Manicromático” celebra el color de Luis Gordillo

El antiguo convento de Santa Clara de Sevilla acoge más de un centenar de obras del artista desde los años setenta hasta ahora

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, junto al artista Luis Gordillo
El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, junto al artista Luis Gordillo FOTO: Kiko Hurtado La Razón

La exposición “Manicromático”, que reúne más de un centenar de obras de Luis Gordillo desde los años setenta hasta ahora y que se ha presentado hoy en el antiguo convento de Santa Clara, refleja como este pintor ha hecho del color una celebración y un juego, además de una investigación constante. Así lo ha explicado en la presentación de la muestra su comisario; Luis Rodríguez Montiel, quien también ha dicho del pintor que “es un matemático” por las constante variaciones, permutaciones y combinaciones a las que somete a los colores en sus obras, mientras que el pintor ha asegurado: ”He jugado con el azar, porque el azar es importantísimo en la pintura y en el arte; los mejores hallazgos, en mi caso, se han debido al azar”.

El pintor ha explicado que sus búsquedas de color empezaron antes de la era digital pero que cuando llegó “lo digital” entonces “fue la feria; la feria de Sevilla, porque las reproducciones se hacen infinitas y aparecen colores que no sabía que existían, extrañísimos; y eso es una joya para la pintura”. El veterano artista ha confesado que ahora es cuando empieza a reconocer su obra porque siempre ha sido muy dubitativo: “Ahora veo algunas cosas y me digo, pues este cuadro está muy bien; es como si el cuadro se me despertara y me dijera cuáles son sus virtudes”.

Una de las salas de la exposición
Una de las salas de la exposición FOTO: Kiko Hurtado La Razón

Rodríguez Montiel ha señalado que es muy difícil hacer una exposición que sea “original” tratándose de Gordillo porque ha sido un artista muy revisado y al que se han dedicado muchas exposiciones, como una reciente dedicada a su obra gráfica, pero que ésta que se ha presentado hoy en Sevilla tiene como “base troncal” el color. El color, en Luis Gordillo, es el elemento más “juguetón” de su obra y también supone “un canto al juego”, según el comisario de la muestra, quien ha añadido que desde los años setenta el color ha sido fundamental en su obra, “desde la imprenta al ordenador”.

Ambos elementos, el ordenador y la imprenta, han servido a Gordillo en su búsqueda de formas y colores, como reflejan muchas de las obras de “Manicromático”, algunas de las cuales parten de fotografías manipuladas digitalmente o en imprenta sobre la que actúan los colores, formando series o una obra que sería incompleta sin alguna de las aparentes repeticiones que la componen.