Los diputados no adscritos anuncian que “tendrá que ser” el Parlamento el que retire los símbolos y “los repondrán”

La Mesa les instó a retirar la bandera Lgtbi y otros carteles y a una ex diputada de Vox la enseña de la Falange

Imagen de este viernes de la bandera arcoiris que simboliza al colectivo Lgtbi y luce en las dependencias de los diputados no adscritos en el Parlamento de Andalucía
Imagen de este viernes de la bandera arcoiris que simboliza al colectivo Lgtbi y luce en las dependencias de los diputados no adscritos en el Parlamento de Andalucía FOTO: FOTO CEDIDA/DIPUTADOS NO ADSCRITOS FOTO CEDIDA/DIPUTADOS NO ADSCRIT

Los nueve diputados no adscritos expulsados de Adelante Andalucía no retirarán las diferentes banderas con que han adornado el espacio que ha cedido el Parlamento de Andalucía a estos parlamentarios, que comparten con la también no adscrita Luz Belinda Rodríguez (ex de Vox), tras la comunicación oficial de la Cámara autonómica, que este jueves les ha instado a ello.

Uno de estos nueve parlamentarios, Nacho Molina, ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, que “tendrá que ser el Parlamento el que lo haga” tras alegar que “no vamos a aceptar el chantaje de la Mesa como si esto fuera un pasillo del Parlamento”.

Molina ha trasladado igualmente que “si nos las quitan detrás vendrán otras banderas, tenemos muchas”, por lo que ha reconocido que “las repondrán” si el Parlamento procede a esa retirada y ha instado a la ejecución de la comunicación “al servicio de seguridad, al letrado mayor o la propia presidenta del Parlamento”.

“Tendrán que pasar la vergüenza”, ha apostillado. Este diputado no adscrito ha detallado que “esta mañana he recogido las nueve comunicaciones y nos hemos llevado la mano a la cabeza”.

La Mesa del Parlamento de Andalucía dirigió este jueves una comunicación este jueves a los diputados no adscritos para que procedan “a reponer el mobiliario y los elementos existentes en los espacios comunes al estado en el que inicialmente se encontraban”.

El órgano de gobierno insta a estos parlamentarios a que la reposición del espacio se acometa antes del 24 de febrero, el próximo miércoles, jornada de inicio de día previsto para el inicio de la próxima sesión del Pleno del Parlamento de Andalucía.

ACTUACIONES PERTINENTES DE LA CÁMARA: LA RETIRADA

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, que rubrica el letrado mayor del Parlamento, Ángel Marrero, quien advierte de que “sigue estrictas instruccciones” del órgano de gobierno de la Cámara, les anuncia que en caso de no atender a este requerimiento oficial “por los servicios de la Cámara se realizarán las actuaciones pertinentes para la adecuada ordenación de los considerados espacios y del mobiliario y elementos en ellos existentes y, en su caso, para su retirada conforme a lo que se expresa en el presente escrito”.

Nacho Molina ha relatado que los símbolos que adornan su parte de las dependencias que comparten con Luz Belinda Rodríguez son “dos banderas Lgtib, una trans, y un abanico del secretariado gitano, es todo lo que hay”, a lo que ha sumado “una bandera de España con una inscripción y una bandera de Falange”, en referencia a las pertenencias de la diputado procedente de Vox.

“No vamos a aceptar este chantaje de la Mesa, como si esto fuera un pasillo del Parlamento”, ha sostenido Nacho Molina, quien igualmente ha calificado de “lamentable, de poca calidad democrática” el hecho de que el órgano de gobierno de la Asamblea legislativa andaluza les obligara a compartir espacio con “una señora que está a años luz de nuestra concepción de la democracia”.

En su relato de las características de este espacio del Parlamento que ocupan, Nacho Molina apunta a que se trata de “una mesa, una silla pelona, y un armario que habíamos cerrado con llave y que ahora nos conmina a dejar abierto”.

Este diputado no adscrito ha recriminado a la Mesa del Parlamento que sea la responsable de dar “visibilidad a la Falange”. “La publicidad de este hecho notorio se la da la Mesa”, ha indicado.

Molina ha sostenido que la bandera Lgtbi “no representa una tendencia política, es una idea de inclusión”, al tiempo que ha recordado la paradoja de que ha ondeado en el propio Parlamento de Andalucía.

TUITS DE TERESA RODRÍGUEZ

Antes de las declaraciones de Nacho Molina la también diputada no adscrita Teresa Rodríguez ha calificado este viernes la reacción de la Mesa del Parlamento como una “amenaza de quitarnos el espacio si no quitamos la bandera Lgtbi, la de Andalucía, la Trans y la simbología del pueblo gitano”.

Rodríguez, quien enumera que la Mesa del Parlamento está integrada por PSOE, IU, Cs, PP y Vox, alude igualmente a que se trata de un espacio que “nos han obligado a compartir con Falange para humillarnos”, en referencia a la bandera que ha instalado Luz Belinda Rodríguez en el espacio que comparten.

Los reproches de Teresa Rodríguez hacia la Mesa del Parlamento se encaminan también hacia el hecho de que haya puesto en la misma balanza los símbolos exhibidos.

“Equipara en un escrito un símbolo contrario a la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía como es la bandera de Falange, organización genocida, a la bandera LGTBI, la andaluza, la trans y la simbología del pueblo gitano, banderas de libertad que no son contra nadie”, afirma Rodríguez en su tuit.

“La indebida utilización de los espacios, sin adecuarse a lo que se expone en el presente escrito, puede ser causa de la revocación de la autorización al efecto”, prosigue advirtiendo la comunicación de la Mesa del Parlamento, que considera el espacio cedido como “espacios comunes”.

Por esa naturaleza de espacios comunes, se insta a los diputados no adscritos como usuarios de zonas no privativas a que “se respeten aspectos como la ordenación o disposición del mobiliario que se encuentre en esos espacios, permitiendo su uso común; o que no se proceda a la colocación de cualesquiera símbolos, elementos o instrumentos, con independencia de su naturaleza, distintos de los establecidos por el Parlamento, a quien exclusivamente corresponde realizar esas actuaciones”.