Bolsonaro niega “crisis” en Brasil y arremete contra la ONU

El presidente de Brasil denunció “campañas de desinformación” en relación con el COVID-19 y con la Amazonía al inaugurar la 75ta Asamblea General de las Naciones Unidas

(AP). El presidente de Brasil Jair Bolsonaro defendió su manejo de la pandemia del coronavirus y denunció “campañas de desinformación” en relación con el COVID-19 y con la Amazonía al inaugurar el martes la 75ta Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sostuvo que “como ocurre en el resto del mundo, parte de la prensa brasileña politizó el virus, sembrando pánico entre la población. Con el lema ‘quédate en casa’, ‘la economía la atendemos después’, casi provocan un caos social en el país”.

Brasil es el tercer país con más contagios del COVID-19, con casi 4,5 millones de casos. Lo superan solo Estados Unidos (6,6 millones) y la India (5,2 millones) y Bolsonaro fue muy cuestionado por resistirse a combatir el virus mediante confinamientos, paralizando la economía.

El mandatario, quien se contagió del virus y se repuso, dijo que nunca ignoró la pandemia y que tomó una cantidad de medidas para contenerla, pero afirmó que igualmente importante era luchar contra el desempleo.

Destacó que “a pesar de la crisis mundial, la producción agrícola no se detuvo”

“La gente del campo trabajó como nunca y produjo, como siempre, alimentos para mas de un billón de personas y Brasil contribuyó a que el mundo siguiese alimentándose”, acotó.

En relación con la Amazonía, expresó que su gobierno era blanco de “una de las campañas de desinformación más brutales”.

Se acusa a su gobierno de no hacer lo suficiente por proteger el “pulmón del mundo” y de hacer la vista gorda ante la tala de árboles, la minería y otras actividades ilegales.

“Somos líderes en lo que respecta a la conservación de los bosques tropicales. Tenemos la mezcla energética más limpia y diversa del mundo”, aseguró Bolsonaro. “Pese a ser una de las diez economías más grandes del mundo, representamos solo el 3% de las emisiones de carbono. Ofrecemos seguridad alimenticia a una sexta parte de la población mundial al tiempo que preservamos el 66% de nuestra vegetación nativa y usamos solo el 27% de nuestro territorio para la cría de animales y la agricultura. Ningún otro país tiene estas cifras”.

Insinuó además que los feroces incendios forestales que se producen en la Amazonía no son causados por sectores que quieren explotar ilegalmente la selva sino por los indígenas que habitan allí.

“Los incendios ocurren casis siempre en los mismos sitios, en los sectores orientales de la selva, donde los indígenas queman sus tierras para tratar de ganarse la vida en zonas ya despejadas”, manifestó, añadiendo que su gobierno combate “con severidad y determinación” los incendios intencionales.