MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
03:11
Actualizado
  • 1

No solo importa lo que comes, sino cuándo descansas para quemar calorías

En reposo gastamos un 10% más de energía por la tarde que por la mañana.

  • No solo importa lo que comes, sino cuándo descansas para quemar calorías
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

09 de noviembre de 2018. 00:04h

Comentada
Belén Tobalina Madrid. 9/11/2018

En reposo, quemamos un 10% más de calorías al final de la tarde y al anochecer que por la mañana. Ésta es una de las conclusiones del estudio publicado ayer en «Current Biology». Este hallazgo refuerza el importante rol del reloj circadiano en nuestro metabolismo y ayuda a explicar por qué ser irregular en los horarios a los que uno come y duerme por tener un trabajo con horarios cambiantes puede hacer que aumente de peso. «Nos sorprendió el hecho de que hacer lo mismo en un momento del día quemara tantas calorías frente a otra hora», afirma el autor principal Kirsi-Marja Zitting, de la División del Sueño y Trastornos Circadianos del Hospital Brigham and Women y de la Facultad de Medicina de Harvard.

Para llegar a esta conclusión, dejando a un lado los efectos de la actividad, el ciclo de sueño-vigilia y la dieta, los investigadores sometieron a siete sujetos a un experimento durante tres semanas en un laboratorio en el que no había ninguna pista sobre la hora que era: sin relojes, ventanas ni móviles. Hicieron a los participantes que modificaran la hora de irse a la cama, avisándoles cada noche cuatro horas más tarde. «Debido a que estaban haciendo el equivalente a dar vueltas alrededor del globo, el reloj interno de su cuerpo no podía seguir el ritmo. Esto nos permitió medir la tasa metabólica en cada momento biológico», explicó la coautora Jeanne Duffy.

Los hallazgos ofrecen la primera caracterización de un perfil circadiano sobre el gasto energético en reposo y en ayunas, desacoplado de los efectos de la actividad, el ciclo sueño-vigilia y la dieta. «No es solo lo que comemos, sino cuándo comemos y descansamos lo que afecta a la cantidad de energía que quemamos o almacenamos como grasa. Y mantener una regularidad con los hábitos de comer y dormir es importante para la salud», dice Duffy.

«Quemar un 10% de calorías en una persona que ingiera 2.000 es como eliminar dos trozos de pan. Aunque sea un estudio interesante, lo cierto es que es poco práctico porque casi nadie puede adaptar su vida», afirma Jesús Román, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca).

«El que se pueda quemar más calorías por la mañana o por la tarde-noche se debe a que durante la noche predomina la quema de grasa (liposis) y por el día ésta se almacena (lipogénesis). Los relojes internos controlan todos los órganos y hay un reloj central que los coordina en el núcleo supraóptico del cerebro. Estos relojes controlan la secreción hormonal y el metabolismo es controlado por las hormonas y por el sistema nervioso», explica Emilio Martínez de Victoria, catedrático de Fisiología del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada. «Ahora bien –prosigue–, para perder peso de forma eficaz y sin rebotes la clave es combinar dieta y ejercicio. En la actualidad se está introduciendo la Cronobiología de la Nutrición según la cual es mejor comer antes de las 14:00 y cenar antes de las 22:00 y no acostarse al menos hasta dos horas después».

Últimas noticias