MENÚ
viernes 21 septiembre 2018
05:56
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El abogado de Juana Rivas se va de la sala y obliga a aplazar el juicio

Juana Rivas a su llegada al Juzgado: «Soy inocente y se va a demostrar muy pronto»

  •  Juana Rivas, a la salida del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, el pasado mes de febrero/ Efe
    Juana Rivas, a la salida del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, el pasado mes de febrero/ Efe
Granada.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de junio de 2018. 11:46h

Comentada
Granada. 14/6/2018

El juicio contra Juana Rivas por haber permanecido un mes en paradero desconocido junto a sus dos hijos para no entregarlos al padre ha sido aplazado al 18 de julio después de que el abogado que la asistía, Juan de Dios Ramírez, haya abandonado la sala ante la negativa del juez a suspender la vista.

Como ya anunció que harían, la defensa ha vuelto a pedir al inicio de la vista la suspensión de la misma al estar de baja médica el abogado defensor que Juana Rivas quiere que la represente, José Estanislao López, lo que el juez ha rechazado de nuevo al considerar que la acusada está perfectamente representada por Ramírez, que sostiene por contra que no está preparado para ejercer la defensa.

Ante la negativa del juez Manuel Píñar a suspender la vista, el abogado Juan de Dios Ramírez ha abandonado la sala bajo apercibimiento de que los hechos serán puestos en conocimiento del juzgado de guardia y del Colegio de Abogados de Sevilla.

Rivas ha llegado a suplicar al juez que entienda que ella "solo confía" en José Estanislao López, a lo que el magistrado ha replicado que esto es "una cosa seria", por lo que le ha instado a que designe a otro abogado de su confianza en tres días y le ha informado de que, en caso de no hacerlo, se le nombrará uno de oficio. El juez ha considerado "increíble" lo ocurrido, algo que, ha dicho, no le había pasado antes en sus 33 años de trayectoria.

"Inocente"

Juana Rivas ha garantizado este jueves que es "inocente" y "se va a demostrar muy pronto" a su llegada al edificio judicial de La Caleta de Granada, minutos antes de ser juzgada por la presunta sustracción de sus dos hijos menores de edad tras pasar casi un mes en paradero desconocido incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregarlos al padre, el italiano Franceso Arcuri, al que acusa de malos tratos.

Rivas, que se enfrenta a una petición fiscal de cinco años de cárcel, ha llegado al edificio judicial sobre las 9¨:45 horas acompañada por el abogado Juan de Dios Ramírez, su hermana y, entre otros, la asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, que inicialmente estuvo investigada en la causa.

Rodeada de una nube de periodistas se ha mostrado confiada en que la Justicia se pondrá de su parte y que seguirá "luchando". "Claro que soy inocente y se va a demostrar muy pronto", ha agregado.

El juicio está previsto en el Juzgado de lo Penal 1 de Granada. La Fiscalía solicita para Juana Rivas un total de cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores y también pide que sea inhabilitada durante seis años para ejercer el derecho de patria potestad sobre los niños, de once y tres años.

El italiano Francesco Arcuri está personado en la causa como acusación particular y ha solicitado para Juana Rivas cinco años de prisión y ocho años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre los niños. En concepto de responsabilidad civil, el padre de los menores reclama que su expareja le abone por los "daños materiales y morales ocasionados" una indemnización de 30.000 euros.

Actualmente él reside en Italia con los niños después de que Rivas se los entregara del pasado agosto y la previsión es que declare por videoconferencia si el juicio tiene lugar. En paralelo, el Tribunal de Cagliari (Italia) tiene abierto un procedimiento civil para decidir sobre la guarda y custodia de los menores y ha culminado esta semana el proceso de periciales sobre los menores, los padres y la relación entre todos ellos.

Juana Rivas siempre ha alegado que se fue con sus hijos del domicilio familiar de Carloforte (Italia) para huir de una supuesta situación de maltrato a manos de su pareja. Arcuri fue condenado en 2009 por lesiones en el ámbito familiar, una sentencia que se dictó por conformidad de las partes, y en 2016 volvió a ser denunciado sin éxito por Juana Rivas en España.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs