El invento de una niña de 14 años podría reducir el número de accidentes de coche

La joven presentó un proyecto basado en la eliminación de los puntos ciegos mientras se conduce. Con un proyector, una cámara y unos materiales especiales tratará de aumentar la visibilidad del conductor y reducir así los accidentes de tráfico

Los famosos "ángulos muertos" en los coches generan en muchas ocasiones un gran peligro para los que conducen. Los más conocidos son los que producen los espejos retrovisores, pero no son los únicos. Estos puntos ciegos son a menudo también generados por el propio diseño del vehículo. Hablamos, por ejemplo, de los pilares que se sitúan entre los cristales y las puertas delanteras, conocidos como pilares A, y que tapan la visión durante unos segundos al realizar un giro. Tiempo suficiente en el que se puede sufrir un accidente.

Es cierto que, cada vez más, la tecnología trata de suplir estos problemas: sensores, cámaras... Sin embargo, ha sido una niña de 14 años quien parece haber puesto fin a este quebradero de cabeza. Su nombre es Alaina Gassler, de 14 años, y recientemente ha ganado un premio por su idea. Alaina entregó un proyecto al concurso Broadcom MASTERS para estudiantes de secundaria bajo el título de "Mejora de la seguridad del automóvil mediante la eliminación de puntos ciegos". "Solo en Estados Unidos se producen más de 840.000 accidentes al año relacionados con los puntos ciegos, lo que se convirtió en algo importante para mí", declaró la estudiante.

¿En qué consiste?

El proyecto se sustenta básicamente en hacer visible lo que el conductor no puede ver, es decir, "eliminar" esas partes del vehículo que impiden la correcta visibilidad. Para ello, la joven estudiante decidió instalar una webcam fuera del pilar y un proyector dentro del coche para poder ver las imágenes de la cámara. Gracias a unos materiales impresos en 3D, Alaina fue capaz de proyectar las imágenes que el conductor no podía ver.

Es cierto que aún tiene margen de mejora en aspectos como la calidad de la imagen, pero su invento puede tener futuro con un mayor presupuesto. De momento, el primer premio logrado por esta chica de Pensilvania le ha valido para llevarse 25.000 dolares, con los que podrá seguir investigando.