Mercadona aborda en un encuentro la innovación abierta como vehículo para afrontar la economía circular

La jornada se enmarca en el acuerdo de colaboración firmado en noviembre de 2020 entre la entidad, la Junta de Andalucía y la CEA

El director de Relaciones Externas de Mercadona en Andalucía, Jorge Romero; el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco; y el presidente de CEA, Javier González de Lara
El director de Relaciones Externas de Mercadona en Andalucía, Jorge Romero; el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco; y el presidente de CEA, Javier González de LaraKiko HurtadKiko Hurtado

La economía circular es un tema del que cada vez se habla más. Gobiernos, emprendedores, empresas de todos los sectores, organizaciones e investigadores ponen el foco en incluir medidas que ayuden a proteger el medioambiente y optimizar los recursos. Pero, ¿qué es la economía circular? Se podría decir que es un nuevo modelo ­–primordialmente económico­– que persigue aprovechar todos los recursos, reducir las materias primas y alargar la vida útil de los materiales y residuos para acabar con el modelo de producción actual que se sigue mayoritariamente en todo el mundo, que agota los recursos naturales y genera más contaminación. Este concepto abarca a sectores tan diferentes que van desde la fabricación y producción hasta la movilidad o la construcción.

Bajo este pretexto, Mercadona, la Junta de Andalucía y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) han celebrado en la mañana de hoy un encuentro centrado en la Innovación abierta como solución a los retos de Sostenibilidad y Responsabilidad Social de las empresas con el Medio Ambiente, que bajo el título ‘Innovación abierta para el reto de la Economía Circular’ ha contado con intervenciones de empresas y expertos en la materia.

Para avanzar hacía un nuevo modelo es primordial contar con la colaboración del conjunto de la ciudadanía, de empresas e instituciones públicas y de todas las administraciones. El cambio solo será posible si se produce una alianza entre todos los actores de la sociedad con el objetivo de transformar el sistema actual en beneficio de un nuevo modelo que genere riqueza y tenga como eje central el bienestar de las personas y el planeta. Con estas premisas, Mercadona cree que el progreso hacía un modelo sostenible en España solo será posible de la mano de todos los agentes de la sociedad y, por este motivo, la jornada que ha tenido lugar en el día de hoy se enmarca en el Protocolo Marco de Colaboración firmado en noviembre de 2020 por CEA, Mercadona y la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía para el fomento de la cultura de Innovación abierta en el ámbito empresarial. El objetivo es impulsar la Innovación abierta, las iniciativas de intraemprendimiento y el uso de datos abiertos en el sector empresarial andaluz a través de la puesta en marcha de acciones que permitan fomentar la actividad en investigación y la transferencia de conocimientos, contribuyendo así a expandir la cultura de la Innovación entre las empresas y autónomos que operan en la región.

El director de Relaciones Externas de Mercadona en Andalucía, Jorge Romero, abrió el acto asegurando que “la innovación es vital para la competitividad y supervivencia” de las empresas porque ayuda a “dar respuesta” a los retos del futuro. Por otro lado, en lo que respecta a la colaboración entre todos los agentes de la sociedad en el ámbito de la transformación hacía un modelo sostenible, Romero destacó que “empresas, administraciones, institutos tecnológicos, universidades, consumidores y gestores de residuos estamos unidos bajo el compromiso de cuidar nuestro planeta, aprovechar los recursos y trabajar por el reto de la economía circular”. En este contexto, también señaló el trabajo realizado por la compañía con los distintos partners para “desarrollar nuestra estrategia medioambiental para la reducción del plástico” o la necesidad que tiene la empresa de contar con “los propios jefes –clientes– para el desarrollo de nuevos productos de marca propia”.

El presidente de CEA, Javier González de Lara, puso en valor que el encuentro se enmarca en las actividades que desarrolla el Centro de Servicios Europeos a Empresas Andaluzas (CESEAND), “un instrumento de servicio a nuestro tejido empresarial”, resaltó. Por otro lado, González de Lara subrayó que CEA, Mercadona y la Consejería de Transformación Económica “están unidas en el empeño por la Innovación, como vehículo indispensable para el desarrollo de las empresas” en Andalucía. “Innovar es abrir nuevos caminos y explorar nuevos productos y servicios” señaló el presidente de la patronal para añadir, más tarde, que existen sectores emergentes “que confluyen sin excepción en la nueva realidad y en el nuevo mandato social que los orienta hacía la economía circular”.

