La sombra de la polio: de vuelta en los países ricos

La reaparición de este virus en aguas residuales de Estados Unidos, Reino Unido e Israel pone a prueba la efectividad de la vacunación

Cronología de la polio
Cronología de la polio FOTO: M. Roselló

Solo en este año 2022 ha habido brotes de gripe aviar, cólera, fiebre amarilla, polio, dengue, sarampión, ébola, viruela del mono, hepatitis aguda infantil, además del omnipresente SARS-CoV-2. Cada uno en su medida han suscitado la preocupación a nivel internacional, y han tenido sus causas y consecuencias.

Los contagios de sarampión han aumentado hasta un 80% en todo el mundo a lo largo de este año, algo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la agencia de la ONU para la Infancia (Unicef) han atribuido, sobre todo, a la interrupción de las campañas de vacunación infantil por la pandemia de covid, especialmente en países pobres, como Zimbawe.

Las vacunaciones contra el tifus y la polio también se han visto alteradas estos últimos dos años, por lo que las dos agencias de la ONU también temían que, tras la covid, se dieran brotes –e incluso epidemias– de estas otras infecciones, que son totalmente prevenibles con la vacuna.

Guerras y conspiraciones

La historia de la poliomielitis, en concreto, parecía hasta la fecha un caso ejemplar de éxito de la ciencia. A principios de este año, los expertos en salud mundial estaban entusiasmados: la erradicación de este enemigo centenario que ha paralizado a legiones de niños en todo el mundo parecía estar muy cerca.

Solo dos países no habían logrado erradicar el poliovirus salvaje: Pakistán y Afganistán. Por razones tan diversas como el fanatismo religioso, la despreocupación política, la falta de acceso a servicios sanitarios –especialmente en las poblaciones de montaña dominadas por los talibanes– e incluso una que parece sacada del guion de una película de Hollywood, pero que es real.

Se trata de la desconfianza en las vacunas que provocó una falsa campaña de vacunación contra la hepatitis B que tuvo lugar en 2011. Esta campaña fue organizada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como una tapadera para intentar localizar al entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden. Un médico local colaboró con los servicios de inteligencia de Estados Unidos para, mientras vacunaba, adquirir muestras de ADN de niños de Abbottabad, Pakistán, donde se sospechaba que se podía ocultar el lider talibán. La idea era detectar a familiares cercanos al terrorista –tenían como referencia el ADN de su hermana fallecida un año antes en EE. UU.– y así confirmar que se encontraba escondido en esa zona.

Esta estrategia de la CIA fue desvelada por «The Guardian» meses después. Varios líderes religiosos emitieron edictos en los que relacionaban las campañas de vacunación con actividades encubiertas de los americanos, y se sembró el germen para el fracaso de cualquier intento futuro de inmunizar a la población frente a diversos patógenos.

La reaparición

Volviendo a 2022, Pakistán no había registrado casos en más de un año, y Afganistán solo había notificado cuatro. Pero la erradicación completa es un objetivo muy complicado en un mundo con tantas desigualdades en el acceso a la sanidad y la vacunación. La covid nos ha refrescado la memoria con respecto a una máxima que funciona igual para todos los patógenos: el virus debe desaparecer de todas las partes del mundo, independientemente de las guerras, el desinterés político, los déficits de financiación y las teorías de la conspiración– véase antivacunas y demás negacionistas–.

«El hecho de que el virus asome en un solo país puede hacer que se tambalee un esfuerzo titánico de décadas», señala Rafael Bengoa, ex director del Servicio de Salud de la OMS. Y esto es lo que ha pasado en 2022. En febrero, Malawi anunció su primer caso en 30 años, una niña de 3 años que quedó paralizada tras infectarse con un virus que parecía proceder de Pakistán. El propio Pakistán informó sobre 14 casos.

En marzo, Israel notificó su primer caso desde 1988. En junio, las autoridades británicas declararon un «incidente de preocupación nacional» al descubrir el virus en las aguas residuales. Cuando, en agosto, la ciudad de Nueva York detectó la presencia de un poliovirus con el potencial de causar parálisis también en las aguas residuales, el mundo se puso en alerta.

“Con la polio, simplemente. no podemos dejar las cosas al azar” señaló la responsable del departamento de Salud de Nueva York, Mary Bassett, en un comunicado. “Por cada caso de polio con parálisis que se observe, pueden existir cientos de personas infectadas”, agregó. Las razones por las que el virus de la polio salvaje ha podido llegar a estos países están bastante claras. “Los virus también viajan en avión, como las personas. Una persona proveniente de un país endémico que no está inmunizada, o que lo está con la vacuna oral (que contiene el patógeno atenuado y que provoca reversión en 1 de cada 60.000 casos) puede llevarlo a otro país y provocar que se produzca un brote entre población que no esté vacunada”, señala Estanislao Nistal, virólogo y profesor de inmunología clínica de la Universidad San Pablo-CEU, de Madrid.

Cronología de la polio
Cronología de la polio FOTO: M. Roselló

En este punto, es necesario hacer unas aclaraciones sobre el virus de la polio. Se trata de un patógeno que accede al organismo por la vía gástrica, es muy resistente y existen tres serotipos (polio tipo 1, tipo 2 y tipo 3). Existen dos tipos de vacuna que actúan frente a todos los serotipos: la que contiene el virus inactivado, cuya administración es intramuscular (también llamada vacuna de SALK, dado que fue desarrollada por el Salk Institute de La Joya, en California) y que se ha usado en los países donde la patología está erradicada, y la vacuna oral (OPV, por sus siglas en inglés) o vacuna Sabin (en honor al investigador ruso que la desarrolló en los años 50), que contiene estos virus en una forma viva pero debilitada, se administra por medio de gotas en la boca y que se ha administrado fundamentalmente en países donde es endémica y/o tiene riesgo de serlo.

Aunque los datos oficiales en Estados Unidos apuntan a que un 93% de los bebés han sido inoculados con al menos tres dosis de la vacuna contra la polio, la realidad es distinta. “Hay mucha población latina y afroamericana que no tiene acceso a la vacunación. Por eso es peligroso. La clave para que esto no suceda es que tengamos una cobertura total en la infancia. La vacunación de la polio está en el calendario vacunal infantil de la mayor parte de los países del mundo, pero en algunos de la propia Europa, como Austria, Alemania, Francia y los países del Este, el movimiento antivacunas tiene un peso importante, lo que resulta en que muchos niños no se vacunen, no solo de la polio, sino de enfermedades como el sarampión, la rubeola, o la propia covid”, concluye el epidemiólogo y ex director de acción sanitaria de la OMS, Daniel López Acuña.