Adolfo devuelve la emoción perdida

Octavio, Morenito y Gómez del Pilar dan la cara y cortan un trofeo con una variada corrida en la segunda y última corrida de Ávila en el regreso de los toros después del estado de alarma

Plano general con público con mascarillas en la plaza de toros de Avila donde se celebra la segunda corrida de toros después de la pandemia
Plano general con público con mascarillas en la plaza de toros de Avila donde se celebra la segunda corrida de toros después de la pandemiaAlberto R. RoldánLa Razon

Aquello era sin duda un cruce de caminos. De destinos. Inciertos. Una encrucijada. La Covid-19 hizo que a Ávila en pleno mes de julio llegara una corrida con toros que iban a ser lidiados en Castellón tres meses atrás y otros en Mont de Marsan, en Francia, en estos días... En ese cruce de caminos, a Escribano le asaltó una intervención de última hora y quién le iba a decir a Gómez del Pilar esta misma mañana que acabaría el día haciendo el paseíllo en la bella ciudad castellanoleonesa. Cinqueña, seria y bien presentada la corrida de Adolfo, que se estrenó con un buen ejemplar a modo de talismán. Octavio Chacón lo disfrutó. Tuvo claridad en el viaje y buen fondo en una faena larga y se explayó el torero. No era para menos. El cuarto tuvo corta la arrancada, pero acudió al paso ralentizada la embestida y con profundidad. En la verticalidad lo hizo todo Octavio a un toro muy interesante que, aunque amenazaba con quedarse, tenía fondo.

Lo bordaron Andrés Revuelta y Fernando Sánchez con los palos con el segundo, después de que el toro cumpliera en el caballo, más en la distancia que apretando, pero con el espectáculo asegurado. En la muleta tuvo media arrancada, duro, pero sin dejarnos despistarnos ni un momento y mucho menos a Morenito de Aranda. Menos contundencia tuvo con la espada, pasado el toro de faena.

Zamorano y Sánchez lo volvieron a bordar con los palos en el quinto. Muy serio el Adolfo y abierto de cara. Imponente toro. En la distancia encontró Morenito la llave de la faena. Fue muy trabajado todo y el Adolfo muy agradecido. Logró derramar el buen fondo que tenía el toro y la labor se vivió con emoción en la plaza. La espada no fue a la primera, pero sí al segundo envite y la oreja de peso.

Gómez del Pilar llegó por la vía de la sustitución, pero vino a por todas. Fue generoso con el tercero en el caballo y el toro se lució. Bravo. Y no se amilanó cuando el toro le apretó en la muleta. Nada regalaba, pero no dio el paso atrás. La faena fue de más a menos, pero siempre firme y queriendo. Tras la estocada fue el premio. Se la jugó con un sexto violento y de corto recorrido.

Ficha del festejo

Ávila. Segunda de feria. Toros de Adolfo Martín. 1º, noble, con buen ritmo y de buen fondo, ovacionado en el arrastre; 2º, de media arrancada; 3º, exigente; 4º , de media arrancada y al paso; 5º, con buen fondo y agradecido: 6, violento y de corto recorrido. Casi lleno.

Octavio Chacón, de esmeralda y oro, buena estocada (oreja); pinchazo, estocada (ovación).

Morenito de Aranda, de burdeos y azabache, pinchazo, espada defectuosa, estocada (silencio): pinchazo, aviso, estocada (oreja).

Gómez del Pilar, de verde oliva y oro, estocada, dos avisos (oreja); estocada caída ().