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco FOTO: La Razón

Antes de dar paso a la primera mesa redonda, el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, señaló que “la innovación es una tarea” continuada en el tiempo y afirmó que “la innovación se ha convertido “en una de las herramientas más importantes con las que cuentan todas las empresas para ser competitivas en el mercado”. Así las cosas, Velasco aseguró que desde la Junta de Andalucía “hemos puesto el foco al cien por cien en las cuestiones medioambientales” a través de una “aventura conjunta público-privada para combatir el deterioro del medioambiente”. Además, el consejero apostó por la innovación “como palanca para el futuro económico de la región, la creación de empleo y el bienestar social”. Por último, respecto al “intraemprendimiento”, el titular de Transformación Económica aseguró que es fundamental para las empresas saber aprovechar el potencial de todos los empleados y fomentar un entorno en el que todos los trabajadores puedan aportar sus ideas.

Hacía un modelo sostenible

Primera mesas redonda, moderada por el presidente del Consejo Empresarial de Medioambiente de CEA, Manuel Mingorance, y en la que han estado presentes Alejandro Villanueva, Rubén Barreno, y Laura Cruz FOTO: Kiko Hurtado Kiko Hurtado

En la jornada de hoy se han celebrado dos mesas redondas, ambas moderadas por el presidente del Consejo Empresarial de Medioambiente de CEA, Manuel Mingorance. La primera mesa contó con la intervención de Alejandro Villanueva, jefe adjunto de la Unidad de Economía Circular del Centro Común de Investigación de la Unión Europea; Rubén Barreno, presidente de la Asociación de Gestores de Residuos del Sur; y Laura Cruz, directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía.

Villanueva comenzó el coloquio explicando “que la economía circular supone un cambio de paradigma en la actividad económica” en la que las empresas tienen un papel fundamental y que viene a responder a “una sensibilidad social” en la que se tienen que alinear varias constantes como preservar la unidad de mercado a nivel empresarial e “impulsar una normativa que se está desarrollando en Andalucía que sea clara, efectiva y con sentido común”. En este sentido, Villanueva puso el foco en la “innovación abierta” para alcanzar los objetivos de economía circular.

Por su parte, Barreno aseguró que la economía circular “refleja un cambio de costumbre y paradigma en el comportamiento de los consumidores, la industria y de la sociedad en general”. El presidente de la Asociación de Gestores del Sur destacó que Andalucía es la comunidad autónoma con mayor porcentaje de empresas dedicadas al sector medioambiental (más de 10.000 empresas) y que su sector ha sido “pionero” en aplicar los principios de la economía circular porque llevan más de 50 años trabajando para valorizar los residuos que llegan a las plantas de tratamiento.

La directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía, Laura Cruz, durante un momento de su intervención FOTO: Kiko Hurtado Kiko Hurtado

Durante su intervención, la directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía, Laura Cruz, detalló a los asistentes la estrategia que ha puesto en marcha la compañía para reducir el uso de plástico y gestionar los residuos para evitar que se conviertan en desperdicio, aplicando los principios de la economía circular. Con la “Estrategia 6.25″ –en la que “la innovación ha jugado un papel fundamental”– la compañía quiere lograr para 2025 seis acciones con un triple objetivo: “reducir 25 por ciento el plástico de nuestros envases, favorecer que todos los envases de plástico sean reciclable y reciclar todo el residuo plástico que genera su actividad como cadena de supermercados”.

Para lograr estos objetivos, Cruz señaló que Mercadona cuenta con la intervención de “especialistas” que ayudan a definir la estrategia, los productos o, entre otras variantes, el sistema de transporte eficiente. En este contexto, la directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía recalcó que la estrategia tiene dos ramas principales: el ecodiseño y que el residuo no se convierta en desperdicio.

