Tomares destina “un millón” de su nuevo presupuesto a ayudas y bonificaciones ante la crisis

También contempla otras medidas de contención fiscal como la congelación de las tasas e impuestos municipales

Fachada del Ayuntamiento de TomaresServicio Ilustrado (Automático) AYUNTAMIENTO DE TOMARES

El Ayuntamiento de Tomares (Sevilla), gobernado por José Luis Sanz (PP), ha informado este jueves de que su proyecto presupuestario de 2021 incluye “más de un millón de euros” para ayudas sociales, medidas reactivación económica y fomento del empleo ante la nueva crisis, tras haber destinado “850.000 euros a estas partidas” durante este año aún en curso.

El más de un millón de euros recogido en el borrador del presupuesto irá destinado a partidas como las de fomento y protección del empleo, ayudas sociales, contención fiscal, prórroga de bonificaciones de tasas e impuestos y protección frente al Covid-19.

Según el Consistorio, los nuevos presupuestos recogerán expresamente 150.000 euros para ayudas directas a las pymes dado el impacto de la crisis en las mismas y para poner en marcha nuevas campañas que promocionen entre los vecinos el consumo en el municipio.

Junto a las ayudas directas, el presupuesto también contempla otras medidas de contención fiscal como la congelación de las tasas e impuestos municipales, tanto a empresas como a familias, “nuevas rebajas fiscales para familias numerosas” y, en caso de que en 2021 se vuelvan a producir cierres forzosos como durante este año, habrá de nuevo bonificaciones especiales de tasas e impuestos, como la eliminación de la tasa de mesas y terrazas en bares y restaurantes, la de basura o la de mercadillos.

Junto las medidas encaminadas al sector empresarial y comercial, también habrá ayudas sociales, para lo que se contempla aumentar la partida de emergencias todo lo que sea necesario, “un plan de empleo municipal” y nuevas subvenciones a entidades sociales del municipio.

A su vez, para 2021 se prevén partidas económicas para la desinfección permanente de calles, parques y espacios públicos, las instalaciones municipales, que “permanecerán abiertas siempre que sea posible contando con todas las medidas de protección”, los centros educativos, en los que se seguirán haciendo reparto de mascarillas al alumnado cada trimestre del curso y reparto de mascarillas a los colectivos vulnerables y grupos de riesgo.

Así, el alcalde ha defendido el objetivo de que “nadie se quede atrás en esta crisis, por lo que vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para ayudar a todo el que se vea afectado por esta pandemia, empezando por aquellos colectivos que lo están pasando muy mal, como son las pymes y los autónomos, los desempleados o los colectivos más vulnerables”.

A tal efecto, ha defendido que entre los 850.000 euros desplegados este año frente a la nueva crisis figuran 60.000 euros para ayudas directas a las pymes, 400.000 euros en bonificaciones como la eliminación a los bares y restaurantes de la tasa por instalación de mesas y sillas en las terrazas, pues los mismos han pasado meses sin actividad, o 30.000 euros para compañas de concienciación para las compras en los comercios de proximidad.