Diez lugares perfectos para proponerte en matrimonio y triunfar

Aquí tienes una lista con algunos de los destinos más románticos donde pedir matrimonio a nuestra persona más querida, en España y en el extranjero

Auroras boreales
Auroras borealesLa Razón

Vivimos en una época apasionante para pedir matrimonio a nuestra persona más amada. Mientras que pocos años atrás parecía que todo estaba escrito en la materia de pedir matrimonio, y esto consistía en un hombre que llevaba a su novia a un buen restaurante de la ciudad y allí, venciendo a la vergüenza y al qué dirán, hincaba la rodilla y hacía la pregunta de tres palabras más larga de su vida, hoy vivimos en una época llena de oportunidades. Ya no tiene que ser el hombre quien lo pide a la mujer, punto a favor para nuestra sociedad. Y ni siquiera tienen que ser un hombre y una mujer, además. Hombre y hombre, mujer y mujer, mujer transgénero y hombre transgénero (y viceversa) y un largo etcétera de combinaciones han vuelto más jugoso que nunca esto de pedir matrimonio, más variado y excitante.

Tampoco hace falta ir al mejor restaurante de la ciudad porque los lugares donde lanzar la gran pregunta son prácticamente ilimitados. Desde la plaza de un castillo hasta la ciudad inundada de Venecia, estos son algunos de los mejores sitios donde podrás declararle tu amor a tu pareja.

Castillo de Jarandilla

Castillo de Jarandilla, hoy transformado en Parador Nacional.
Castillo de Jarandilla, hoy transformado en Parador Nacional.Incitatusdreamstime

Una noche de verano apacible y no demasiado calurosa, lucecitas diminutas iluminando el escenario de nuestra vida. El Castillo de Jarandilla de la Vera, hoy transformado en uno de los más hermosos Paradores Nacionales que podemos visitar, revuelve las dudas de amor en su restaurante, ubicado en el antiguo patio de armas. La excelente comida que sirven, el entorno de piedra anciana y el silencio que protegen sus muros lo convierten en el sitio ideal para los amantes de lo clásico, lo duradero, lo inconquistable de la vida y del amor. El castillo se transforma entonces en una excelente metáfora del amor que pretendemos construir y es hermoso. Como opción adicional cabe la de celebrar el compromiso reservando una noche en alguna de sus cómodas habitaciones, pero no te olvides de avisar a los camareros de tus intenciones para la cena, así te ayudarán con los preparativos que tornarán esta noche en una única de vuestras vidas.

Capadocia

Los globos aerostáticos en Capadocia son un espectáculo inigualable.
Los globos aerostáticos en Capadocia son un espectáculo inigualable.Alfonso Masoliver

Durante las primeras horas del amanecer, el cielo inquebrantable de la noche se derrumba línea tras línea, aclarándose a cada segundo. En el centro de Turquía existe un reducto donde este fantástico proceso mantiene su magia aunque ocurra todos los días. Atención a la escena: antes de que rompa el alba nos subimos a alguno de los cientos de globos aerostáticos que pueblan el cielo de la Capadocia durante el amanecer, jugamos a subir más rápido que el sol y bajo nosotros se extiende una de las ciudades más hermosas y extravagantes del planeta. En ese momento pedimos matrimonio. Cuando la ciudad todavía aparece difuminada contra el suelo, cuando el sol todavía no puede competir con el brillo del anillo, cuando volamos, y lo hacemos con la única persona con la que estamos dispuestos a volar. Pocos lugares habrá mejores que este sitio, aunque, todo quede dicho, la película no nos saldrá del todo barata.

Arcos de la Frontera

Calles de Arcos de la Frontera.
Calles de Arcos de la Frontera.Alfonso Masoliver

Aquí tendríamos que venir en verano. Es el único momento en que podemos mezclar nuestro sudor con la cal de sus muros, aspirar los aromas de las buganvillas y fundirnos con el bullicio centenario de esta preciosa localidad gaditana. Pedir matrimonio aquí requiere de energía, pasión, humedad, un romanticismo hemingwayano de poesía y vino. Y los rincones donde podemos hacer la pregunta son tantos en este pueblo delicioso, tan ocultos, que basta con cenar en alguna terraza para luego pasear hasta encontrar esa esquina perfecta que buscamos mientras nuestra pareja se duchaba, raptar a nuestro amor, amordazarlo con el sonido de las chicharras y ofrecernos a ella (o él). Quizá en un rinconcito del barrio judío. O en el mirador Plaza del Cabildo, con toda la belleza de Andalucía desplegada a nuestros pies.

Las Highlands escocesas

Las Tierras Altas de Escocia, belleza asegurada.
Las Tierras Altas de Escocia, belleza asegurada.iphotoclickpixabay

Quien haya visto la serie de Outlander sabrá que pocos lugares son tan románticos como las Tierras Altas de Escocia, donde Jamie y Claire se encontraron por un capricho del destino y forjaron su amor que perduró durante siglos. Algo guardan estos parajes prácticamente infinitos de Escocia, que guardan una relación secreta con el amor sencillo que marcará nuestra vida. Basta con reservar una habitación en Inverlochy, un viejo castillo escocés de lo más encantador, y luego arrastrar a nuestra pareja a lo alto de una colina que puede que no haya pisado nadie en dos o tres siglos. Sobre esta hierba virgen con complejo de nieve podemos lanzar la pregunta indicada, en colaboración con el viento que se aferra a nuestras sílabas y las moldea con la delicadeza de un alfarero muy anciano.

