras enfermedades asociadas superan ampliamente esos posibles beneficios.

Según el sector del vino español, el estudio realizado por al revista The Lancet ha sido criticado por la propia comunidad científica debido a sus fallos de metodología y análisis. Para José Luis Benitez, director General de la Federación Española del Vino, es necesario diferenciar la ingesta moderada presente en los países del sur de Europa de los problemas de alcoholismo que sufren los países del norte de Europa y que han llevado a legislaciones muy restrictivas como la promulgada en Irlanda. En esta reunión celebrada en Bruselas, Benitez calificó como “talibalismo” que la declaración de Oslo promueva la no “interferencia” del sector en la toma de decisiones de los poderes públicos.

Por su parte, Zoido ha puesto en valor la importancia del sector vitivinícola en cuanto a su sostenibilidad medioambiental y su papel para combatir la despoblación: “Algunos desde Europa están tratando de criminalizar el vino, sin tener en cuenta los enormes beneficios que supone su producción a nivel económico, social y también medioambiental, con un papel clave en la absorción de carbono”. Asimismo, ha subrayado las enormes dificultades que ya está atravesando el sector por la inflación y la falta de suministros, por lo que “no podemos permitir ponerle más palos en las ruedas a los agricultores y productores de vino, tan importantes en la España rural que hemos de defender”.