Plan de choque del Ministerio de Sanidad para bajar el gasto en medicinas

Promoverá entre los médicos «una lectura crítica» de la literatura científica para decidir con más «independencia» las prescripciones

FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

El Ministerio de Sanidad busca disminuir el ingente gasto en medicinas que realiza la atención sanitaria pública. Una de las medidas adoptadas es responsabilizar a las comunidades autónomas para que esta cantidad disminuya. Para ello ha desarrollado varios programas para la mejora de los sistemas de gestión de la prestación farmacéutica que deberán ser gestionados por las regiones. Los programas se desarrollarán con la formación de comités o grupos de trabajo que promuevan el uso racional de los medicamentos mediante la elaboración de protocolos que contribuyan a la sostenibilidad.

Uno de los objetivos es reforzar la capacidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) para afrontar la incorporación de nuevos medicamentos que van a ser autorizados por el organismo regulador con un horizonte temporal de 3-5 años y el análisis de su impacto para evitar mala gestión y despilfarro de inversiones. Aquí tendrán una gran importancia los centros autonómicos de Farmacovigilancia. También se desarrollará un sistema de información para determinar el valor terapéutico en la práctica real de los medicamentos de alto impacto sanitario y económico en el SNS. Con ello se pretende disponer de información óptima para la toma de decisiones de las prestaciones farmacéuticas, incluyendo un «Sistema de verificación y autenticación de medicamentos» y una mejora del «Plan de desarrollo de la plataforma de compras centralizadas», cuya función hasta ahora es muy mejorable.

Gasto farmacéutico
Gasto farmacéutico FOTO: Teresa Gallardo

Otro de los programas busca la formación independiente en materia de uso racional de medicamentos, así como de un análisis «crítico» de la literatura científica publicada. En este apartado se intenta que no solo la publicación en una revista especializada de los supuestos beneficios de un medicamento innovador sea la principal motivación para su prescripción para su uso en el SNS. Otra medida adicional será la puesta en marcha de un «programa de educación sanitaria orientado a promover el uso racional de medicamentos dirigido a la ciudadanía» en las diferentes lenguas cooficiales.

El reparto de fondos destinados al desarrollo de estos programas seguirá como criterio una cantidad fija igual a cada comunidad autónoma. La restante será distribuida proporcionalmente entre las autonomías de acuerdo con un criterio poblacional según el último censo del Instituto Nacional de Estadística, teniendo en cuenta el certificado del estado de ejecución de las subvenciones recibidas anteriormente para evitar futuros incumplimientos.

Situación actual

En el actual presupuesto farmacéutico, recogido en el cuadro adjunto, puede observarse cómo tanto en inversión total o por habitante –respecto al Padrón a 1 de enero de 2021– tanto Madrid como Andalucía se encuentran en los primeros puestos, desmintiendo las acusaciones vertidas desde Gobierno y sindicatos sanitarios de la falta de inversiones y de gasto en los distintos apartados de la sanidad pública. Y que otras comunidades en teoría adalides de la sanidad pública muestran una pobre asignación de inversiones.

Otra de las medidas que intentan paliar el extraordinario gasto farmacéutico es la actualización del sistema de precios de referencia de los medicamentos. Se revisan los precios de 17.097 presentaciones de medicamentos, de los que 13.552 son dispensables en farmacia y 3.545 en hospital.

La nueva Orden de Precios de Referencia busca un ahorro estimado de 270 millones de euros: 229 millones en medicamentos hospitalarios y 41,75 millones en medicamentos dispensados en oficinas de farmacia.

Dicha Orden crea 11 nuevos conjuntos de presentaciones de medicamentos que se dispensan en oficinas de farmacia y 18 conjuntos de presentaciones de medicamentos de ámbito hospitalario. Además, revisa los precios de referencia de los conjuntos ya existentes y que corresponden a 444 medicamentos dispensables en oficinas de farmacia y 246 de ámbito hospitalario; y también suprime 24 conjuntos de presentaciones de medicamentos, 16 en farmacia y 8 en hospital.

El precio de referencia se calcula en base al menor coste por tratamiento y día de las presentaciones incluidas en cada uno. Para garantizar el abastecimiento de determinados medicamentos y su permanencia en la prestación farmacéutica del SNS se han articulado mecanismos excepcionales a la regla general de cálculo.

El Precio de Referencia Ponderado se aplica a las presentaciones con dosificaciones especiales, enfermedades graves o cuyos precios han sido revisados en los últimos dos años por falta de rentabilidad por la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos. Por su parte, el Precio de Referencia Mínimo de cada presentación se ha fijado en 1,60 euros.

Por último, la No Revisión de Precios de Medicamentos se ha aplicado a medicamentos considerados esenciales por la Organización Mundial de la Salud (OMS) porque cubren necesidades sanitarias prioritarias de la población y deben estar disponibles en todo momento, una medida que afecta 22 conjuntos de referencia y, en concreto, a 111 presentaciones.

Los laboratorios suministrarán los medicamentos a su nuevo precio industrial de referencia y los distribuidores mantendrán el precio de venta del distribuidor anterior a esta reducción durante un plazo de 20 días naturales. Y las oficinas de farmacia dispensarán al precio de venta al público anterior a esta reducción hasta el 31 de diciembre de este año.