Colombia condena abuso policial que acabó con la vida de varios ciudadanos

El ministro de Defensa de Colombia admitió que miembros de la policía causaron la muerte de un hombre, cuya brutalidad conmocionó al país, desató una serie de protestas y dejó más muertes

El ministro de Defensa colombiano, Carlos Holmes Trujillo, reconoció la responsabilidad de miembros de la policía en la muerte de Javier Ordóñez en Bogota, cuyo fallecimiento conmocionó al país entero y desató protestas en varios puntos de la ciudad por la brutalidad de los oficiales.

Ante la evidencia de las imágenes difundidas por los testigos, Holmes condenó el brutal hecho, asegurando que ya se están tomando las decisiones del caso y que dos de los responsables ya fueron suspendidos del servicio, mientras que otros cinco también están apartados del cargo durante la investigación.

“Unos policías mataron a un ciudadano colombiano, deshonraron el uniforme, violentaron las normas de comportamiento ético, desconocieron todo el esfuerzo de formación de la institución”, criticó al jefe de la cartera de Defensa.

La muerte del abogado colombiano desató una ola de protestas en varios lugares del país que los pasados miércoles y jueves dejaron 13 muertos, diez de ellos en Bogotá y tres en la vecina localidad de Soacha, de las cuales se responsabiliza también a la Policía por haber disparado para contener los actos vandálicos en los que degeneraron las manifestaciones.

En una sesión virtual de casi siete horas, Trujillo defendió la labor institucional de la Policía y seguro que así como se castigará a los responsables de la muerte de Ordóñez, también se buscará a los culpables de la ola de vandalismo que generaron las protestas de los últimos días.

Trujillo aseguro que “la Policía está dispuesta a continuar contribuyendo al mejor avance de las investigaciones para que las autoridades penales tomen las decisiones que correspondan según el nivel de responsabilidad que tengan, y de igual manera se viene actuando con otros policías que puedan estar presuntamente involucrados en violaciones a la ley”.

En el pleno también estuvo presente el presidente colombiano, Ivan Duque, y representantes de la oposición, muchos de los cuales acusaron al ministro de ser “responsable político” de la situación caótica y pidieron su renuncia, mientras, otros miembros del partido del Gobierno hicieron un llamado a “la reconciliación y al perdón”.