Rifirrafe entre Vox y la Junta a cuento de la caza

El portavoz del partido advierte de que no apoyará a PP y Cs y los acusa de querer dar un “golpe letal” al sector. El Gobierno andaluz responde que excluirá la caza del concepto de maltrato animal

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el portavoz del grupo parlamentario de Vox, Manuel Gavira. María José López / Europa Press
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el portavoz del grupo parlamentario de Vox, Manuel Gavira. María José López / Europa PressMaría José López / Europa Press Europa Press

El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira, denunció este jueves que el Gobierno andaluz de PP y Cs pretende dar un «golpe letal» a la caza y «demonizar» un sector estratégico con el proyecto de ley de Bienestar Animal, una norma que no apoyará en el Parlamento de Andalucía.

Gavira manifestó que «de nuevo el PP de Andalucía pretende imitar las políticas de la izquierda con un ataque frontal al sector estratégico de la caza, demonizado por la ignorancia socialista y comunista y por la cobardía del PP andaluz dispuesto a fomentar el animalismo radical».

Vox no va a apoyar una ley de Bienestar Animal que en su opinión contempla «la desaparición» de algunas modalidades de caza tradicionales, como la cetrería o la caza de la perdiz con reclamo, y de algunas razas de perros de caza. «No vamos a apoyar que se prohíba a los cazadores criar sus perros de caza, una tradición centenaria que este gobierno quiere sustituir por la venta de animales en centros de cría», advirtió.

El portavoz apostilló que el PP ha entrado en una «peligrosa dinámica de disputarle» el voto al PSOE pasando de las palabras a los hechos, legislando para «contentar» a determinados sectores de la izquierda y la extrema izquierda en un «nuevo y absurdo intento por hacerse perdonar la vida y arrastrar votos».

Ante esta situación, Gavira señaló que el presidente andaluz, Juanma Moreno, tendrá que «buscarse otros socios para dar este golpe mortal» a la caza en Andalucía, si bien consideró que esos socios no le van a servir para «ocultarse tras ellos y dar la cara» en las zonas rurales.

Minutos después, el Gobierno andaluz reiteró su respaldo al sector de la caza y adelantó que seguirá trabajando en la nueva Ley, cuya tramitación del anteproyecto aprobó el Consejo de Gobierno en abril, al tiempo que alegó que mantiene el contacto con todos los sectores para mejorar el texto.

La norma actualizará la actual ley, de hace dieciocho años, y regulará cuestiones que competen a los animales y en especial a los de compañía con el objetivo primordial de fomentar una tenencia responsable, según comunicó la Junta en una nota.

El Gobierno, como muestra de su apoyo al sector cinegético, blandió que la futura ley excluirá la caza del concepto de maltrato animal y protegerá a los perros de rehala. También buscará el abandono cero y progresivamente el sacrificio cero de animales; y regulará las colonias felinas urbanas, la circulación y el acceso a espacios y transportes públicos o la creación del registro de centros de acogidas de animales de compañía.

Otro argumento de la Junta andaluz para reivindicar su apoyo a la caza es la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía como Bien de Interés Cultural (BIC) de la montería y la rehala, actividades de interés etnológico con una gran incidencia en la mayor parte de Andalucía, sobre todo en el ámbito rural.