El aumento de la movilidad y las fiestas juveniles disparan los contagios en Andalucía

La Junta trabaja en campañas de concienciación sin criminalizar al colectivo

El presidente andaluz, Juanma Moreno, se fotografía con un grupo de jóvenes durante la visita realizada al municipio malagueño de Ardales
El presidente andaluz, Juanma Moreno, se fotografía con un grupo de jóvenes durante la visita realizada al municipio malagueño de ArdalesCarlos Diaz MartinEFE

Las fiestas juveniles –un colectivo muy amplio que todavía no está inmerso en el proceso de vacunación– y el incremento de la movilidad al inicio del verano están disparando los contagios de coronavirus y abocando a Andalucía a una quinta ola. Los datos no hacen más que demostrar que la pandemia continúa sin estar controlada, a pesar del avance de la inmunización. La comunidad autónoma registró 2.007 contagios, la mayor cifra desde el 23 de abril, y cinco fallecidos. Por provincias, Málaga se sitúa nuevamente como la que más nuevo positivos suma con 552, Sevilla con 336, Granada con 306, Cádiz con 247, Córdoba con 205, Jaén con 186, Huelva con 89 y Almería con 86.

La tasa de incidencia acumulada aumentó por segundo día consecutivo después de haber permanecido doce días a la baja y se sitúa en 173,4 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, 7,1 puntos más en un día y 8,2 puntos más que hace una semana.

Sin embargo, la presión hospitalaria presenta sus mejores registro bajando de 500 ingresados por covid. En concreto, en los hospitales andaluces hay 485 pacientes, 27 menos en un día y 69 menos que hace una semana. Un total de 118 están UCI.

En relación los brotes vinculados a fiestas juveniles, el número de estudiantes granadinos que dieron positivo tras el viaje de fin de curso a Conil (Cádiz) asciende a 64, mientras que un centenar permanecen en aislamiento, según confirmaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Salud. El viaje tuvo lugar la semana pasada y el centenar de adolescentes pertenecen a cinco centros educativos, que no son, en cualquier caso, los que organizaron la actividad, posterior a las pruebas de Evaluación para el Acceso a la Universidad. La situación, según el delegado de la Consejería de Salud y Familias en Granada, Indalecio Sánchez-Montesinos, está «controlada» y el trabajo de los rastreadores y del propio sistema sanitario, para controlar que los confinamientos se respetan, se está desarrollando «muy bien». La cuarentena dura diez días, siempre dependiendo del resultado de las PCR correspondientes, a las que también se somete a los «contactos estrechos» de los adolescentes durante estos días.

Un nuevo brote surgió en la localidad almeriense de Tíjola, relacionado con una fiesta de graduación, que arroja un resultado de 29 positivos. La labor se centra ahora en localizar «a todos los casos asintomáticos» mientras que los contactos estrechos ya detectados «están siguiendo las medidas de aislamiento que marca el protocolo».

La Junta señaló, asimismo, que la evolución de las personas que han dado positivo en las pruebas PCR realizadas tienen «una evolución positiva» y destacó que no se ha producido ningún ingreso hospitalario asociado al brote. Los datos apuntan a que el municipio de Tíjola cuenta con un incidencia acumulada de 845 casos por cada 100.000 habitantes.

Ante este panorama, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, reconoció que Andalucía tiene un problema con los contagios localizado en los menores de 30 años y en su ocio, de los que lo que dijo que «han relajado completamente» las medidas de protección. «Recordemos a los jóvenes que no son inmortales, que fallecen tristemente como podemos morir el resto», señaló en el acto conmemorativo del centenario de la presa del Guadalhorce.

Después de calificar de «preocupantes» los datos, explicó que el Gobierno andaluz trabaja en campañas de concienciación, especialmente dirigidas a los más jóvenes, y que mantiene un diálogo con los empresarios del ocio y con los alcaldes para que, «sin criminalizar a los jóvenes, seamos rigurosos» con las medidas de protección. Moreno aseguró que «lo más importante» en una pandemia es la incidencia clínica, es decir, los andaluces que están hospitalizados, en las UCI y los que fallecen. «Gracias al escudo de la vacuna hemos conseguido que la relación entre infección y fallecidos y hospitalizados haya desaparecido».