Córdoba

Historia

La ciudad más grande del mundo... en el siglo X

Contaba con 21 barrios, cada uno de ellos con vida propia, y era un gran centro cultural con 70 bibliotecas

Mezquita-Catedral de Córdoba
Mezquita-Catedral de CórdobaLa RazónLa Razón

Córdoba fue considerada en el siglo X como la ciudad más grande del mundo. Por aquella época, vivían en en este enclave de Al-Andalus un total de un millón de habitantes. Junto a Constantinopla, era una de las ciudades más pobladas del mundo conocido en la Edad Media.

Estos habitantes se distribuían en 21 barrios, cada uno de ellos con vida propia. Todos contaban con diferentes mezquitas, mercados y baños públicos, que les conferían la fisonomía de pequeñas ciudades autosuficientes.

La ciudad, al amparo de los califas, se convirtió en el centro de un gran mercado internacional. Los productos llegaban por vía marítima al puerto de la cercana Almería, que sustituyó al de Pechina como el más importante del sur peninsular, y desde allí a través de las antiguas calzadas romanas al centro de la capital cordobesa. De tal manera que sus calles servían para el intercambio de productos entre cristianos y musulmanes. Los zocos de la ciudad eran un hervidero comerciantes y clientes.

Si los cristianos comerciaban con pieles, metales y armas, los musulmanes contaban con el oro de Sudán y los esclavos del sur del Sahara, sin olvidar las sempiternas especias orientales o los tradicionales productos de lujo.

Abderramán III, el gran califa omeya, fue un gran impulsor de la cultura: dotó a Córdoba con cerca de 70 bibliotecas, fundó una universidad, una escuela de medicina y otra de traductores del griego y del hebreo al árabe. También hizo ampliar la mezquita de Córdoba, reconstruyendo el alminar, y ordenó construir la extraordinaria ciudad palatina de Madínat al-Zahra, de la que hizo su residencia hasta su muerte.