MENÚ
sábado 15 junio 2019
15:31
Actualizado

«El Juli» y Ussía cuelgan el cartel de no hay billetes

  • Julián López y Alfonso Ussía participaron ayer en un «Mano a mano» de Cajasol
    Julián López y Alfonso Ussía participaron ayer en un «Mano a mano» de Cajasol

Tiempo de lectura 4 min.

11 de junio de 2013. 23:29h

Comentada
11/6/2013

Julián López «El Juli» fue un prodigio en el mundo taurino desde casi su más tierna infancia y desde entonces no se ha bajado de ese pedestal. De hecho, ha sido el vencedor de la pasada Feria de Abril. Alfonso Ussía también comenzó en el periodismo muy joven y está en la cima de la profesión como brillante columnistas. Ambos, dos primeras figuras en lo suyo, compartieron ayer una nueva cita de los «Mano a mano» de Cajasol. Un exitoso encuentro dirigido por el director de Toromedia, José Enrique Moreno. Entre los dos fueron hilando un interesante diálogo en el que se adentraron en los vericuetos de la actualidad del mundo taurino, de la mano de la fina ironía y el sentido del humor de Ussía.

Con estos dos espadas en el cartel, estaba claro que la sala Joaquín Turina del Centro Cultural Cajasol se iba a quedar pequeña para asistir a este encuentro centrado en el mundo de los toros, literatura y el periodismo. La actualidad manda y la primera cuestión se centró en la última Puerta del Príncipe de «El Juli», quien reconoció que no le fue fácil convencer al público sevillano aunque se siente muy cómodo en La Maestranza. «Me ha costado mucho tiempo cogerle el pulso a la plaza, aunque ahora me queda el recuerdo intenso del triunfo y el doloroso de la cornada. Dos aspectos que demuestran la verdad del mundo del toro, pues puedes conseguir la gloria y perderlo todo en unos segundos», argumentó. Sobre ese aspecto trágico, Ussía remarcó al torero como un «héroe musical», al que todas las artes le respetan. Respeto, aspecto éste, sobre el que el articulista reflexionó recordando cómo se comporta cierto sector de Las Ventas, que «la ha convertido en una plaza paleta».

Hablando de arte, puso de manifiesto cómo la música clásica casa mejor con la fiesta de los toros que el pasadoble tradicional, que a su juicio está bien para el paseíllo o la vuelta al ruedo. De esta manera, recordó que habitualmente visiona grabaciones de toreros antiguos, en especial de Antonio Ordóñez al que le unía una gran amistad, con música de fondo de autores clásicos. Al torero de Ronda lo comparó con Beethoven, mientras que aseguró que «Curro Romero sería Mozart y 'El Juli' Vivaldi», porque una música barroca le iría «muy bien». En cuanto a los libros, el matador reconoció que el libro que más le ha interesado del mundo taurino es la biografía que Manuel Chaves Nogales hizo sobre la figura de Juan Belmonte, a lo que Ussía le respondió que «todas las figuras del toreo van adquiriendo una capacidad literaria e intelectual, que no se da en otras vocaciones, porque el toreo es una vocación. Juan Belmonte era profesión e ingenio». El diálogo estuvo trufado de anécdotas y de reflexiones sobre esta idea, que el articulista concluyó con una sentencia esclarecedora: «Los toreros hacen su inteligencia a base de mostrar femorales».

Ambos son personalidades de éxito en sus profesiones, aunque el camino para alcanzar esa cima no haya sido fácil en muchas ocasiones. Sobre el triunfo y los toreros en la actualidad, «El Juli» aseveró que en la actualidad se exige más a los diestros debido a la inmediatez de las nuevas tecnologías y la televisión, en contra posición a épocas anteriores en las que «una tarde podía cambiar una carrera. Ahora parece que los toreros tienen que dar el máximo todos los días, se ha llegado a una exigencia mortal. A la gente no le importa que mañana vayas a torear en otro sitio, quieren ver al único en la plaza», comentó, pese a que luego reconoció que su nivel de exigencia es muy alto y que «no sería feliz con el aplauso fácil».

Últimas noticias