«Es la voz del pueblo, del toreo, la gente quiere igualdad»

En más de una treintena de ciudades salen a la calle a reivindicar igualdad para el sector del toro maltratado por el Gobierno con la crisis sanitaria del Covid-19

Unas tres mil personas, entre las que se encontraban matadores en activo como Enrique Ponce, El Juli, Miguel Ángel Perera, El Capea y Jiménez Fortes, han secundado una protesta a favor de la tauromaquia en la Plaza Mayor de la capital salmantina. EFE/J.M.GARCIAJMGARCIAEFE

Diego Urdiales se ha cruzado España, para torear primero en el campo, y para acompañar a la profesión después. Salamanca-Logroño en pocas horas. «Lo de la Salamanca fue impresionante. Salamanca en estado puro. Mucha gente, pero resultó un acto muy bonito y sobre todo respetuoso. Lo único que se pide es un trato igualitario respecto a las demás artes puesto que la tauromaquia pertenece a Cultura y se deben tratar a todos los sectores por igual, sin discriminar», apunta el torero riojano. Estuvo en la primera fila de ese pistoletazo de salida de los «Paseos taurinos» que fue Salamanca con su Plaza Mayor a rebosar de gente y con el respaldo de las figuras, entre otras José María Manzanares, El Juli, Roca Rey, Cayetano Rivera, Miguel Ángel Perera...

Es la voz del pueblo. Clamor popular por echarse a las calles y pedir igualdad y libertad, más allá de los gustos personales de los políticos. Bajo el lema «También somos cultura», la gente del toro, profesionales y aficionados, se movilizaron durante el día de ayer en ciudades tan emblemáticas como Barcelona, Logroño, Albacete, Valladolid o Sevilla, en horario de mañana y tarde. Hoy seguirán en otros puntos de la península. «Está siendo increíble la respuesta de la gente para una convocatoria tan repentina. Han sido los propios afectados, profesionales del toro a los que no les han llegado las ayudas del Gobierno los que han convocado y también aficionados que se han sentido mermados en sus derechos. Se han cumplido las medidas sanitarias, se está haciendo de manera pacífica, expresando el sentir de la gente», dice Urdiales.

Uno de los estigmas que persigue al mundo de los toros es sobre su ideología. Ya lo dijo el matador de toros salmantino Domingo López Chaves en su puesta en escena en esa bella Plaza Mayor de Salamanca el pasado viernes a rebosar de gente: «No hace hablar de política, cuando no entienden que la tauromaquia está por encima de ellos... Con bulas papales, resistiendo una guerra que pocos espectáculos de masas resistieron en esa negra época, con la inauguración de Las Ventas de Madrid en plena República como demuestra la bandera que lucía su cartel anunciador, por poner ejemplos de miles que hay».

«El toreo nunca ha sido de derechas ni de izquierdas, por mucho que se empeñen. Es evidente que en la Fiesta conviven personas de todas las ideologías. Lo que pasa en el ruedo poco tiene que ver con la política, se torea con la derecha o con la izquierda, pero nada más», remarca Urdiales.

«La cultura no se censura, la cultura no se puede limitar, la cultura no se puede reprimir. La cultura es riqueza, diversidad, rebeldía, conflicto y creatividad», recordaba el matador de toros Enrique Ponce en el manifiesto que leyó en la Plaza Mayor salmantina, antes de que dieran comienzo los “Paseos” durante todo el fin de semana.

Se consolida así una iniciativa popular que ha surgido de manera espontánea a través de las redes sociales y sin ningún color político, con el mérito de lograr convocar en tiempo récord 35 quedadas en toda España para poder dar visibilidad a un sector que el Gobierno central intenta tapar al haber excluido, entre otras cosas, a sus profesionales de las ayudas del Ministerio de Cultura.