MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
14:44
Actualizado
  • 1

La «Biblia» de nuestra galaxia

La Agencia Espacial Europea difunde el mapa estelar más completo de nuestro entorno galáctico. La misión Gaia ha conseguido medir y dar detalles de más de 1.700 millones de estrellas.

  • «El inmenso número de estrellas, con sus posiciones y movimientos, bastaría para convertir el catálogo de Gaia en un hito espectacular», dice uno de los investigadores
    «El inmenso número de estrellas, con sus posiciones y movimientos, bastaría para convertir el catálogo de Gaia en un hito espectacular», dice uno de los investigadores

Tiempo de lectura 4 min.

26 de abril de 2018. 04:03h

Comentada
Belén V. Conquero Madrid. 26/4/2018

La Agencia Espacial Europea (ESA) publicó ayer el catálogo de estrellas más completo hasta la fecha, gracias a la misión Gaia que la Agencia lanzó en diciembre de 2013. «Las observaciones recogidas por Gaia están redefiniendo las bases de la Astronomía», afirmó ayer Günter Hasinger, director de Ciencia de la ESA. Y es que el hito lo marca que haya sido capaz de obtener mediciones de alta precisión de casi 1.700 millones de estrellas y detalles de nuestra galaxia nunca antes vistos.

Este esperado hallazgo, basado en 22 meses de estudio del firmamento, dará lugar a innumerables descubrimientos, ya que los nuevos datos incluyen posiciones, indicadores de distancia y movimientos de más de mil millones de estrellas, además de medidas de alta precisión de asteroides dentro de nuestro Sistema Solar y estrellas más allá de la Vía Láctea. El análisis preliminar de estos abundantísimos datos revela detalles precisos sobre la formación y el movimiento de las estrellas que pueblan la Vía Láctea.

«La importancia de Gaia se debe al gran paso que se ha dado tanto en la precisión como en la cantidad de objetos descubiertos. Todo ello se debe a la gran mejora en la resolución que hemos obtenido con respecto a lo que se puede hacer desde el suelo y Gaia ha sido capaz de mapear todo el cielo», explica a LA RAZÓN Timo Prusti, responsable del proyecto científico Gaia. Y el experto da un ejemplo: «Hemos sido capaces de descubrir movimientos inesperados de estrellas en el vecindario del Sistema Solar y varios grupos comenzarán a trabajar con estos datos para comprender qué papel juegan para la comprensión de la estructura de nuestra Vía Láctea. Estamos muy ilusionados con los resultados que podemos obtener».

Los primeros datos de la misión, basados en tan solo un año de observaciones, se publicaron en 2016. Contenían las distancias y movimientos de dos millones de estrellas. Esta nueva difusión de datos, que abarca el periodo entre el 25 de julio de 2014 y el 23 de mayo de 2016, identifica las posiciones de casi 1.700 millones de estrellas, y con una precisión mucho mayor. En el caso de algunas de las estrellas más brillantes del estudio, el nivel de precisión equivaldría al de un observador que, desde la Tierra, fuese capaz de ver una moneda de un euro en la superficie de la Luna. Gracias a estas medidas de precisión es posible distinguir el paralaje de las estrellas (el movimiento aparente del cielo causado por la traslación anual de la Tierra alrededor del Sol) de sus movimientos reales por la galaxia, explican desde la ESA.

«El segundo lanzamiento de Gaia representa un gran paso adelante respecto al satélite Hipparcos de la ESA, predecesor de Gaia y la primera misión espacial de astrometría, que estudió unas 118.000 estrellas hace casi treinta años», explica Anthony Brown, de la Universidad de Leiden (Países Bajos). Este experto preside el Consorcio para el Procesamiento y Análisis de Datos de Gaia (DPAC), que supervisa la colaboración de unos 450 científicos e ingenieros de software encargados de elaborar el catálogo de Gaia a partir de los datos del satélite.

Prusti pone otro ejemplo que explica la magnitud del hallazgo: «Un ejemplo de muchos son los primeros resultados que hemos obtenido de los movimientos de rotación de la Gran Nube de Magallanes, un galaxia vecina a nuestra propia Vía Láctea y cuya rotación nunca se había conocido con tanta claridad y precisión». Y aquí no termina, los científicos esperan obtener más datos en los próximos años.

Últimas noticias