Ábalos aborda con Susana Díaz su futuro, ante la preocupación de que «la derecha se consolide» en Andalucía

Desde el PSOE-A recuerdan a Gómez de Celis que Iceta no ha ganado elecciones y Espadas aboga por armar un «proyecto nuevo»

Susana Díaz y José Luis Ábalos, en la sede regional del PSOE en Sevilla
Susana Díaz y José Luis Ábalos, en la sede regional del PSOE en SevillaRaul DiazLa Razón

Se refinaron argumentos hasta conseguir una dosis aceptable de relato motivador. Desde el PSOE-A han enmarcado hoy la reunión que LA RAZÓN adelantó que se iba a celebrar esta tarde entre el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, en el análisis de infraestructuras que se recogen en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año enraizadas en la comunidad. De hecho, se ha escenificado un encuentro grupal en la sede regional del partido en Sevilla. Si bien, fuentes socialistas insisten en que, como ya informó este periódico, Ábalos quería sondear a Díaz, al calor del calendario congresual de la formación, sobre sus intenciones de cara al cónclave regional que podría fijarse a finales de este año o principios del siguiente. La dirección nacional es consciente de que la federación más numerosa de la organización está agrietada y de que hay sectores críticos que empujan para que se produzca un relevo a los mandos. Hay otras fuentes que también deslizan otro punto de preocupación: el hecho de que «la derecha se consolide» en una región en la que el PSOE gobernó durante 37 años, aupada en la figura de un presidente de la Junta, Juanma Moreno, «bien valorado» entre los ciudadanos, a la luz de lo que marcan las encuestas, y con un grado de conocimiento creciente. No se decidirá nada de forma inmediata acerca del futuro de Díaz, pero desde Ferraz sí buscan que evalúe su situación y los riesgos que está dispuesta a correr. Hay quien ya le ha indicado el camino. El secretario de Relaciones Institucionales de la Ejecutiva federal, diputado del PSOE por Sevilla y vicepresidente primero del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, aseveró este miércoles desde Granada que el paso atrás de Miquel Iceta a la candidatura del PSC a la Generalitat de Cataluña en favor del aún ministro de Sanidad, Salvador Illa, era el «ejemplo» a seguir en Andalucía. Si bien, el portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Socialista, Rodrigo Sánchez Haro, le ha replicado que no es una buena comparación ya que, la líder del PSOE-A sí ganó «con muchísima solvencia» en «las dos ocasiones» que fue cabeza de cartel, aunque en la última cita con las urnas, en diciembre de 2018, no lograra el respaldo suficiente para poder gobernar frente a la alianza entre PP, Ciudadanos (Cs) y Vox. Además, Sánchez Haro ha recordado que Iceta «no ha renunciado a la Secretaría General» del PSC, sólo ha optado por no presentarse como candidato, y ha defendido que «la situación política de Cataluña nada tiene que ver» con la de Andalucía. «Son totalmente diferentes», ha recalcado.

La visita de Ábalos a la comunidad incluye la firma mañana de un convenio en el Ayuntamiento de Sevilla con el alcalde de la capital hispalense, Juan Espadas. El nombre de éste suele incluirse cuando se especula sobre los posibles relevos de Díaz. En el programa «Acento Andaluz», de 7TV Andalucía, reconoció la noche del miércoles que no le importaba aparecer en las quinielas sucesorias, que le «honraba» que «alguien pueda pensar» en él para encabezar un proyecto, si bien rehusó responder de forma directa a si se presentará o no las primarias de las que, en teoría, saldrá el nuevo secretario general del PSOE-A. Espadas repitió varias veces que lo que toca ahora es gestionar la pandemia, aunque sí declaró que su formación «debe tener un proyecto ilusionante, un proyecto nuevo y diferente que vuelva a San Telmo», recupere «la confianza de los socialistas» y sirva para plantar batalla a la alianza entre el PP y Vox que dibujan los sondeos. Por ello encadenó que lo que queda por delante no es un proceso interno más, sino uno «muy importante», y garantizó que cuando llegue el momento se implicará.

Algunos de los ocho secretarios provinciales del PSOE también se muestran ya partidarios de un cambio en el puente de mando del partido, siempre que cuente con el visto bueno del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez.