• 1

Alertan de que se hacen más cesáreas por la noche

Un estudio vincula las cesáreas por la noche con los incentivos de los médicos en cuanto al tiempo libre y el sistema de turnos

  • cesáreas
    Los incentivos no financieros como un factor importante en la toma de decisiones de los médicos

Tiempo de lectura 5 min.

17 de mayo de 2018. 13:26h

Comentada
F. de Felipe.  17/5/2018

En los últimos años ha habido una creciente preocupación por el aumento de los partos por cesárea. El año 2013, en promedio, entre los países de la OCDE, aproximadamente 1 de cada 4 nacimientos implicaron una cesárea, mientras que en el año 2000, la cifra era de 1 de cada 5 (OCDE, 2013). Este aumento se ha asociado a mayores complicaciones y mayor mortalidad y morbilidad materna e infantil, en comparación con los nacimientos vaginales.

Sin embargo, varios de los estudios que llegan a estas conclusiones comparan madres que dan a luz de manera vaginal y por cesárea, y esto puede producir resultados sesgados: las madres que dan a luz por cesárea pueden tener características diferentes de las que tienen nacimientos vaginales, y este hecho puede influir en los resultados de salud del recién nacido y de la madre después del parto.

Siguiendo las recomendaciones de la OMS de hacer investigación para comprender mejor los efectos inmediatos y futuros de las cesáreas sobre la salud a largo plazo, un estudio del Centro de Investigación en Economía y Salud (CRES-UPF) quiere ayudar a llenar esta brecha. Los autores de la investigación son Ana Maria Costa-Ramón y Ana Rodríguez-González, doctorandas del Departamento de Economía y Empresa de la UPF, y Miquel Serra-Burriel y Carlos Campillo-Artero, vinculados también a la Universidad de Barcelona y al Servicio de Salud de las Islas Baleares, respectivamente.

El estudio, publicado en el Journal of Health Economics en mayo del 2018, aporta nuevas pruebas de un vínculo causal entre las cesáreas no planificadas y la salud del recién nacido, pero lo hace centrándose en una variable exógena, que no está relacionada con las características maternas y fetales: la variación del número de cesáreas no planificadas en función de la franja del día en que se producen.

Por razones obvias, anteriormente no se había podido llevar a cabo un experimento donde las madres fueran asignadas a tener un parto vaginal o una cesárea de forma aleatoria. En este estudio, la variación en la tasa de cesáreas por hora permite comparar madres similares que, dependiendo de la hora del parto, tienen más o menos probabilidad de tener una cesárea, imitando las condiciones que se darían en un experimento.

Los resultados, obtenidos a partir de una muestra extraída de hospitales públicos en España (6.163 registros de nacimiento de cuatro centros de diferentes comunidades autónomas durante los años 2014-2016) demuestran que la tasa de cesáreas es mayor durante las primeras horas de la noche, entre las 23.00 y las 4:00 horas. Concretamente, la tasa de cesáreas aumenta en 6,3 puntos, en comparación con el resto del día, teniendo me cuenta que las madres que dan a luz a lo largo del día tienen características similares.

Influencia de la demanda de tiempo libre y de los turnos de trabajo

Según los autores del estudio, «Otros trabajos previos ya habían documentado que variables relacionadas con la demanda de tiempo libre por parte de los médicos podían afectar la tasa de cesáreas. Esto convierte a estas variables temporales en predictores significativos de las cesáreas no planificadas», afirman.

La investigación destaca los incentivos no financieros como un factor importante en la toma de decisiones de los proveedores de atención médica: «Nuestros resultados sugieren que los médicos pueden ser menos tolerantes a la progresión natural de la tarea que conlleva un parto, que consume mucho tiempo. Los incentivos relacionados con el tiempo libre son muy importantes, y los médicos están más predispuestos a realizar procedimientos que aceleran el parto. Por lo tanto, sería necesario revisar los incentivos creados por la estructura de turnos y las largas horas de trabajo de los médicos en los hospitales públicos, a fin de reducir las intervenciones evitables».

Impacto de las cesáreas no planificadas en la salud del recién nacido a largo plazo

«Nuestra investigación sugiere que las cesáreas no indicadas médicamente pueden tener un impacto negativo y significativo en la salud del recién nacido, tal como se mide con las puntuaciones del test de Apgar, pero que el efecto no es lo suficientemente grave para traducirse en resultados más extremos», afirman los autores.

Según el estudio, las cesáreas conducen a una disminución de aproximadamente un punto en las puntuaciones del test de Apgar realizado los minutos 1 y 5 después del nacimiento en los bebés sanos (las puntuaciones medias de Apgar en el minuto 1 y en el minuto 5 son de 8,9 y 9,8, respectivamente). Así, los análisis por umbrales de puntuación de Apgar confirman que los efectos de las cesáreas se limitan a los niveles más altos de esta escala. Concretamente, hay una mayor probabilidad de tener una puntuación de Apgar en el minuto 5 por debajo de 10, 9 y 8.

Varios estudios previos encuentran que personas con puntuaciones de Apgar entre 7 y 8 tienen, a largo plazo, más probabilidades de abandonar o repetir curso, y que los que obtienen una puntuación entre 7 y 9, tienen más probabilidades de recibir asistencia social después los 18 años. Otros estudios indican un mayor riesgo de trastornos inmunes y metabólicos a largo plazo. En todo caso, no hay evidencia de que estos efectos se traduzcan en un aumento significativo de la necesidad de reanimación o de cuidados intensivos, ni de un mayor riesgo de muerte neonatal.

Eliminar las cesáreas evitables conllevaría un ahorro notable para el sistema de salud público

Según la investigación, dado que la tasa de cesáreas de la muestra de hospitales públicos analizada es del 16,5%, la eliminación de estas cesáreas evitables reduciría la tasa de cesáreas en un 38,1%, equivalente a 245 cesáreas al año. Si tenemos en cuenta que el coste medio de una cesárea para el sistema de salud público español es de 1.692,97 euros más elevado que un parto vaginal, al eliminar estas cesáreas excesivas, los hospitales de la muestra podrían conseguir una reducción de costes en el alrededor de 675.000 euros.

Aplicando esta lógica para todos los nacimientos que tuvieron lugar en los hospitales públicos de España en 2014, supondría un ahorro de más de 47 millones de euros para el sistema sanitario público estatal, una cifra que, teniendo en cuenta el salario medio de un médico especialista (45.970 euros) y el número total de hospitales públicos en España (453), permitiría que cada hospital contratara más de dos médicos adicionales. Este hecho ayudaría, al mismo tiempo, a aliviar la necesidad de largas horas de trabajo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs