Casi 20 millones de fondos europeos para la ampliación del tranvía de Sevilla

Se triplicará el arbolado y las zonas peatonales y se construirá un nuevo colector

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (i), durante un encuentro con la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera (d)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (i), durante un encuentro con la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera (d)María José López Europa Press

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha anunciado la concesión a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) de una subvención de 19,6 millones al Ayuntamiento de Sevilla, con cargo a la convocatoria de ayudas a proyectos singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono dotada con Fondos Feder, para el proyecto del corredor verde de San Francisco Javier y Luis de Morales que incluye la primera fase de la ampliación del Metrocentro desde San Bernardo, la transformación completa del entorno con más zonas verdes, triplicando el arbolado, y espacios peatonales, así como el proyecto del nuevo colector y renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento.

Ribera ha mantenido una reunión con el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, que ha explicado que la obra de modernización completa de la gestión del agua por parte de Emasesa arrancará “en breve”, con una inversión de 13 millones; mientras que las obras de ampliación del tranvía y el desarrollo de dos amplios corredores verdes dispondrán de 24,5 millones, aportando el 80 por ciento con la citada subvención para financiar a la obra civil y la adquisición de instalaciones para la primera fase de ampliación del Metrocentro hasta Nervión, que continuará posteriormente hasta Santa Justa.

Una vez que la Junta de Gobierno Local apruebe la recepción de esta subvención, se prevé que la primera fase de ampliación del Metrocentro y el corredor verde en la zona sean licitados en las próximas semanas de forma que las actuaciones se realicen a la vez. En paralelo, se licitarán las inversiones necesarias de compra de nuevas unidades móviles para el tranvía y de adecuación de paradas y sistemas de compra de billetes. En total, el proyecto completo de corredor verde y la transformación urbanística y de la movilidad supondrá una inversión de más de 45 millones.

Tras esta reunión, Espadas y Ribera han mantenido un encuentro con empresas, asociaciones, sindicatos, universidades y colegios profesionales para informarles del avance del proyecto, ante la presencia del delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Joaquín Páez; el consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop; los concejales delegados de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz; de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera; de Transición Ecológica y Deportes, David Guevara; de los Distritos Nervión y San Pablo, Fran Páez, y el portavoz del Cs, Álvaro Pimentel.

En este contexto, Ribera ha destacado que el proyecto del corredor verde y la ampliación del Metrocentro responde a la línea que “se está desarrollando en las grandes capitales europeas” dentro de un modelo de ciudad en diez minutos que apuesta por la movilidad peatonal y el transporte público y recordó que encaja en la nueva Ley del Cambio Climático que establece objetivos como la creación de zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes.

Considera que Sevilla, con sus acciones, se adelanta a todo lo que se incluye en la próxima Ley de Clima. “No es algo improvisado, aquí hay mucho trabajo detrás”, ha subrayado Ribera, incidiendo en que “Sevilla va por delante de muchos otros en España” en el desarrollo de iniciativas que podrán adherirse al plan de recuperación planteado en las próximas semanas, con ejes como rehabilitación energética o inversiones verdes.

De su lado, Espadas ha subrayado que el proyecto supone “una de las operaciones más ambiciosas que se han llevado a cabo en las últimas décadas en la ciudad y una operación estratégica de renovación urbana”. “Se trata de una transformación urbana completa basada en criterios de sostenibilidad, resiliencia, movilidad eficiente y de creación de espacios de calidad para los ciudadanos”, indica.

El alcalde pone en valor que esta operación supone además “una inyección de inversión pública y una nueva oportunidad a través de la captación de fondos europeos”, todo ello enmarcado en la estrategia Sevilla Respira, centrada en avanzar en la movilidad sostenible y la lucha contra el cambio climático. “El volumen de inversiones que se requiere para el cambio de movilidad es muy importante y el Gobierno central gestionará esos fondos del pacto verde europeo. Ahí encontraremos la clave de bóveda para esto que llevamos años hablando. Hay financiación y hay que hacerlo ahora o nunca”, concluye.

El proyecto de transformación urbana sostenible gira de esta forma en torno a tres ejes. En primer lugar, la conformación de un espacio intensamente arbolado y una notable ampliación de las áreas peatonales y para la movilidad personal sostenible, con equipamientos y servicios para los residentes y los usuarios de las avenidas de San Francisco Javier y Luis de Morales impulsando su funcionalidad residencial, comercial, educativa, hotelera y de disfrute urbano. Se incluyen espacios de estancia y movimiento para las personas, con plataformas reservadas para el transporte público y pacificación del tráfico.

“Esta actuación consolida y articula la infraestructura verde introduciendo la naturaleza en la ciudad”, detalla. Incluye nuevos árboles, zonas de sombra, amplios espacios peatonales y áreas ajardinadas sustituyendo las dos vías de servicio. Se usarán pavimentos permeables, parterres con zonas de bioretención, alcorques corridos y amplias áreas de sombra y agua creando sistemas eficientes adaptados al cambio climático y de protección frente a inundaciones y sequia.

Bajo tierra se desarrollará una obra hidraúlica de envergadura para evacuar las aguas pluviales a la cuenca sur y la renovación completa de las redes de abastecimiento y saneamiento existentes mejorando la gestión y el servicio de agua. Se construirá un nuevo colector que trasvase parte de las pluviales de la cabecera de la cuenca, en la avenida Luis Montoto. Este nuevo colector discurrirá bajo la avenida Luis de Morales, hasta llegar a la avenida Eduardo Dato, donde también intercepta parte de las aguas aliviadas de la cuenca de esta avenida, para continuar por San Francisco Javier, cruzando e interceptando la cuenca de Ramon y Cajal hasta llegar a la calle Nuestra Señora de las Mercedes.

En este punto se desviará por Almirante Topete, en el Tiro de Línea, interceptando la avenida Alfonso Lasso de la Vega, para continuar por el Polígono Sur, bajo la calle Victoria Domínguez Cerrato, girando en la calle Mago de Oz, hasta encontrar la calle Orfebre Cayetano Gonzalez y la nueva estación de bombeo de aguas Pluviales del Tamarguillo, ubicada en la margen derecha del Río Guadaíra. Será Emasesa quien coordine y ejecute estas dos partes de la transformación urbana con un proyecto que está ya ultimándose y que tendrá un presupuesto aproximado de 13 millones de euros.

En tercer lugar, se ejecutará en superficie la primera fase hasta Nervión de la ampliación del Metrocentro, prevista hasta Santa Justa. Con ello se logra la articulación de un sistema de transporte público de alta capacidad que unirá los principales nodos intermodales de la ciudad: Prado de San Sebastián, San Bernardo y Santa Justa con intercambio y trasbordo entre tren, autobuses, tranvia y metro. El objetivo es que luego continúe hacia el centro de la ciudad hasta la Campana y que sirva de conexión con sistemas de transporte de alta capacidad para zonas como Sevilla Este.

Así, se subraya que la ampliación del tranvía junto al proyecto complementario van a tener un impacto importante en la movilidad ya que se van a reducir carriles de coche, se va a calmar el tráfico, se reducen las emisiones y se prevé un incremento importante del uso del transporte público en la ciudad contribuyendo así a los objetivos establecidos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible.