Delincuentes venezolanos incrementan la violencia en Perú

La sociedad peruana enfrenta un doble miedo en la "nueva normalidad" al sentirse insegura en las calles frente a la pandemia y la delincuencia por parte de un grupo de inmigrantes venezolanos

Centenares de opositores venezolanos se concentraron ayer en varios puntos del país.
Centenares de opositores venezolanos se concentraron ayer en varios puntos del país.

La calle ya no significa libertad, tras culminar con la cuarentena en varias regiones del país, los peruanos enfrentan un doble sentimiento de temor, debido a la expansión del virus y el incremento del grado de violencia en la criminalidad por parte de los inmigrantes venezolanos.

En las últimas semanas se han registrado miles de asaltos, robos a mano armada, agresiones e incluso asesinatos a las autoridades del país, que les dio asilo humanitario. El general de la Policía Nacional de Perú, Jorge Cayas, informó que el agente policial Rafael Delgado Flores de 21 años habría sido víctima de una venganza por parte de dos infractores reincidentes naturales de Venezuela.

“Lo identificaron, persiguieron y mataron con cinco tiros en el pecho”, informaron fuentes cercanas. El cuerpo del funcionario fue encontrado en el distrito limeño de Carabayllo, el pasado 5 de julio. Su muerte conmocionó al país entero, ya que se ha perdido el respeto incluso a los oficiales que se encargan de resguardar la seguridad ciudadana, según informó el diario La República.

Antes de la llegada de la pandemia, ya se asentaba un conflicto social preocupante entre peruanos y venezolanos. Las cifras de criminalidad en Perú iban en aumento, las denuncias indican que gran parte de los transgresores son de nacionalidad extranjera -principalmente Venezuela-, lo que acrecentó el repudio de los peruanos a este sector de la población.

Prostitución, tráfico ilícito de drogas, sicariato, extorsión, trata de personas, explotación sexual, robo agravado con consecuencia de muerte, homicidios calificados y lavados de activos, son algunos de los delitos por los que miles de venezolanos son custodiados a diario.

Los informes de oficiales de las autoridades indican que durante la cuarentena se redujo la criminalidad notablemente; sin embargo, a medida que los meses pasaban, gran parte de la ciudadanía sentía que el crimen se había incrementado con nuevas formas de violencia.

En una encuesta sobre la percepción de los peruanos frente a la inseguridad ciudadana realizada por LA RAZÓN se indica que más del 53% del total se siente más propenso a ser atacados por los delincuentes de nacionalidad venezolana, frente a un 47% que aún le teme a los mismos peruanos.

Asimismo, en respuesta al temor de salir a las calles en “la nueva normalidad”, el 70% del total se siente más amenazada por la delincuencia, frente a un 30% que le tiene mayor miedo a contagiarse de COVID-19.

A través de múltiples denuncias en los diversos medios, se ha evidenciado ante el mundo, el creciente desprecio de Perú y varias sociedades de América Latina frente a los migrantes de Venezuela, quienes sufren cada día de más xenofobia y discriminación a consecuencia de los actos delictivos de un grupo de ellos.