MENÚ
lunes 14 octubre 2019
08:15
Actualizado

Puerta Grande para El Rafi y Collado en Valencia

  • Borja Collado pasea un trofeo. Foto: Efe
    Borja Collado pasea un trofeo. Foto: Efe
Valencia.

Tiempo de lectura 2 min.

25 de julio de 2019. 22:45h

Comentada
Paco Delgado .  Valencia. 25/7/2019

Tras los muchos actos culturales previos la Feria de Julio de Valencia echó a caminar con una novillada con no pocos alicientes. Uno de los principales era el debut con picadores de Miguel Polope, una de las grandes promesas de la prolífica Escuela de Tauromaquia que dirige Toni Gázquez.

Se estiró al recibir de capa a su primero, cuya muerte brindó a sus profesores. Animal rebrincado e incómdo con el que se hizo enseguida, muy sereno y con las ideas claras, dejando ver unas excelentes maneras y un muy sólido proyecto de torero. Volvió a gustar al torear de capa al sexto, serio y astifino, dejando ver su estilo amanoletado y su personalidad, ligando luego los muletazos sin enmendarse, dejándoselo pasar muy cerca y en un palmo de terreno, con mando y mano muy baja en series por ambos pitones, siempre con intensidad y emoción, aunque mató mal.

También sigue ilusionando al paisanaje Borja Collado, que a base de mando y valor supo reconducir la deslucida condición de su primero, manso y desentendido, estropeando lo hecho con la muleta al fallar con la espada. No ayudó para nada el quinto en los primeros compases de su lidia, flojo y a medio gas, y buscó siempre en el último tercio. A la segunda tanda encontró el bulto y se echó a los lomos al novillero valenciano, al que dio una buena paliza. Pero no se arredró y salió de la enfermería para, tras una pelea a cara de perro, acabar con él y lograr la puerta grande.

La primera oreja de la tarde y del serial fue para El Rafi. El espigado novillero nimeño anduvo vistoso y bullidor en los primeros tercios, especialmente con las banderillas, dejando luego una faena muy templada y limpia -y breve, que es otro mérito que debería ser más tenido en cuenta- en la que destacó su toreo en redondo, matando de una gran estocada. Volvió a gustar mucho con el cuarto, al que plantó cara sin arrugarse ni esconderse, demostrando que también sabe torear y que valor no le falta.

Valencia, 25 de julio. Primera de feria. Un tercio de entrada.

Novillos de Zacarías Moreno, bien presentados y de juego desigual, destacando el primero.

El Rafi (de plomo y oro), entera, oreja; entera, aviso, oreja

Borja Collado (de rosa y oro), dos pinchazos, entera, aviso, ovación; casi entera, aviso, oreja.

Miguel Polope (de rosa y oro), entera, oreja; bajonazo, ovación.

José Arévalo saludó tras parear al quinto

Últimas noticias