Así se llama la pieza de plástico de las pizzas, según la RAE

Algunos utensilios son cruciales para evitar desperfectos en los alimentos

Un "guardapizza" sobre el alimento. Fuente: RAE
Un "guardapizza" sobre el alimento. Fuente: RAE FOTO: La Razón (Custom Credit)

La comida a domicilio ha visto como su popularidad aumentaba exponencialmente en los últimos años. Pese a que esta se puso de moda a finales del siglo pasado han sido las nuevas tecnologías las que han llevado a un nuevo nivel este tipo de servicio.

Así, cada vez son más las personas que recurren a algún tipo de comida a domicilio. Incluso, hay quien organiza una cena y simplemente piden de forma telemática para todos los invitados.

Sin embargo, España es un país con gran tradición culinaria. En ese sentido, algunas personas han tomado el sentido corriente empezando a hacer clases de cocina o simplemente aprender de sus familiares y amigos.

Volviendo a la comida a domicilio en la actualidad podemos pedir todo tipo de alimentos. No obstante, sigue habiendo un rey absoluto que suele ser la definición de pedir algo: la pizza. Esta comida es un aliado capaz de mejorar cualquier momento del día.

El nombre del trozo de plástico

Entre todas las bondades de la pizza a domicilio hay un elemento que destaca. La pequeña pieza de plástico que contienen estos alimentos puede parecer extraña, aunque juega un papel fundamental en nuestro pedido.

Este pequeño invento que todos hemos podido ver el las pizzas a domicilio fue inventado en los años 80 y todavía hoy en día sigue siendo parte fundamental. Este artilugio surgió en la ciudad de Nueva York cuando este producto se popularizó y causó una gran conmoción mediática.

Este crea una barrera entre la pizza y la caja donde se envía para evitar que tanto el producto como sus ingredientes toquen el envoltorio. Así, se consigue mantener el alimento en perfectas condiciones y a la vez evitar que la caja quede mojada y pueda romperse.

Además, según algunos portales especializados, cada año se venden más de 5.000 millones de pizzas y que 1.000 de estos pequeños inventos solamente cuestan unos 8 dólares.

Sin embargo, el nombre de la pieza suele ser desconocido. Para la Real Academia de la Lengua (RAE) este elemento no cuenta con ninguna palabra oficial. No obstante, la RAE especifica que “hay distintas denominaciones posibles y válidas. «Coso» sería poco específico, pues, en principio, se usa para cualquier objeto al que no se denomina por su nombre concreto”.

Además, la academia expone que «Salvapizzas» es una denominación posible como lo puede ser “Guardapizza”. Por lo tanto se aceptan estas denominaciones pese a no existir registro de ningún mote concreto.

Incluso, la propia RAE confirma en Twitter que “no todas las palabras válidas aparecen en el diccionario. No se incluyen, por ejemplo, todos los compuestos posibles cuyo significado se puede deducir a partir del de sus componentes (en este caso, «guardar» y «pizza», que sí están en el «DLE»)”.