Huerto de Calixto y Melibea

Huerto de Calixto y Melibea
Huerto de Calixto y MelibeaDolores Giraldez Alonsodreamstime

¿Qué mejor lugar para celebrar el amor que la localización final de Romeo y Julieta en versión española? Aunque los protagonistas de la célebre obra de Fernando Rojas (La Celestina) nunca vivieron en la realidad, se piensa que el genial dramaturgo se sirvió de este rincón de Salamanca como inspiración para el desenlace de los dos enamorados. Y creo que es buena idea venir aquí y recordar que el amor nos vuelve ansiosos en ocasiones, estúpidos, como chiquillos desenfrenados, y que las promesas pueden desvanecerse a causa de estos impulsos. El lugar donde el amor terminó en catástrofe sirve de recordatorio a los enamorados para saber qué hacer, y qué no hacer, una vez la pregunta se responda de forma afirmativa. ¿O vamos a buscar siempre los colores rosas, aunque el mundo esté plagado de cientos de colores todavía más bellos y más oscuros?

Venecia

Plaza de San Marcos.
Plaza de San Marcos.

En Venecia ocurre algo parecido a Arcos de la Frontera. Cualquier esquina es válida para mancharnos las rodillas y jurar amor. Cualquier rincón minúsculo servirá. Y no hace falta que nos alojemos en el mejor hotel de la ciudad para llevar a cabo nuestros planes románticos porque la ciudad entera rebosa romanticismo, mana del agua, se filtra entre los poros de los edificios centenarios. ¿Recuerdas aquella vez que paseamos por la Plaza de San Marcos compartiendo un helado en cucurucho, y tú me enseñaste una callecita estrecha y desierta? ¿Recuerdas qué me dijiste? Caramba, esto parece una novela de E. L. James. Es que el amor en Venecia nos empapa los músculos de los labios y del corazón, y cada uno de sus azulejos refulge con cientos de preguntas idénticas pero formuladas en cientos de idiomas diferentes. El cliché de Venecia se esfuma cuando encontramos nuestro rincón y abandonamos la ciudad para sumergirnos en nuestro propio mundo de fantasía.

Faro de Cabo Home

Así se ve el Cabo Home desde el Monte Facho.
Así se ve el Cabo Home desde el Monte Facho.Alfonso Masoliver

En Galicia suceden los atardeceres más suculentos de nuestro país. Los antiguos observaban estupefactos al sol que se hundía en las aguas del Atlántico y volvía a renacer al día siguiente, tierra adentro, y crearon una serie de dioses que explicaban este acto inédito y repetido una y otra vez. ¿No piensa el lector que el matrimonio se renueva cada día de forma parecida al sol, todos los días sin excepción? En el Faro de Cabo Home no suele haber mucha gente durante los atardeceres, y si hay alguien, son pocos y discretos. El momento exacto para hacer la apuesta ocurre cuando la esfera solar se transforma en una línea y está a punto de esfumarse. El viento que nos rodea se respira macerado con la sal del mar, las gaviotas vuelan expectantes e intrigadas por la respuesta. Es sencillo, es mágico, un éxito casi asegurado.

Budapest

Parlamento húngaro.
Parlamento húngaro.Iakov dreamstime

La mítica capital húngara destaca por tratarse de un destino fuera de España, exótico y a un precio asequible. Los planes que ofrece son tan variados como las filigranas blancas de sus edificios, muy útiles para matar el rato mientras esperamos impacientes al momento adecuado. El momento adecuado que puede ser un paseo nocturno en barco sobre las aguas incansables del Danubio, en el segundo exacto en que el parlamento húngaro se ilumina con la fuerza de una pequeña estrella. Una estrella fugaz que aterriza lentamente en nuestra mano abierta, y de la mano brinca a los labios, y desde los labios vuela hasta zambullirse en el río. Se empapa y vuelve a nacer, ahora es un reflejo. O quizá sea mejor que probemos suerte en el teleférico que une Buda con Pest, en su momento álgido. O paseando sin rumbo por sus calles de mármol. O sumergidos en la cómoda cama de nuestro hotel, con la ciudad a nuestros pies, sin prisas ni cabriolas innecesarias.

Heredad Beragu Hotel

Vista de una de las habitaciones del Heredad Beragu Hotel.
Vista de una de las habitaciones del Heredad Beragu Hotel.Heredad Beragu Hotel

Uno de los hoteles más románticos de España se encuentra ubicado en Gallipienzo Antiguo (Navarra) y la delicadeza que sus dueños han puesto en su decoración y su servicio es prácticamente inigualable. Puntos a favor para los enamorados: no pueden ir niños, las vistas desde las habitaciones son preciosas, la comida está espectacular, el silencio es exquisito, el enclave es ideal. Toda la complejidad de la que abusamos en algunas ocasiones románticas se desvanece aquí, y nos aproximamos a nuestra pareja rodeados por la sencillez del paisaje navarro. Los edificios que rodean este baluarte del romanticismo están en ruinas, envueltos por las enredaderas verdes, es el lugar perfecto. Ahora vuela en compañía a Gallipienzo Antiguo, busca un hotelito que tiene forma de castillo en miniatura. No te arrepentirás.

Cabo Norte

Auroras boreales
Auroras borealesRoy-Morten RichardsenLa Razón

El segundo punto más septentrional de Europa, ubicado al norte de Noruega, es el destino ideal para los profesionales del amor. Es un nivel superior. Entre finales de septiembre y finales de marzo ocurre ese fenómeno mágico que llamamos auroras boreales y quiero que el lector lo piense bien, quiero que imagine el momento inolvidable en el fino cuaderno de su vida y que visualice esta escena. Los dioses del invierno y de lo desconocido bendicen el inicio de la unión. No hace falta ir a un restaurante porque basta con salir al aire libre y esperar a que nazca la luz fosfórica en el cielo. Pero no te olvides de llevar un buen abrigo y buscar formas originales para entrar en calor, porque el frío polar también está asegurado y te llega hasta los huesos.