Respecto al ecodiseño, Cruz señaló que “es una parte fundamental porque es el punto de partida donde se empiezan a tomar decisiones en los procesos y productos”. Por otra parte, aseguró que “la innovación cumple un papel fundamental porque nos obliga a repensar todas las acciones”. Para ello, la compañía busca “las repuestas” de la mano de “institutos tecnológicos y especialistas”. En cuanto a los residuos, Cruz explicó que cuentan con la colaboración de “gestores de residuos o empresas recicladoras” y que la parte principal de innovación se encuentra “en cómo compartimos sinergias con otros organismos para que nos ayuden para poder cumplir con esta estrategia”.

Así las cosas, la directora de Responsabilidad Social de Mercadona en Andalucía insistió en que, para llegar a los objetivos de economía circular, es fundamental contar tanto con la ayuda de especialistas que participen en auditorias internas como de los clientes para detectar “donde existe margen de mejora en transmitir al consumidor qué tiene que hacer con el residuo una vez que haya cumplido su misión el envase”.

Por último, respecto en los proyectos de economía circular en los que trabaja Mercadona en la actualidad, Cruz desgranó los seis objetivos de la “Estrategia 6.25″, en los que la compañía se ha dado un plazo de cinco años para cumplirlos. En primer lugar, la empresa quiere eliminar las bolsas de plástico de un solo uso, que ya se han sustituido por bolsas compostables fabricadas con fécula de patata; eliminar todos los desechables de plástico de un solo uso, que por normativa ya viene especificado; disminuir todo el plástico de los lineales para eliminarlos “allí donde nos hemos excedido porque no aporte ningún valor al producto” y sustituirlo por otro material reciclado; favorecer que todos esos envases sean reciclables; reciclar todos los residuos plásticos que se generan en los procesos; e informar y formar al consumidor a través de pictogramas en los envases que ayuden a los clientes a detectar donde tiene que depositar cada residuo. Respecto a la primera y segunda acción, Cruz insistió en que “ya se han quedado cumplimentadas en 2020″.

Experiencias prácticas sobre Innovación

La segunda mesa ha abordado casos de éxito de empresas innovadoras, ambas adheridas al movimiento #EActíVate (https://eactivate.com/), que cuenta con la participación de más de 5.500 empresas, más de 800 de ellas de Andalucía. Una de las firmas ha sido Navarro Hermanos, compañía malagueña consolidada en el sector de recambios de motos, bicicletas y automóviles. Su director comercial, Sergio Morales, ha hablado de innovación aplicada a la digitalización y la creación de sinergias con partners y otras empresas para ampliar el servicio al cliente y expandir su modelo de negocio.

En la mesa también ha intervenido José Luis Olmedo, director general de la empresa sevillana Dulces Olmedo, especialista en mantecados, polvorones y otros dulces navideños, así como en la producción de snacks de chocolate y hojaldres. Olmedo ha destacado cómo la innovación en producto y tecnológica, acompañada de un importante plan de inversión, ha permitido a la compañía familiar dar un giro completo al negocio, rompiendo la estacionalidad de la Navidad, y adaptarse a la cambiante demanda de los consumidores.

Cuarta Ola de la Innovación

Isidro Laso, experto del Gabinete de la Comisaría para la Innovación de la Comisión Europea, ha destacado que estamos ante la Cuarta Ola de la Innovación y el principal reto es superar la fase de expansión de las startups digitales, “que nos han hecho la vida más fácil pero no han resuelto problemas reales” a otro emprendimiento que sí soluciona problemas “y los inversores europeos afortunadamente están alineados con ello”. “Las empresas no necesitan subvenciones, sino inversores y un marco legislativo que las beneficie. El éxito de las empresas innovadoras depende más del ecosistema en el que se encuentren que de las propias empresas”, ha señado Laso, para quien otro gran reto es la educación. “El mayor problema que tienen las empresas es el acceso al talento, por lo que la educación es crucial. La I+D+I debería evolucionar a E+I+I (Educación, Investigación e Innovación)”.