MENÚ
lunes 11 noviembre 2019
04:08
Actualizado

Ana Julia antes de abrir el maletero: “Ángel te quiero mucho, quiero a Gabriel y mi perro está dentro”

“Ahora, a llevárselo de aquí”, se dijo la autora confesa del asesinato al meter al pequeño Gabriel en el maletero

  • Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, es trasladada a la Audiencia Provincial de Almería / Efe
    Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, es trasladada a la Audiencia Provincial de Almería / Efe
Almería.

Tiempo de lectura 2 min.

12 de septiembre de 2019. 13:44h

Comentada
Belén Tobalina Almería. 12/9/2019

“Ángel, yo te quiero mucho, quiero a Gabriel y mi perro está dentro”, afirmó Ana Julia Quezada cuando fue detenida en Vícar mientras trasladaba el cuerpo sin vida del pequeño de ocho años a la casa en la que vivía con el padre del menor. Así lo manifestó un Guardia Civil, testigo y perito durante la cuarta sesión del juicio contra Ana Julia Quezada por la muerte del menor. “Y lo reiteró en varias ocasiones”, añadió. Previamente otro agente en la misma condición explicó que el 11 de marzo de 2018 a las 11:05, en la finca de Rodalquilar, cuando la acusada y autora confesa de la muerte de Gabriel sacó al pequeño del agujero que ella había hecho, Ana Julia afirmó tras meterlo en el maletero: “Ahora, a llevárselo de aquí”. Luego dice algo inaudible en la grabación y luego se dice: “Ana, tranquila, no vas a ir a la cárcel”. A continuación se oye cómo la acusada se limpia las manos de tierra y cierra el maletero.

Durante la sesión de hoy, en la Sala de la Audiencia Provincial de Almería, se mostraron las fotos tomadas mientras la acusada desenterraba y metía el cadáver del menor en el coche. El agente que tomó las imágenes, tras explicar que estaba a unos 400 metros de la finca, explicó que a la acusada le costó bastante introducir el cuerpo en el coche. Otro agente añade, “se le escurre Gabriel y queda descubierto”.

A continuación, un agente de la Policía Judicial de Madrid explicó que buscaban un niño vivo, se pensó que estaba secuestrado, “nunca se pensó que estaba muerto”. “Buscábamos esa llamada, ese contacto de alguien que tenía retenido a Gabriel. Al final, fue una losa de realidad que nunca quisimos ver”. Este mismo agente precisó que, tras analizar la vida de Ana Julia en Burgos, “es una persona a la que parece que le gustaba el dinero. No sé si además de lo que había hecho -matar a Gabriel- quería un dinero”.

Después, se puso el vídeo de la reconstrucción de los hechos con la acusada. Fue el 13 de marzo, y como bien precisó el abogado de la acusación particular, allí “no había ningún familiar de Gabriel. Por lo que nadie le pudo decir -a los agentes- si las herramientas estaban o no allí”. Defendiendo así la convicción de que las herramientas (pala, hacha y rastrillo) no estaban en la finca de Rodálquilar el día previo, sino en la casa de la abuela paterna, por lo que habría habido premeditación. A lo que la defensa, sigue insistiendo que ningún familiar manifestó en su día que eso le sorprendiera, sí, en cambio, que les llamó la atención lo ordenadas que estaban.

A continuación, en Sala se puso el vídeo en el que se puede ver a Ana Julia llorando mientras hace la reconstrucción, y en Sala también sollozando. En las imágenes explica cómo lo hizo.

Últimas noticias