Marinaleda: la estrella roja se resquebraja por la disidencia interna

Más de 50 cargos públicos se citan en el municipio sevillano para apoyar a Sánchez Gordillo frente a quienes montan “circos”

Hoy ha habido cumbre en la utópica Marinaleda, el municipio de unos 2.600 habitantes de la sierra sur de Sevilla que conforma un microcosmos cuya imagen visible ha sido durante más de 40 años su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo. Más de cincuenta cargos públicos de izquierda, primeros ediles, concejales, parlamentarios, diputados provinciales, sindicalistas y vecinos se han dado cita allí, guardando las distancias que marca la covid, para arropar al regidor y “apoyar el proyecto” revolucionario de ese enclave, según ha explicado a LA RAZÓN el líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Óscar Reina, quien ha estado presente, junto al ex diputado nacional de Podemos y ex alcalde Diego Cañamero.

La estrella roja de Sánchez Gordillo parece no brillar como antaño. Tiene varios frente abiertos en la localidad, entre ellos un conflicto en el servicio municipal de ayuda a domicilio que, según CGT responde al "incumplimiento” de un acuerdo de mediación por el que había que negociar turnos y horarios de la plantilla, al que hay que sumar varias reclamaciones vecinales particulares que ya se airean “sin miedo” incluso por las redes sociales. Si bien, fuentes participantes en el acto de hoy sostienen que “se está aprovechando que el alcalde está mal de salud”, su “debilidad”, para “lanzar una ofensiva” contra él y “levantar circos”.

Mantienen que detrás de asuntos aparentemente laborales “hay otro político” amplificado por los medios. La oposición en la localidad ha nacido de la disidencia interna y desde ahí “se está respaldando a los denunciantes y a quienes sólo buscan hacer ruido” para erosionar al histórico dirigente jornalero, insisten las fuentes consultadas. Añaden que los problemas en el servicio de dependencia “los tienen que resolver ellos como se ha hecho siempre” durante cuatro décadas “donde se hayan producido, ahí, en la cooperativa o dónde sean”, proclaman, para recordar que “Marinaleda es asamblearia” y las organizaciones “comunes”.

Reina ha aseverado que lo que sigue habiendo en el fortín sevillano de la izquierda más a la izquierda es “dignidad y mucha vergüenza”, frente al “fascismo del sistema y sus cómplices, que quieren derribar con el bulo, la manipulación y la mentira a un referente de lucha y conquista social a nivel mundial” como es, a su juicio, Gordillo.