Uno de cada 56 bebés infectados por el virus respiratorio sincitial acaba hospitalizado

El patógeno causa 60.000 fallecimientos anuales en lactantes, la mayoría de ellos en entornos desfavorecidos

En España, la tasa de incidencia actual del VRS en niños de 0 a 4 años es del 70,8%
En España, la tasa de incidencia actual del VRS en niños de 0 a 4 años es del 70,8% FOTO: Gonzalo Perez La Razón

Uno de cada 56 recién nacidos sanos que se infecta del virus respiratorio sincitial (VRS) tiene que ser ingresado en el hospital, según un estudio del consorcio internacional Resceu en el que participa España, que considera esa enfermedad “el verdadero covid de los niños”.

Este estudio, financiado con el soporte del programa europeo Horizonte 2020 y del que forma parte el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS), se ha elaborado con el seguimiento de más de 9.000 recién nacidos sanos de cinco países durante al menos 1 año, vigilando específicamente qué sucedía con este virus.

“Son datos para países de alto nivel económico, y ratifican la enorme carga de enfermedad y sufrimiento que el VRS supone para los niños, y es que el VRS es el verdadero covid-19 de los niños”, señalan Federico Martinón y Antonio Salas, del IDIS, en un comunicado difundido hoy.

Martinón remarca que “en entornos más desfavorecidos, la cosa todavía es peor, y de hecho ahí se producen la mayoría de los 60.000 fallecimientos que cada año causa el VRS en lactantes”.

El VRS, que infecta prácticamente a todos los niños menores de dos años, es la principal causa mundial de infecciones agudas de las vías respiratorias bajas en niños pequeños y se asocia con una alta morbilidad y mortalidad infantil. Se estima que cada año el VRS causa aproximadamente 34 millones de nuevos episodios de infección pulmonar en niños en todo el mundo y 3,2 millones de ingresos hospitalarios.

Con estos datos, Martinón señala que “el VRS es el enemigo número uno de los lactantes” e incide en que “solo en este mes han ingresado más niños por esta infección en Santiago, que por covid en toda Galicia en el total de la pandemia”.

En el Hospital Clínico de Santiago se trabaja en el desarrollo clínico de más de una docena de soluciones, entre antivirales, anticuerpos monoclonales y vacunas para la mujer embarazada, el lactante o las personas de edad avanzada. “La reciente aprobación por la agencia europea del medicamento de un anticuerpo monoclonal para prevención del VRS en todos los lactantes, y la inminente llegada de vacunas para la mujer embarazada con el mismo objetivo, marca un antes y un después, una revolución necesaria para poner fin a la infección más temida en nuestros lactantes”, asevera Martinón.